Aprender(se) dialogando: el programa “Connecting Cultures” en Sharqiya Sands, Omán

por María Gómez López

María Gómez López es historiadora del arte y se ha especializado en arte contemporáneo del mundo árabe tras cursar sus estudios de máster en School of Oriental and African Studies (SOAS), University of London. En la actualidad realiza su doctorado en la Universidad Complutense de Madrid sobre la producción artística actual de Norte de África, Oriente Medio y su diáspora, especialmente los procesos de construcción de la identidad a través de la reflexión sobre el habitar y la pertenencia al lugar. Ha colaborado con la Fundación Banco Santander, Casa Árabe o las galerías Sabrina Amrani y Selma Feriani y publicado en Ibraaz, Reorient o Afribuku. Nos describe esta iniciativa cuyo propósito enlaza bien con el espíritu de la UNESCO y de la propia Biblioteca Islámica.

(© Las fotografías de esta entrada son cortesía de María Gómez López y Luis Fonseca)

Decía Confucio “lo que se oye se olvida, lo que se ve se recuerda, lo que se hace se aprende”. Y es que el aprendizaje en las aulas, en los libros, en las bibliotecas, en la palabra escrita no puede tener mejor aliado que la experimentación.

Es de esta premisa de la que parte el programa Connecting Cultures. University of the Desert, fundado por el británico Mark Evans en 2004 y patrocinado por Outward Bound Oman, MBI Al Jaber Foundation, Comisión Nacional de UNESCO en Omán, Ministerio de Educación de Omán y el Centro Cultural Sultán Qaboos. En el marco de este programa, se organizan tres expediciones anuales al desierto de Sharqiya Sands en Omán, en las que 18 jóvenes de distintas nacionalidades de Europa y mundo árabe tienen la oportunidad de convivir durante 5 días.

© Explorers.org

Mark Evans (mayo 1961) es un escritor, asesor, explorador y guía de expediciones en lugares como el Ártico, el desierto de Omán, Canadá o Groenlandia. Gracias a su sólida trayectoria en el ámbito de la educación al aire libre y en el diálogo cultural entre jóvenes, fue nombrado en 2003 Pionero en la Vida de la Nación (Pioneer to the life of the Nation) en el Buckingham Palace. Tan solo un año después fundaría Connecting Cultures, proyecto reconocido posteriormente por la Alianza de las Civilizaciones de las Naciones Unidas como una destacada iniciativa social.

Omán se sitúa en la Península Arábiga colindando con Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Yemen. Actualmente gobernado por el Sultán Qaboos bin Said Al Said, el país se divide en 11 gobernaciones y dos exclaves, Madha, situado en Emiratos, y la Península de Musandam. Su capital, Muscat, es una tranquila ciudad portuaria bien conocida por sus zocos, destacando Mutrah entre ellos, sus fortalezas, la gran mezquita del Sultán Qaboos erigida en 2011 y su qahwa o café con cardamomo, generalmente servido acompañado de dátiles y halwa, el dulce local.

Como describe Luis Fonseca, diplomático que ejerce de Consejero Cultural en la Embajada de España en Omán:

“De Omán sorprende el contraste entre la afable disposición de su gente y la dureza de sus paisajes. Tiene algo de territorio recién habitado, abierto a múltiples confines, y quien lo recorre se siente a menudo como un invitado de fuerzas naturales que le sobrepasan. La adaptación de sus habitantes al rigor del terreno ha fascinado a los viajeros de todas las épocas, aunque quizá Wilfred Thesiger sea el más célebre en su intento de mimetizarse con los beduinos poco antes del descubrimiento del petróleo.

En la historia de Omán se entrecruzan al menos dos hilos: la vocación marinera y comerciante, volcada al Índico, que llegó a extenderse a la costa oriental de África y el sur del actual Pakistán, con expediciones que alcanzaron los puertos del imperio chino (relatada de forma amena por Jordi Esteva en Los Árabes del Mar, cuya cubierta aparece más abajo en versión árabe); y el repliegue en la vasta inclemencia de desiertos de arena y escarpados valles en los que se desarrolló la rama ibadí del islam que, según algunos estudiosos, es la responsable de la tradición consensual y dialogante que distingue al Sultanato hasta nuestros días.

El nuevo Museo Nacional de Omán, inaugurado en verano de 2016 frente al palacio de Al Alam, en el viejo Mascate (y cuyos espacios expositivos son obra de diseñadores españoles), muestra con gran viveza las múltiples genealogías de un país moderno, que huele a incienso y sacia al viajero como un puñado de dátiles”.

Este país se caracteriza por su riquísimo patrimonio natural, reflejado en sus cuatro regiones: la llanura costera, la región de Dhofar con Salalah como capital, la cadena montañosa Al Hajar, con una suerte de valle donde se sitúan las principales ciudades, incluyendo Muscat, y, finalmente, el vasto desierto de Rub Al Jali que cubre gran parte de su zona central y que fue atravesado por primera vez por el explorador Bertram Thomas en 1930. Es en el arenal de Wahiba donde se desarrolla el programa Connecting Cultures.

Los participantes intervienen en una serie de talleres y debates en torno a diversos temas. Entre otros, se trata la creación de estereotipos, prejuicios y tópicos culturales, la distorsión del otro, la imagen de la cultura propia a través de la mirada externa, el valor de la diferencia cultural, la exploración de afinidades entre culturas, las raíces de la radicalización, el papel de los medios de comunicación en nuestra sociedad.

A medida que pasan los días las conversaciones revelan el mosaico de culturas que representan tanto Europa como el Norte de África y Oriente Medio.

Los debates se dividen generalmente en tres fases. La primera consiste en tomar contacto con el tema en torno al cual girarán los talleres de ese día a través de un juego o actividad dinámica en la que participa todo el grupo. Posteriormente sigue una reflexión en grupos reducidos de 3 o 4 personas cuyas conclusiones, en una etapa final, serán compartidas con el resto de compañeros. En esta última parte, la puesta en común se dirige a identificar soluciones o propuestas realistas a los dilemas y cuestiones previamente discutidos y analizados desde la experiencia personal.

El primer y último día estos talleres varían ligeramente. En la jornada inaugural del desierto se desarrollan los de “introducción”, con una presentación en la que se comparten los motivos para embarcarse en esta aventura rumbo a Omán y se analizan, en pequeños grupos, los posibles obstáculos y retos, en relación con el entorno, el equipamiento y la convivencia en el desierto. La última noche se produce el cierre en torno a la hoguera, presentando los “mapas vitales” creados en el desierto. A través del dibujo y la narración, cada participante relata sus aprendizajes, contribuciones, proyectos y objetivos, de modo que contextualiza, mediante ese breve relato autobiográfico, su vivencia durante la expedición. El quinto día, antes de volver a Mascate para visitar el portuario zoco Mutrah y asistir a la cena de despedida, se dedica un tiempo a la reflexión individual, en el único momento de soledad e intimidad del Programa.

A través de los talleres, los jóvenes reciben una formación en la que más allá de explorar los temas mencionados y entender el valor de las afinidades culturales y la riqueza de aquello que nos diferencia, se prueba su capacidad de interacción, de trabajo en equipo, análisis, debate y expresión.

La elección de Sharqiya Sands como escenario de este programa no es en absoluto fruto del azar. El desierto sin fronteras, sin propiedades, sin apenas ruido, te vacía y te llena, te quita para darte. Puedes ser quien quieras y, sin embargo, aquí parece inevitable ser quien eres(GÓMEZ LÓPEZ, M., Diario de viaje a Omán). 

Así, en ese partir de cero y más allá de la reflexión intelectual y dirigida, caben también otro tipo de aprendizajes. La desconexión de la rutina y el espacio familiar, del ritmo acelerado de nuestra sociedad y la asunción durante cinco días de un modo de vida pautado por la naturaleza más salvaje, permite un reencuentro tangible, real, sin barreras, con las personas, con el entorno y con uno mismo. Un reencuentro necesario y, sin embargo, cada vez menos frecuente.

Por último, señalar que para participar en este programa la preselección en España se realiza a través de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

♦ ♦ ♦

Selección de referencias bibliográficas sobre Omán en la Biblioteca AECID

Gabriel Alou, también diplomático, recuerda que durante 2017 se conmemora la llegada de la primera embajada española al Imperio Persa en 1617, ilustrando mediante una anécdota la antigüedad de nuestras relaciones con estos países, a pesar de lo cual siguen siendo tan desconocidos. Aunque el Rey Enrique III de Castilla envió al Embajador Clavijo en 1403, más tarde, en 1617, partió Figueroa en una misión que duró hasta 1624 y de la que sale esta crónica de viaje que dio a conocer la cultura persa en nuestro país. Este enviado español, García de Silva y Figueroa, escribió una extensa memoria de su viaje en la que cuenta cómo, durante su escala en Mascate, pasó un buen rato refrescándose en el huerto de los frailes agustinos, construcción hoy desaparecida pero señalizada en los mapas portugueses de la época. De su mano nos ha interesado revisar los documentos disponibles en el depósito de la Biblioteca Islámica (AECID) y ofreceros esta bibliografía para despertar o saciar vuestra curiosidad.

Referencias bibliográficas sobre Omán en la Biblioteca Islámica (AECID)

Listado de bibliografía donada por la Embajada de España en Omán a la Biblioteca Islamica (AECID)


ENTRADAS RELACIONADAS:

Harar, la ciudad santa del islam etíope

Exposición: “Kuwait en los libros del MAEC”

Las huellas olvidadas: un recorrido por los vestigios de la arquitectura española de Marruecos durante el Protectorado

Sensibilidad de un “joven turco” despiadado

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

Realidades soñadas de Urbano Lugrís

La autora del catálogo sobre la colección artística de la AECID, María Blanco, escribe sobre dos obras de Urbano Lugrís prestadas a la exposición “Lugrís. Paredes soñadas” (A Coruña)

La AECID colabora con la exposición dedicada a Urbano Lugrís (marzo-septiembre 2017) organizada por “Colección de Arte Abanca”

por María Blanco Conde, conservadora de la colección artística AECID

Lugris Cartel detalle
Cartel de la exposición: Lugrís. Paredes soñadas (Colección de Arte Abanca)

La exposición sobre el pintor Urbano Lugrís (A Coruña, 1908- Vigo, 1973) que organiza la Colección de Arte Abanca en su sede de Afundación en A Coruña, se genera a partir de mostrar el resultado de la restauración de un mural del artista adquirido en 2016 por la entidad bancaria y realizado para el café Vecchio, ubicado en el número 72 de la calle Real. En trámite de declarar la obra Bien de Interés Cultural, el mural fue pintado en 1952 y representa una Vista de A Coruña en 1669. Sus medidas son: 9,10 x 2,45 metros. Esta panorámica de la ciudad del siglo XVII es la primera que se conoce y el comisario de la muestra, el periodista Rubén Ventureira, revela que la pintura está inspirada en una de las acuarelas del dibujante y arquitecto italiano Pier María Baldi, quien por orden de Cosme III de Medicis, iba ilustrando los lugares por donde pasaba la comitiva del noble florentino y que Lugrís, como hombre culto y amante de la literatura, bien pudo conocer por una publicación de 1933 titulada: Viaje de Cosme de Medicis III por España y Portugal 1668-1669 [1]. Lo cierto es que Cosme III de Medicis, heredero del Gran Ducado de la Toscana, pasó diez días en A Coruña esperando la marea favorable que le llevara a su siguiente destino de su periplo por Europa, Inglaterra. Mientras esperaba embarcar ordenó, como en otras ocasiones, que tomara buena nota del panorama que presentaba la ciudad.

El hecho es que partiendo de la restauración de este mural, reubicado desde el mes de agosto en uno de los edificios de ABANCA, la rehabilitación, según me comentaron las propias restauradoras, no ha sido tarea fácil y ha causado un ligero retraso en la inauguración prevista para el 9 de marzo y que, finalmente, tendrá lugar el 30 de marzo. La muestra llevará por título: Lugrís. Paredes soñadas.

La exhibición ocupará tres plantas del edificio Afundación y se han seleccionado más de cien obras. La AECID colabora prestando las pinturas que conserva de Lugrís entre sus fondos: El Retablo del Descubrimiento compuesto por trece tablas y un óleo titulado Romería Gallega en 1830.

El Retablo del Descubrimiento

lugris001
Los dignatarios brasileños Dante Duarte y Ovidio Abreu con Carlos Robles Piquer (en el centro), en su visita al Instituto de Cultura Hispánica, posando delante del ‘Retablo del Descubrimiento’ (julio 1952). Imagen inédita. (© Archivo Mundo Hispánico, Biblioteca AECID. Fot. Contreras)

Los antecedentes del Retablo del Descubrimiento son ya de sobra conocidos (Véase toda la información sobre el retablo en el catálogo de la Colección artística de la Agencia Española de Cooperación, p.326-327). Lugrís fue contratado para que realzase los salones del futuro edificio del Instituto de Cultura Hispánica (hoy AECID) por Alfredo Sánchez Bella (director del Instituto de 1948 a 1956) quien había visto su obra en la inauguración de la Asociación Cultural Iberoamericana en A Coruña en 1950, de la que fue su fundador. Tras el verano de 1951 -año importante para la Institución pues se celebra la I Bienal Hispanoamericana de Arte-, Lugrís se instaló en Madrid para comenzar a pintar el Retablo. El escritor y poeta coruñés, amigo y conocedor de su obra, Mariano Tudela [2], comentaba en un texto a propósito de este encargo:

“Viajó a Madrid y se pasó muchas horas de sol a sol, aunque a veces desertaba y se tiraba una o dos semanas sin aparecer, dando lugar a la inquietud de quienes le habían contratado. Pero el día de la inauguración a las siete de la mañana firmó su obra, hoy fraccionada en cuadros”

La obra fue concebida para exhibirse en el vestíbulo de la sede de la institución, como puede comprobarse en una foto inédita que ha aparecido en el Archivo de la Revista Mundo Hispánico. En el centro de la imagen, Carlos Robles Piquer -que llegará a ser presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana-, posando, en junio de 1952, con dos dignatarios brasileños.

En la actualidad la obra se expone en las salas de lectura de la Biblioteca.

Posteriormente, las tablas fueron desmontadas y numeradas para reubicarse en la capilla (espacio hoy inexistente), una vez que se entregó otro encargo que el Instituto hizo a la Real Fábrica de Tapices: el que representa la Despedida de Colón de los Reyes Católicos [3] y que desde entonces ocupa el mismo lugar.

Retablo
Instalación para el Retablo del Descubrimiento en la Exposición: Lugrís. Paredes soñadas siguiendo el orden de las tablas (Foto ©Autora)

Formado por un conjunto de trece tablas, pintadas al óleo. Doce de ellas tienen las mismas dimensiones (74 x 74 cm) y la mayor representa en la parte superior a La Virgen del Carmen, que por la forma semicircular parece estar inmersa en un fanal, uno de los elementos que con frecuencia a Lugrís le gusta incluir en sus asuntos marinos. Por lo tanto, un asunto religioso -la patrona de los marineros- centraliza y preside el conjunto. En la versión del mar de los descubrimientos de Vespucio, Lugrís imprime su propia iconografía, la misma que viene empleando desde la década anterior, con similares elementos que aparecen en otras composiciones fechadas en torno a 1944-1946, cuidadosamente tratada como si fuese la labor de un miniaturista refinado, en la que hay coincidencias escenográficas con muchas de sus otras obras, pintadas la mayoría de las veces sobre tabla y con ligeros matices surrealistas, siendo una delicia los motivos y elementos que dispone en las doce tablas a modo de trampantojo simulando un marco: medusas, hipocampos, conchas, orejas de mar, perlas, etc.a

 Proceso de embalaje y desembalaje e instalación de las obras en Afundación (Fotos ©Autora)

El artista Antón Patiño [4] -también invitado a escribir acerca del pintor para otra de sus exposiciones antológicas y con el que mantuvo amistad-,  comentaba: “era un pintor que empezaba sus cuadros por el cielo”, un celaje muy particular, que a veces lo cubre de un azul intenso que, sin duda, nos recuerda al de Patinir, los planos de colores puros y donde el mar, casi siempre presente, entre azules y verdes, se cubre con escamas blancas simulando olas aunque suele ser un océano en calma, con distintos celajes, nocturnos, diurnos o cubiertos por la Vía Láctea y constelaciones, como en una de sus tablas más bellas de este retablo, la titulada: Galaxia. Sobre la nao de tres palos aparece el fuego de San Telmo, reinterpretado en otras obras presentes en esta exposición.

Otra de las tablas representa un mar Tenebrosum que aparece cubierto por monstruos marinos, el mar que el artista pinta desde tierra está a menudo interrumpido por islas de perfiles sinuosos o formaciones rocosas agrestes, que se muestran a ambos lados, como si se tratara de un telón.

Galaxia
Detalle de la tabla titulada: Galaxia perteneciente al Retablo del Descubrimiento (Foto ©Autora)

Lugrís tenía otras facetas además de la de pintor. Olivia Rodríguez [5], quien en 2007 visitó la AECID para ver el Retablo, señaló que Lugrís escribía como pintaba y, es verdad, su obra literaria es marcadamente pictórica, porque él se consideraba ante todo pintor. Fue un gran creador literario de poemas, ensayos y cuentos fantásticos. Además de fundar la célebre revista Atlántida (1954-1956) [6] con la colaboración de amigos artistas y escritores. La publicación acabará por cerrarse a causa de denuncias del estamento militar aunque poco después Lugrís continuaría publicando e ilustrando en Vida gallega.

©Ilustraciones de la revista Atlántida (1954-1956)

La pintura es la versión plástica de su mundo interior si bien ambas disciplinas, literatura y pintura, están profundamente unidas, siendo el mar la temática  preferida y más empleada en sus composiciones. En uno de sus ensayos publicados en 1943 [7], escribía:

(…) “Por el mar se viene y se va, y nunca se retorna, y nos vamos de nuevo para volver a retornar, eternamente cautivos y viajeros en sus campos, largos campos que aran coordenadas, astros, navíos y los muertos. Por sus tendidos senderos y dispersos se pasean con áncoras y alas, con sangres y risas. Por eso, como la rosa, somos así de aventurados y tristes y alegres los hijos de este nuestro entrañable mar; giróvagos varones con una quilla en el corazón.” (…)

Juega con la corporeidad de las cosas. En sus asuntos desborda fantasía. En alguna ocasión, el artista señalaba:

“A mi pintura le sucede lo que a la literatura de Alvaro Cunqueiro: somos dos ejemplares celtas con un gran mundo interior que necesitamos extroverter valiéndonos de la producción artística”.

Lugris003La influencia en su obra de la literatura es algo tratado por los especialistas. Gran lector capaz de recitar de memoria, según sus amigos, a Dante, Julio Verne, Herman Melville, etc. hacía alarde de conocer libros de náutica, expediciones y viajes de exploradores.

 El asunto marino se lleva incluso a la hora de la firma, en la mayoría de las tablas del retablo se dibuja una discreta ancla en uno de los márgenes. Escoge el mundo del mar como otra dimensión de la realidad y está claro que en el retablo ha plasmado un ultramundo impregnado de realismo mágico.

Romería gallega en 1830

Examinando el estado de conservación del óleo (Foto de la autora)

Para finalizar no quiero dejar de dedicar unas líneas a la otra obra que la AECID ha prestado a la muestra y que se ha colocado en una pared a la izquierda del Retablo: Romería Gallega en 1830. Pintada sobre tabla en la década de los cincuenta del pasado siglo, tiene una notable influencia de la pintura flamenca (Véase toda la información sobre esta tabla en el catálogo de la Colección artística de la Agencia Española de Cooperación, p.330).

En todo momento Galicia está presente en su obra, es en este caso cuando en el paisaje aparecen los tipos populares rodeados de pinos atlánticos esbeltos y acompañados de cruceros y, en particular, el ábside de estilo románico que por su cromatismo parece haber estado sumergido en el mar. Quizás se trate del Monasterio de Caaveiro que pintó en 1950 (Colección de Arte Abanca) y también presente en la exposición, que se sitúa en lo alto de un monte desde el cual y, como en el cuadro, puede divisarse el mar.

La exposición permanecerá abierta hasta el 2 de septiembre en A Coruña, sin duda, una buena ocasión para disfrutar del arte de uno de los pintores gallegos más importantes del siglo XX.


Enlaces de interés:

Colección de Arte Abanca

Colección artística de la Agencia Española de Cooperación (catálogo) (toda la información sobre las obras de Lugrís prestadas)

La noticia de la exposición en AECID Cultura

La noticia de la exposición en La voz de Galicia

La noticia en El País

 


NOTAS:
[1] Viaje de Cosme de Médicis por España y Portugal (1668-1669) / edición y notas por Ángel Sánchez Rivero y Ángela Mariutti de Sánchez Rivero. – Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, [1933]
[2] Mariano Tudela: Urbano Lugrís hombre y pintor verdadero en el Catálogo de la Exposición antológica. A Coruña, 1989.
[3] Fechado en 1958, realizado por encargo del ICH en lana y seda, un ejemplo más del arte al servicio de la política de la hispanidad, con el tema del Descubrimiento de América tan presente en esta época. Ver catálogo: La colección artística de la Agencia Española de Cooperación.
[4] Urbano Lugrís nos fondos da Colección Caixa Galicia. Fundación Caixa Galicia, 2003.
[5] Rodríguez González, Olivia: Urbano Lugrís. Balada de los mares del norte. Poemas, cuentos y ensayos (1942-1973). Alvarellos Editora. Santiago de Compostela, 2008.
[6] Con una edición facsimilar que se encuentra en la Biblioteca Hispánica (AECID)
[7] Retorno al mar. El Pueblo Gallego, Vigo, 15 de agosto de 1943:11, recogido por Olivia Rodríguez, pp. 133 y ss.

ENTRADAS RELACIONADAS:

La colección artística de la AECID: hitos en su investigación y nueva edición digital revisada

Regresa a la AECID un cuadro de José de Páez: “Nuestra Señora de Guadalupe”

La “polis ideal” de los jesuitas. El “plano de la Candelaria” en la colección de la Biblioteca AECID

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

“Šurūq”: la primera revista marroquí de mujeres, medio siglo después

La fundadora de “Shuruq” -primera revista marroquí hecha por y para mujeres en los años 60 del siglo XX- hace un repaso a su historia y significado


dia-mujer-onu

photo-ana-gonzalez-navarroDesde la Biblioteca de la AECID nos sumamos a la celebración del Día Internacional de la Mujer, como en años anteriores. En esta ocasión con una mirada a la primera revista marroquí de mujeres, Šurūq, sobre la cual ha investigado Ana González Navarro, usuaria nuestra.

Graduada en Lenguas Modernas y en Estudios Árabes, Ana es actualmente becaria en formación investigadora mientras cursa el Máster de Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos en la Universidad Autónoma de Madrid. Sus ejes principales de investigación son la literatura árabe contemporánea y los debates en torno a la mujer, en concreto, en Marruecos.


Durante la historia contemporánea del mundo árabe, los periódicos y revistas han venido desempeñando un papel importante como vehículo de las nuevas ideas desarrolladas en el ámbito intelectual y, sin embargo, este tipo de publicaciones aún no se ha estudiado suficientemente. Marruecos no fue ajeno a este fenómeno y, a partir de principios del siglo XX, empezaron a publicarse revistas culturales esenciales en el debate artístico, cultural y literario. Según el intelectual marroquí Abderrahman Tenkoul, es posible distinguir dos etapas en la historia de las revistas culturales en su país: la primera empezaría en 1932 y la segunda en 1964.

Gonzalo Fernández Parrilla, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y donante de su biblioteca a la de la AECID, afirma en un artículo sobre las revistas de la época que los años sesenta marcaron un punto de inflexión. Se produjo un cambio en el ámbito cultural que afectó también a las revistas y, si en la primera época sirvieron como vehículo para las ideas nacionalistas, en los años 60 supusieron “la emergencia de una nueva generación política y literaria fuera del control del gobierno”.

A la segunda generación de revistas pertenece Šurūq que, por primera vez, está concebida por y para mujeres, publicada en 1965 gracias al impulso de la escritora fasí Janata Bennuna.

a
Retrato de una mujer, de Pablo Picasso / Miss Francia 1965 / El poeta sirio contemporáneo Nizar Qabbani (Números de la revista disponibles en la Biblioteca Islámica de la AECID)

a

La profesora de la Universidad de Granada Guadalupe Saiz destaca que este proyecto es relevante porque “supone el primer intento en el Marruecos contemporáneo e independiente de editar una publicación periódica, casi exclusivamente dedicada a los temas que de forma más directa atañen e interesan a las mujeres”. Por lo tanto, Šurūq es también una muestra de otro fenómeno que tuvo lugar en la década de los años sesenta en el ámbito intelectual marroquí: las mujeres comenzaron a expresar sus ideas sobre los temas que les concernían.

En total se editaron cuatro números: dos en 1965 y otros dos en 1966. Después, la publicación se canceló por falta de fondos. Los tres primeros números están disponibles en la Biblioteca Islámica de la AECID. En cuanto al cuarto, según una entrevista realizada a Bennuna por Guadalupe Saiz, ni siquiera ella misma guarda un ejemplar.

Šurūq es solo una muestra del amplio fondo de colecciones de revistas del mundo árabe que se pueden encontrar en la biblioteca, todas ellas esenciales para reconstruir la historia cultural e ideológica del mundo árabe.

bennuna
Janata Bennuna (Asharq Alawsat)

Para entender el alma de la revista, es preciso conocer la trayectoria de su fundadora. Janata Bennuna nació en Fez en 1940 y fue una de las escritoras marroquíes pioneras. Su familia participó en el movimiento nacionalista, por lo que tuvo contacto con las grandes figuras del nacionalismo marroquí, como Allal al-Fasi, quien incluso ha prologado alguna de sus obras (disponibles en la biblioteca). Trabajó como profesora y terminó dirigiendo el instituto Wallada para chicas de Casablanca. Mantenía un fuerte compromiso con la educación y la cultura, elementos que, según ella, favorecían la promoción de las mujeres y el cambio social en general. Aunque fue la impulsora real de la revista, formalmente no pudo ser su directora, porque esta ocupación resultaba incompatible con su cargo como funcionaria. Por eso, Janata solo figura como redactora.

El título de la revista (que significa “amanecer” en árabe) resulta revelador, evocando el despertar de las conciencias femeninas. El subtítulo, “revista femenina periódica que se ocupa de los asuntos de la mujer y del pensamiento”, sintetiza sus contenidos principales, que pueden clasificarse en cuatro grandes ejes: los debates en torno a la cuestión de la mujer, la creación literaria, la crítica literaria y la educación.

a

El primer número de Šurūq

A modo de ejemplo, se ofrece un análisis más detallado del primer número de esta publicación. En el editorial, titulado “Tenemos opinión”, se hace alusión a la necesidad de llevar a cabo una acción que suponga “un punto de partida decisivo para la generación venidera”. Se otorga un papel activo a la mujer, que debe hacerse dueña de su destino y cuestionarse su rol en la sociedad. De esa manera, podrá plantearse un nuevo proyecto, “una causa por y para la que vivir”, que debe articularse en torno a diversos campos: “femeninos, sociales e intelectuales”. Šurūq parece presentarse como adalid de ese proceso de cambio. Se trata además de un proyecto inclusivo que invita a la participación de los hombres y, de hecho, la revista cuenta con colaboradores varones.

El tema que abordan la mayor parte de los artículos es la cuestión de la mujer. Se trata de coloquios, entrevistas, artículos o reflexiones personales en los que diferentes voces debaten y muestran su visión sobre la situación de la mujer marroquí principalmente, pero también de otros países. Algunos de los temas tratados son: la educación, la amistad entre hombres y mujeres, el amor, la situación de la mujer intelectual y su participación en el ámbito cultural y académico, la falta de autoestima y la necesidad de que participe en la esfera pública, comentarios y anécdotas protagonizadas por mujeres y, por último, el papel que estas deben desempeñar en la sociedad.

“La descripción física y moral de la mujer en la poesía árabe clásica” (artículo de crítica literaria con enfoque de género)
“La descripción física y moral de la mujer en la poesía árabe clásica” (artículo de crítica literaria con enfoque de género)

En el ámbito de la expresión literaria, se encuentran dos muestras. La primera cuenta con dos poemas, uno de la poeta palestina Fadwa Ṭuqan y otro del marroquí Mohamed Serghini. Mientras que la segunda es un relato breve de la propia Bennuna. De los debates sobre literatura se ocupan tres artículos, todos ellos redactados por hombres. Cabe mencionar el enfoque de género de uno, en el que el autor intenta dilucidar cómo percibía el hombre clásico a la mujer a través de la poesía.

Por último, se incluyen dos contribuciones relacionadas con la infancia y la educación. La primera resalta cuál puede ser el papel de la madre en la complicada etapa de la adolescencia de las hijas. Mientras que la segunda resume la Declaración de los Derechos del Niño promulgada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1959.

a

A modo de conclusión

Por todo lo señalado es posible concluir que Šurūq es una revista cultural concebida esencialmente para las mujeres que también pretende llegar al público masculino, ya que aborda temas sobre literatura de carácter general. A nivel cultural, otro aspecto destacado de la revista radica en que recoge las voces literarias del momento en el mundo árabe. Pero la verdadera particularidad de Shuruq reside en que, por primera vez, se otorga voz a la mujer marroquí para que se exprese en la esfera pública, una práctica poco común en la época.

carnet-bennuna
Carné de prensa de Janata Bennuna, el primero en ser concedido a una mujer en Marruecos (Alyaoum24)

De este modo, a través de Šurūq nos aproximamos a la historia del movimiento feminista en Marruecos para observar las cuestiones, debates y contradicciones presentes en sus inicios. Por ejemplo, si se presta atención a los temas y al lenguaje empleado, se observa que la revista está dirigida a las élites, a un público con un nivel académico elevado. Aunque se presenta como un proyecto inclusivo, dando presencia a los hombres, deja de lado a una parte de la población femenina perteneciente a las clases populares, muchas de ellas analfabetas.

Es relevante también que en una revista concebida por y para mujeres se incluyan artículos sobre la infancia y la educación de los niños, lo que muestra que la crianza y la educación se consideran responsabilidad de la madre. Por lo tanto, aunque se pone mucho énfasis en la necesidad de que la mujer se emancipe y participe en la esfera pública, perviven ciertos discursos que la mantienen en su papel familiar, reproductor.

A pesar de estas contradicciones, es preciso reconocer la novedad que supuso la aparición de Šurūq en la escena cultural marroquí, poniendo el foco en las mujeres y dándoles un papel activo que hasta entonces no habían tenido. Esta revista ejemplifica los discursos que circulaban en Marruecos sobre las mujeres en aquella época, al mismo tiempo que revela las contradicciones presentes en el inicio del movimiento feminista en el país.

Medio siglo después, algunas de estas cuestiones y problemáticas siguen vigentes.


Fuentes bibliográficas:
  • Bennūna, J. (1981). “Mujer sin orgullo”, Trad. María Clara Thomas, en De Agreda Burillo, F. y Cherif-Chergui, A. (1981), Literatura y Pensamiento Marroquíes Contemporáneos, IHAC, Madrid.
  • De Agreda Burillo, F (1972): “Encuesta sobre la literatura marroquí actual: Janata Bennuna”, Almenara, 2/1, pp 157-161.
  • Ennaji, M., Sadiqi, F. (2006), “The Feminization of Public Space: Women’s Activism, the Family Law, and Social Change in Morocco”, Journal of Middle East Women’s Studies, 2/2, pp. 86-114.
  • Fernández Parrilla, G. (2014), “The Challenge of Moroccan Cultural Journals of the 1960s”, Journal of Arabic Literature, 45/1, pp. 104-128.
  • García Ponzoda, S. (2005), Palabra de mujer [DVD], Taller de la Imagen de la Universidad de Alicante, Alicante.
  • Saiz Muñoz, G. (1991), “Shuruq, primera revista femenina en Marruecos”, Homenaje al Profesor Jacinto Bosch Vilá, 2/1, pp. 811-822.
  • Tenkoul, A. (1988), “Les revues culturelles”, Regards sur la Culture Marocaine, 1/1, pp. 8-13.

ENTRADAS RELACIONADAS:

 ¡Si las mujeres mandasen!

Los derechos de las mujeres

“La mujer es el motor de todo, pero se encuentra con que no tiene nada”

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

La colección artística de la AECID: hitos en su investigación y nueva edición digital revisada

Reseña del libro “Colección artística de la Agencia Española de Cooperación” publicada en 2016 e hitos en la investigación de los fondos artísticos institucionales.

a

Con motivo de la publicación en formato digital de la obra “Colección artística de la Agencia Española de Cooperación” en 2016, describimos en esta entrada los hitos para llegar hasta ella.

Al mismo tiempo, presentamos algunas de las obras de arte más representantivas de la institución y de la biblioteca, todas ellas descritas en profundidad en este nuevo catálogo de la colección artística.

Edición 1987                                             

Miguel Fernández Cid es el autor del primer inventario de la colección artística de la Agencia, que se publicó en el año 1987 por el entonces Instituto de Cooperación Iberoamericana, con el título: Catálogo-inventario de obras de arte.

Tiene 97 páginas (+ 28 páginas de láminas) e incluye únicamente la ficha de 185 obras de arte, con una brevísima descripción de cada obra (en muchos casos una sola línea). Debido al escaso número de obras representadas no puede considerarse en rigor un precedente de la edición que se publicaría en 2005 –que incluye más de 1600 obras-, si bien es la primera publicación oficial que describe el patrimonio artístico de la institución.

Edición 2005 (papel)

Fruto del trabajo de investigación, descripción y catalogación llevado a cabo desde septiembre de 2003 por María Blanco Conde -hoy conservadora de la AECID- se publicó el: “Catálogo de la colección artística de la AECI”, en el año 2005, dando a conocer 1.680 piezas reunidas a lo largo de los años por el Instituto de Cultura Hispánica (luego Instituto de Cooperación Iberoamericana, Agencia Española de Cooperación Internacional, etc).

La publicación consta de 535 páginas y está ilustrada a todo color. En la cubierta aparece un lienzo temprano de Fernando Botero titulado: “Retrato de Brunhild”.

También en 2005 se publicó  un CD-ROM que contenía en soporte electrónico la integridadd de la obra (signatura 2CD-710).

Una parte considerable de la colección artística procede de donaciones realizadas por creadores hispanoamericanos y filipinos becados por el ICH para ampliar su formación y estudios en España. De ello da buena cuenta María Blanco en el texto introductorio que enmarca el contexto histórico y  las condiciones en que la colección se fue formando.

Un precedente:

Merece la pena mencionar como precedente de esta edición de 2005 dos ejemplares que conservamos en la biblioteca –no ‘publicados’ pero sí ‘encuadernados’: uno en espiral y otro en pastas rojas-, que llevan por título: “Catálogo razonado de la colección artística de la AECI”. Se trata de un inventario de las obras acompañadas de textos descriptivos, sin reproducciones, y en tres volúmenes:

V. I: Dibujos y grabados
V.II: Acuarelas, oléos y otras técnicas
V.III: Escultura, fotografía, textil, artesanía, varios y cerámica

La investigación sobre los fondos artísticos de la AECID comenzó en septiembre de 2003 cuando la autora fue contratada para elaborar un inventario de las obras de arte de la institución (pintura, escultura y fotografía). Más adelante se incluyeron por su naturaleza histórica otros objetos y piezas (mobiliario, lámparas, alfombras, reposteros y tapices). En ese momento ya no se trataba solamente de realizar un inventario sino que se pasó a catalogar las obras y a incluir su valoración económica.

También estos primeros años se visitó los colegios mayores que dependían en ese momento de la Agencia –Guadalupe y África- realizando igualmente el inventario y catálogo de sus colecciones, superando el medio millar de piezas entre ambas instituciones y trasladando por motivos de conservación algunas pinturas, siendo la última en incorporarse a la sede el pasado mes de junio de 2016 “La Virgen de Guadalupe” de José de Páez, una obra muy emblemática de la pintura novohispana del s. XVIII.

Edición 2016 (digital)

(Entrevista a María Blanco en la sala de lectura de la Biblioteca, video oficial de AECID Cultura)

a

En 2016 ha sido revisada íntegramente la edición de 2005 por la autora quien ha actualizado prácticamente toda la información. Asimismo se ha maquetado de nuevo la publicación dando como resultado una nueva edición, corregida y ampliada, esta vez en formato exclusivamente digital.

Para la cubierta de esta edición se ha elegido un óleo de Urbano Lugrís González, el titulado “Galaxia”, que forma parte del “Retablo del Descubrimiento” (1951), hoy expuesto en la sala de lectura de la Biblioteca AECID.

PINCHA AQUÍ PARA VER LA PUBLICACIÓN EN LA BIBLIOTECA DIGITAL AECID, BiDA

coleccion-artistica-de-la-aecid-2016En la siguiente galería podeís admirar algunas de las obras expuestas en la Biblioteca de la AECID o bien conservadas en sus depósitos al haber sido adquiridas por ella desde la época del Instituto de Cultura Hispánica:

a
a

Esta edición del catálogo es un pleno acierto que, con su formato digital, hace accesible a todos –especialistas y público en general- el valioso patrimonio artístico de la AECID.

La actualización de los datos se aprecia en las palabras preliminares de la autora pues si cotejamos ambas ediciones, en la de 2005 se dice que la colección artística de la institución consta de 1.680 piezas mientras que en esta reciente edición de 2016 el número obras de arte supera las 4.000.

La obra en su reciente edición, ha mantenido la estructura de la versión anterior, con los siguientes apartados:

  • Presentación
  • “La colección artística a través de las exposiciones y sus documentos”
  • CATÁLOGO:

Dibujos; Grabados; Acuarelas, óleos y otras técnicas;Esculturas; Tapices y Fotografías

  • Bibliografía
  • Índice de autores

Hay que tener en cuenta que tanto el catálogo de 2005 como éste de 2016 recoge solo una selección del patrimonio artístico de la AECID, que de publicarse completo algún día, abarcaría varios volúmenes.

En la siguiente composición pueden admirarse las joyas pictóricas de la colección con obras de Raimundo de Madrazo, Guayasamin, Benjamín Palencia, Vázquez Díaz, entre otros:

 

El momento actual:

En los últimos años se han incluido en la base de datos de la colección artística fondos propiedad de la Biblioteca Hispánica. Forman parte de su colección de dibujos, estampas, mapas y fotografías.

Estas obras son:

-Un importante conjunto de dibujos y grabados del pintor ruso Miguel Ourvanztoff, recopilados en álbumes publicados a lo largo de los años del Instituto de Cultura Hispánica. En la edición de 2016 se pueden admirar varios de estos dibujos originales pertenecientes al álbum “El sueño del juicio final”.

– Toda la cartografía americana y española editada en el s.XVIII-XIX. Series de grabados editados por la Calcografía Nacional como: la Serie de Peces de España (1ª ed.); la Serie de Retratos de Españoles Ilustres; la Serie de Trajes Populares, etc.

De estas series se ha publicado un ejemplo de cada una en esta nueva versión del catálogo.

-Durante el año 2016 se ha catalogado el Archivo del arquitecto Francisco Mújica, un conjunto gráfico sobre el tesoro artístico de México desde época precolombina hasta la actualidad, compuesto por más de un millar de fotografías. Éstas no se han incluido en el catálogo de 2016, a la espera de una edición futura donde conste una amplia selección de los fondos gráficos de la Biblioteca Hispánica.

En la actualidad se está inventariando el archivo gráfico de “Mundo Hispánico”, también propiedad de la Biblioteca AECID, que contiene las ilustraciones originales publicadas en la revista a lo largo de su vida (1948-1977).

Cerramos esta entrada con un último álbum en el que hemos seleccionado obras realizadas con las diferentes técnicas (pintura, dibujo, escultura, fotografía, tapiz, grabado, etc.) para que se aprecie la diversidad de las mismas en la colección artística AECID:

a

PINCHA AQUÍ PARA VER LA PUBLICACIÓN EN LA BIBLIOTECA DIGITAL AECID, BiDA

e

RECORDATORIO A LAS UNIDADES EDITORAS DE LA AECID:

En la Biblioteca Digital de la AECID (BiDA), existe una colección dedicada exclusivamente a las publicaciones digitales de la institución: las publicaciones digitales que nos enviéis (desde las OTCs, Centros culturales, Embajadas, etc.), serán incluidas en esta Biblioteca Digital, siendo así accesibles a todos los usuarios (Escribir a biblio.cooperacion@aecid.es).


ENTRADAS RELACIONADAS:

Regresa a la AECID un cuadro de José de Páez: “Nuestra Señora de Guadalupe”

La “polis ideal” de los jesuitas. El “plano de la Candelaria” en la colección de la Biblioteca AECID

¿Qué se cuece por Paraguay? La cerámica de Tobatí

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

Harar, la ciudad santa del islam etíope

Recorrido histórico por la Etiopía musulmana y por su capital, Harar.

Mario Lozano Alonsolozano (León, 1982) es historiador, especializado en Etiopía. Ha impartido cursos y conferencias sobre historia y cultura etíope en el CEPOAT de la Universidad de Murcia, la Fundación Sur y el Instituto Bíblico y Oriental, entre otras instituciones.

 


blog-harar-1

Cuando se lee algo sobre Etiopía, es fácil que la imaginación vuele rápidamente a las hermosas iglesias de Lalibela, las increíbles estelas de Aksum o los majestuosos castillos de Gondar. Mucho menos conocida es, sin embargo, la Etiopía musulmana, a pesar de que alrededor del 33% de sus casi cien millones de habitantes sigue esta religión. Sus raíces son casi tan antiguas como el propio islam; no en vano, los primeros musulmanes llegaron al país en dos oleadas entre el 613 y el 617, escapando de la persecución de los Quraisíes. Según la tradición, el rey de los abisinios Al-Najashi –quizá el rey de Aksum Armah– protegió a los refugiados, hecho que conmovió a Mahoma hasta el punto de que prohibió la conquista del país. A partir de entonces, una serie de pequeños estados musulmanes empezaron a formarse en la llanura situada entre la costa del Mar Rojo y el Macizo Etíope.

marine_harar2La ciudad de Harar es, sin duda, el enclave musulmán más importante de Etiopía. Ubicada al este del país, en una zona elevada de gran fertilidad cercana a la terrible depresión del Danakil, la función que históricamente ha desempeñado en el Cuerno de África es comparable al de otra de las grandes ciudades africanas: Tombuctú. Siglos de historia se condensan en el dédalo de callejuelas que conforman el jugol, su medina amurallada. Dentro de ella, se encuentra la nada despreciable cifra de 82 mezquitas, la mayoría de ellas pensadas para dar servicio a unas pocas familias, un número similar de santuarios sufíes e innumerables tumbas de santos. Un buen testimonio sobre el ambiente urbano harari puede encontrarse en el excelente libro de ilustraciones que publicó Carlos Mariné para la AECID.

Pero, ¿cómo de antigua es la ciudad? Difícil saberlo. Los harari aseguran que las cinco mezquitas más antiguas de la ciudad datan del siglo X, si bien el verdadero nacimiento de la actual Harar se debe a un sabio sufí llamado Abadir, quien llegó al lugar procedente de Arabia junto con sus 43 discípulos en el siglo XIII. Construyó la mezquita principal y ayudó a expandir el islam en la región, siendo venerado como un santo sufí tras su muerte.

El comercio entre las Tierras Altas abisinias y el puerto de Zeila, en el Mar Rojo, contribuyó a convertirla en una próspera parada caravanera, el lugar ideal donde tomar fuerzas antes de cruzar el infernal desierto del Danakil o emprender la fatigosa ascensión de las montañas de Shoa. La fama de sus santos y eruditos pronto la convertirían, también, en el principal centro de enseñanzas coránicas del Cuerno de África. Hoy en día, sus habitantes aseguran que moran en la cuarta ciudad más santa del islam.

A partir del siglo XIV comienza su época de esplendor, cuando se convierte en el principal centro urbano del sultanato de Barr Saʻd ad-dīn, más conocido como Adal. Este estado musulmán era tributario del imperio cristiano etíope, aunque de mal grado, por lo que las guerras entre cristianos y musulmanes fueron frecuentes.

marine_harar1Todo cambiará con la aparición de un hombre que combinaba carisma con capacidad militar: Aḥmad ibn Ibrahim al-Ghazi, más conocido como Aḥmad Grañ (el zurdo, en amhárico). Tras hacerse con el mando del sultanato, pero sin proclamarse nunca sultán –algo que recuerda al Almanzor cordobés-, este imán lideró entre 1529 y 1543 una serie de campañas destinadas a conquistar el imperio etíope. Y a punto estuvo de borrar para siempre al antiquísimo estado cristiano de no haber sido por la ayuda prestada al emperador Gäladewos por 400 mosqueteros portugueses, capitaneados por Cristóbal de Gama, hijo de Vasco de Gama. El ejército luso-etíope derrotó en Zäntara (Wäyna Däga) al poderoso Grañ, quien perdió la vida en la batalla. Tras la derrota, el ejército musulmán se dispersó. Para conocer esta serie de batallas, se puede consultar la traducción francesa del Futūḥ al- Ḥabaša, de uno de los participantes en el conflicto.

La derrota de Ahmad Grañ supuso el fin del sueño de la conquista de Abisinia y, con él, el comienzo del repliegue musulmán en la región. Los oromo, pueblo nómada del sur, aprovecharon la situación de debilidad en que quedaron musulmanes y cristianos tras décadas de guerra para penetrar en sus territorios. El emir Nur, que intentó con cierto éxito reactivar la expansión musulmana, tuvo que volver a Harar para contener a los belicosos oromo. Finalmente, él fue quien ordenó construir la muralla que rodea la ciudad, hoy convertida en su monumento más conocido, como protección contra los nómadas y las hienas. Su tumba, en un encantador rincón cerca de la puerta de Assum Beri, es un centro de peregrinación para los musulmanes locales.

burton_hararA finales del XIX, Harar adquirirá el evocador título de ciudad prohibida del islam para los occidentales. El primer europeo en hollar sus calles fue el aventurero inglés Richard Burton, quien incluso llegó a conocer al sultán, pasando diez días en su corte en 1855. Se puede seguir sus pasos en su obra Primeros pasos en el este de África: expedición a la ciudad prohibida de Harar, traducida al castellano en 1987.

Más de veinte años después, Harar había perdido su independencia a manos del negus etíope Menelik II. Este monarca necesitaba importar armas de fuego para seguir expandiendo su imperio, por lo que Harar se convirtió, por su cercanía al mar, en un nido de contrabandistas de armas. Entre ellos se contaba el jovencísimo poeta Arthur Rimbaud, quien, además, supo valorar el delicioso café de la ciudad, siendo de los primeros en exportarlo a Europa. De su estancia en la ciudad sólo se conservan algunas fotos y un puñado de cartas a familiares y amigos. Permaneció en Harar entre 1880 y 1891, el año de su muerte, enfrascado en sus asuntos comerciales. La casa de un mercader indio, sin relación alguna con Rimbaud, se ha habilitado como un museo sobre su vida y obra. La primera viajera occidental que llegó a la ciudad, Rosita Forbes, aventurera y escritora inglesa, quedó fascinada por sus atardeceres ya en la década de los años 20.

La muralla permitió preservar la lengua de sus habitantes, el harari, hablada por poco más de 120.000 personas. Este tesoro lingüístico ha sido estudiado en el siglo XX por estudiosos como Enrico Cerulli, quien publicó en 1936 su obra La lingua e la Storia di Harar, quizá la más completa hasta la fecha.

revault_harar La cultura harari es extremadamente compleja, a pesar de la aparente pobreza de sus edificios. Todo en la ciudad, tan aparentemente caótica, tiene un orden y una función: desde la casa, organizada alrededor del patio y oculta a miradas indiscretas, hasta las fértiles huertas que rodeaban antaño la ciudad, pasando por la distribución de las zonas comerciales, limitadas a las plazas centrales y a la calle Makina Guirguir, separadas de las tranquilas zonas residenciales. Quien quiera adentrarse más en su cultura urbana, puede consultar la obra bilingüe en francés e inglés Harar, a muslim city of Ethiopia. Harar, une cité musulmane d’Éthiopie.

Por último, sugiero al lector que visite la ciudad para experimentarla por sí mismo. Si, además, se elige para descansar una de las tradicionales casas harari, se puede tener la oportunidad de convivir con sus habitantes, lo cual enriquece notablemente la experiencia. Escuchar la llamada de la oración, beber el delicioso café que da fama a la ciudad, pasear por sus silenciosos adarves, admirar los santuarios junto a los sicomoros o visitar al hombre que alimenta a las hienas son sólo algunas de las cosas que es posible hacer en la indiscutible capital del islam etíope.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Las huellas olvidadas: un recorrido por los vestigios de la arquitectura española de Marruecos durante el Protectorado

Ciudades míticas, ciudades interiores

El Teatro Cervantes, una construcción emblemática del Protectorado, cumple 100 años

Sensibilidad de un “joven turco” despiadado