Las puertas a un pasado olvidado

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Elisabeth Becker es Freigeist Fellow (profesora asistente) en el Instituto Max Weber de Sociología de la Universidad de Heidelberg. Ha escrito Mosques in the Metropolis: Incivilility, Caste and Contention in Europe (University of Chicago Press, 2021) y ha publicado extensamente sobre religión, raza y etnia, centrándose específicamente en las experiencias judías y musulmanas en el contexto de Europa. Actualmente, dirige el proyecto Arquitectos invisibles: judíos, musulmanes y la construcción de Europa.

Paula Arana Barbier es postdoctoral fellow en la Universidad de Heidelberg en el Proyecto Freigeist de la Fundación Volkswagen, Arquitectos invisibles: judíos y musulmanes y la construcción de Europa. Su investigación explora las relaciones entre las religiones minoritarias y los estados europeos, incluida la regulación de las prácticas religiosas en la esfera pública a través de lo que ella denomina “acomodación religiosa gubernamental”. Su último proyecto se centra en el estudio de la exclusión de las minorías después de la muerte, centrándose en la política espacial de los cementerios.


Tarjeta postal de la entrada al cementerio musulmán de Larache de la donación de Eloy Martín Corrales. Signatura EMP-320.

Todo comienza con una puerta, un punto de entrada a un espacio sagrado donde los cuerpos son enterrados. Esta puerta, rectangular en la parte inferior, se curva en la parte superior. Ha sido construida para replicar el mismo tipo de puertas que se encuentran en los cementerios musulmanes de todo el norte de África. Puertas de este tipo se pueden ver en ciudades como Tetuán, Casablanca, Argel y Túnez. También en Sevilla, Granada, A Coruña y Luarca, desde el extremo sur hasta el norte de España. En todas estas zonas geográficas, las puertas delimitan los lugares de extremaunción, las vidas perdidas y el emplazamiento en la tierra.

Los cementerios para marroquíes, hoy en gran parte ocultos en toda España, construidos durante la Guerra Civil española (1936-1939), sirven como punto de partida para repensar las exclusiones espaciales y culturales superpuestas en la memoria colectiva del país. Esta memoria, sin embargo, relega la vida y la cultura musulmanas al período medieval, cuando judíos, musulmanes y católicos convivían en al-Ándalus (Stroumsa, 2003). Esa etapa de convivencia, a menudo idealizada, es el núcleo de una floreciente industria turística en el sur, donde la gloria arquitectónica de la Alhambra y la Mezquita Catedral de Córdoba atraen a millones de visitantes al año (Manso Borra et al., 2022; Hirschkind, 2020). Las reflexiones sobre la vida de los musulmanes actualmente en la península, por otra parte, sugieren un dinamismo y un desarraigo de la tierra ya que son vistos, en gran medida, como inmigrantes en movimiento, forasteros “dentro de las puertas” de España (Bravo López, 2006). Sin embargo, entre el polo temporal y el espacial permanecen las puertas y los cementerios a las que estas conducen.

1. Al Ándalus y Sefarad: historia de la Filosofía en Al Ándalus, de Sarah Stroumsa, signatura 4-69116. — 2. Alhambra: puente entre culturas, catálogo de la exposición “Contemplar y escuchar la Alhambra: puente entre culturas”, celebrada en el Museo Dar el Bacha de Marrakech de noviembre de 2022 a enero de 2023 y editado por la Aecid, signatura 4B-3366/10. — 3. Relaciones hispano-marroquíes: una vecindad en construcción, coordinado por Ana I. Planet y Fernando Ramos, signatura 4-51554. — 4. Islam e inmigración, de Ana I. Planet y Jordi Moreras, signatura 4-57354.

La puerta es un umbral entre los lugares de vida y los lugares de muerte. Cuidadosamente erigido, a veces custodiado por los vivos, el espacio más allá del umbral contiene los cuerpos, las vidas que existieron y las historias de otra época. La puerta es, al mismo tiempo, la entrada a una historia no resuelta, la de los soldados marroquíes durante la Guerra Civil española.

La memoria colectiva española de la Guerra Civil, silenciada de manera oficial durante mucho tiempo es, en el mejor de los casos, confusa. Después de casi un siglo de silencio, recientemente han surgido demandas de reconciliación y conmemoración, aún en gran medida insatisfechas: demandas que son a la vez incipientes y altamente divisivas (Iturriaga, 2019). La principal división, así como la más tajante, es la que se produce entre perpetradores y víctimas.

Ahora bien, cruzar el umbral de las historias y vidas de los soldados marroquíes altera las asociaciones fáciles. Motivados por medios económicos más que ideológicos (Madariaga, 2015), se introduce ambigüedad en una narrativa dualista entre víctima y perpetrador. “Un viejo habitante del pueblo [Barcia] hablaba de las batallas donde participaban aquellos soldados; Narró que los moros aparecían en el campo de batalla y eran fusilados por el bando republicano ya que las bajas eran tan elevadas que no querían ir. ¿Qué hizo la banda nacionalista? Los empujaron al campo de batalla para que los mataran. […] muchos de ellos eran hombres muy jóvenes e inexpertos, de entre 17 y 25 años, a los que les pagaban por estar allí”, explica Ricardo García Parrondo, ex alcalde de Barcia (Asturias). Al mismo tiempo, la existencia de estos soldados marroquíes también perturba la comprensión binaria de la vida musulmana en España, entendida como un hecho histórico o como un acontecimiento reciente motivado por la emigración (Planet Contreras y Moreras, 2008).

Debido a la ausencia de estos soldados, la geografía imaginada de la nación española implica su desaparición deliberada de la historia musulmana moderna. Estas exclusiones se han replicado en el espacio, frente a prácticas de borrado tanto explícitas como implícitas. En Sevilla y Granada, las comunidades islámicas han recuperado los cementerios musulmanes construidos durante la Guerra Civil española, a través de peticiones a las comunidades, los municipios e incluso el gobierno nacional que se han alargado durante años. Actualmente se utilizan para enterrar a personas de las comunidades musulmanas locales. Estos procesos se iniciaron en 1980, una vez aprobada la Ley española de Libertad Religiosa, que permitió a la comunidad islámica reclamar legalmente estos espacios. La recuperación de los cementerios consistió en peticiones de ida y vuelta e intentos de negociación para reivindicar el uso del espacio.

El antiguo cementerio moro o La casa de las palabras es un pequeño recinto de unos 170 metros cuadrados edificado entre 1936 y 1937 en las inmediaciones de la Torre de Hércules, A Coruña.

No obstante, este no es el único resultado, ya que otros cementerios de estas características, como el de A Coruña (Galicia), se han transformado en lugares significativos del patrimonio cultural. Frente al mar Atlántico, los cuerpos fueron trasladados, primero, al cementerio local y, por último, repatriados a Marruecos en 1957. Posteriormente, el antiguo cementerio se transformó en un sitio de patrimonio cultural en 2006, renombrado como La Casa de las Palabras. Esta transformación pretendía representar y honrar a la ciudad como un lugar de encuentro de diferentes culturas; así, por ejemplo, las paredes se encuentran adornadas con textos en latín, griego, árabe, gaélico y español antiguo.

Aun así, otros cementerios musulmanes, como el de Barcia –parroquia del concejo asturiano de Valdés–, que fueron construidos durante la Guerra Civil española siguen en disputa: ni son utilizados por comunidades musulmanas contemporáneas ni han sido transformados en sitios de patrimonio cultural. Sólo los lugareños los recuerdan, ya que los conocen como espacios familiares.

Cementerio musulmán de Barcia, en el occidente de Asturias. © Bernardo Álvarez-Villar

La historia del cementerio de Barcia está anidada dentro de un contexto histórico más amplio en Asturias. Fue el último reducto contra el régimen de Franco y una zona donde hubo un gran derramamiento de sangre durante la Guerra Civil, lo que supuso que los soldados marroquíes de Franco fueran vistos como perpetradores. El ex alcalde de Barcia, Ricardo García Parrondo, intentó convertirlo en lugar de patrimonio cultural sin retirar los cadáveres y reconducir el Camino a través del cementerio, para que más de cuatrocientos mil peregrinos conozcan cada año esta historia oculta durante tanto tiempo.

Las puertas hacen presente una ausencia. Atravesarlas, en todas estas formas, es cruzar un umbral, ver y llegar a reconocer una cara desconocida del pasado. Es echar la mirada atrás, tropezar tanto con piedras como con recuerdos olvidados. Actúa como lo que Walter Benjamin alguna vez denominó un “espejo de ventana”: permite ver y reflejar el pasado de España. Estas puertas a los cementerios son umbrales donde los muros que rodean las historias ocultas encuentran una apertura, en nuestro presente, una oportunidad de convivir con el pasado.

Tarjetas postales de Tetuán, con la puerta de Tánger y el cementerio moro (ca. 1911), presentes en la donación de Eloy Martín Corrales. Signatura EMP-271 1/2.

Referencias bibliográficas

  • Bravo López F. Culturalismo e inmigración musulmana en Europa. En: Planet A.I. y Ramos F. (eds.), Relaciones hispano-marroquíes: una vecindad en construcción. Guadarrama: Ediciones del Oriente y el Mediterráneo, 2006, pp. 304–350.
  • Hirschkind, Charles. The Feeling of History: Islam, Romanticism, and Andalusia. Chicago: University of Chicago Press, 2020.
  • Iturriaga, Nicole. “At the Foot of the Grave: Challenging Collective Memories of Violence in Post-Franco Spain”. Socius, 5 (2019): pp. 1-16.
  • Madariaga, María Rosa. Los moros que trajo Franco. Madrid: Alianza Editorial, 2015.
  • Manso Borra, F., Puerta Vílchez, J. M., Anllo, L., Bakour, N., Trou, J., & Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Alhambra: puente entre culturas (Edición no venal). Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, 2022.
  • Planet Contreras, A. I., Moreras, J., & Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (España). Islam e inmigración. Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008.
  • Stroumsa, S. Al Ándalus y Sefarad: historia de la Filosofía en Al Ándalus. Almuzara, 2023.

ENTRADAS RELACIONADAS:

La guerra civil española vista desde Tánger

El apoyo de la Biblioteca Islámica de la AECID al Foro de Investigación del Mundo Árabe y Musulmán (FIMAM)

Tesoros escondidos a plena vista: material fílmico sobre el Protectorado en Marruecos y otras colonias españolas

El estudio de la prostitución en el Protectorado español en Marruecos (1912-1956). Punto de partida: la Biblioteca Islámica


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
biblioaecidmadrid (10 de junio de 2024). Las puertas a un pasado olvidado. La reina de los mares. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/11sdc


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. elektriker dice:

    Your article is absolutely stellar! The way you’ve presented the topic with such clarity and thoroughness is truly impressive. Readers will undoubtedly find immense value in the wealth of knowledge and practical insights you’ve offered. The depth of your understanding of the subject is apparent throughout. I’m excited to see more of your exceptional work. Thank you for sharing your expertise and providing us with such enlightening and detailed content.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search