La magia narrativa de Mujica Láinez vista por una narradora oral enamorada de las bibliotecas

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Escritora y narradora oral, Ana García-Castellano ha recorrido bibliotecas y centros culturales de Europa, Hispanoamérica y África impartiendo talleres y narrando historias enraizadas en diversas culturas. Con sus montajes ha colaborado con bibliotecas de instituciones como el Instituto Cervantes, el Museo Reina Sofía, la Universidad de Castilla-La Mancha o el Festival de Almagro. Es autora de numerosos artículos de narración y ha publicado obras para adultos y jóvenes.


Narrar historias supone traer ante los ojos de los que escuchan: paisajes, movimiento, personajes… todo un imaginario y un compendio de estímulos sensoriales y emocionales que surgen por arte de la magia de la palabra.

En el trabajo de narración oral he podido constatar este hecho en innumerables ocasiones. Los relatos de tradición oral tienen la fuerza de los arquetipos, de los significados profundos que entraña su lenguaje simbólico, penetrando como un venablo en el mundo del subconsciente. Sin embargo, cuando narro obras literarias, la tarea se torna más compleja. No solo porque exige la memorización del lenguaje que el autor ha escogido para contar, dibujar, definir su historia y las circunstancias en que se desenvuelve, sino también porque es necesario “navegar sobre el texto” con delicadísimo respeto, de modo que el narrador oral sea capaz de hacer llegar el aliento, la mirada que en él puso el autor de la obra literaria.

Retratos de Manuel Mujica Láinez en sus Obras completas, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, [1978-80]: 1. Manuel Mujica Láinez en la época de la publicación de su primer libro. 2. Retrato de Manuel Mujica Láinez, pintado por Héctor Basaldúa en el Teatro Colón en 1942 (propiedad de Manuel Florencio Mujica Láinez). 3. Manuel Mujica Láinez rodeado por los personajes de “Aquí vivieron”, dibujo de Miguel Ocampo, 1950 (propiedad de Ana de Alvear de Mujica Láinez).

Escribo esto al hilo de las sesiones de cuentacuentos que he realizado en numerosos foros (ferias del libro, teatros, universidades, festivales) hispanoamericanos, a este y al otro lado del Atlántico.

Me refiero a un compendio de relatos de Mujica Láinez, precisamente cuando se cumple el cuadragésimo aniversario de su muerte. Una ringla de historias que nos trasladan a la incipiente Buenos Aires, fundada en 1536, para hacernos viajar a través de diversos cuentos hasta la gran ciudad que era ya en 1904. Se trata, como habrán imaginado, de Misteriosa Buenos Aires, con el que me he reencontrado en la Biblioteca Hispánica de la AECID.

Afortunado reencuentro, pues es un ejemplar que difícilmente se puede encontrar en la actualidad, ya que la Biblioteca Hispánica cuenta con varias ediciones de esta obra:

La fascinación de cada episodio proviene de ese dominio del lenguaje de Mujica Láinez, de su conocimiento erudito y clarividente comprensión del momento histórico en que se desarrolla cada acción. Pero, sobre todo, y esencialmente por ello recomiendo que se lancen a abrir sus páginas, por el sentido de enlace de las dos culturas que contiene. Con sus contrastes, sus luces y sus sombras, sus personajes tallados por las distintas geografías:  los castellanos, vencidos por el asombro de tan ubérrima naturaleza platense. Los platenses, extrañados y curiosos, distantes y generosos a la vez ante la presencia de los visitantes de barba rojiza y sueños inalcanzables.

En uno de los primeros relatos, que nos traslada a 1541, La sirena, plasma el amor de un ser ambiguo que recorre las aguas del mar del Plata, buscando otra existencia que, igual a ella, pueda merecer su amor de criatura diferente. La solitaria sirena ve colmado su deseo en el mascarón de proa de un galeón español, varado en el fuerte que promete ser grandioso en siglos venideros. Es el contraste de los sonidos y los misterios selváticos que contemplan desde la borda los marineros extasiados, con los sueños de secano que rumian dormidos sobre las maromas de cubierta: las golondrinas que vuelan en torno a la espadaña de una iglesia castellana inalcanzable; lo que permite entender el milagro de que dos pueblos tan lejanos en distancia y en imaginario, sean capaces de crear un nuevo espacio, una nueva cultura, diferente, propia, fértil de pleno derecho. La prosa desbordante y rigurosa de Láinez, su vasto conocimiento de ambos mundos, su lenguaje flexible y erudito, pero sin cultismos innecesarios, lo hacen posible.

Otro de los relatos preferidos es El Libro (1605), en el que un tendero de “pulpería” exhibe ante los parroquianos  –un fraile dominico, un banquero, un escribano y un soldado– la mercancía recién llegada. La sola enumeración del variado género que va desgranando es ya una lección de historia de las rutas comerciales que seguía el contrabando hasta llegar a las Indias. El rico vocabulario que Mujica Láinez trenza con asombrosa virtuosidad, obliga a desentrañar los nombres que aquí o allá recibía cada tipo de vino, de hilo o de arma ilegal que va saliendo poco a poco de los baúles. La aparición de un objeto inesperado  –un libro– en el fondo del arcón, centra la atención de todos los presentes, da luz en una especie de emoción que conmueve secretamente al que escucha la historia, porque le hace entender que eso, la historia que está escuchando, se ha gestado sobre un folio blanco, ha dejado en trazos de tinta su rastro de sublime humanidad… y al saber que se trata de la primera edición de la segunda parte de El Quijote, agradece a la lengua que es capaz de unir orillas tan distantes. Pero no termina ahí la reflexión. En el desenlace del relato su autor nos zarandea poniendo en evidencia  la brecha de género que está presente: la muchacha, la hija del pulpero, se quiere vengar destruyendo las páginas de ese libro que es incapaz de descifrar y que, por el contrario, su amado contable-escritor, un muchacho que sí adquirió la destreza de leer, prefiere esa noche como compañía en lugar de la mano acariciadora de la despechada adolescente.

1. Bomarzo, Barcelona: Seix Barral, 2011. 2. El laberinto, Buenos Aires: Sudamericana, 1974.

Este aniversario en que se cumplen cuarenta años sin su presencia parece invitar al reencuentro con sus textos en la Biblioteca de la AECID y detenernos en palaciegas narraciones con sabor renacentista como Bomarzo o acompañar en sus correrías a Ginés de Silva, émulo de Lázaro de Tormes, en El laberinto y, por supuesto, disfrutar de esta incursión en la Misteriosa Buenos Aires, de la edición mencionada.

Cuál no ha sido mi sorpresa al hallar en la Biblioteca Digital de la AECID tres registros sonoros de gran valor. En uno de ellos Láinez está leyendo La sirena. Y, desde aquí, les invito a escucharle directamente para disfrutar de la magia de las tecnologías que han salvaguardado su voz para nuestra memoria.

Para entender mejor el poder creador de la prosa de Láinez, recomendaría acudir a los textos disponibles en la Biblioteca de la AECID:


ENTRADAS RELACIONADAS:

Rafael Cadenas, Premio Cervantes 2022

Cristina Peri Rossi, último Premio Cervantes en el Día del Libro

Ida Vitale: Premio Cervantes 2018



Citar este post
biblioaecidmadrid (2024, 23 abril). La magia narrativa de Mujica Láinez vista por una narradora oral enamorada de las bibliotecas. La reina de los mares. Recuperado 25 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/w9di

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. LAURA CHAMIZO dice:

    Gracias por tu comentario, Anne. La contribución de Ana García Castellano es estupenda…

  2. Anne Serrano dice:

    E:stupendo artículo. Estupenda voz la de Mujica Laínez. Me he sentido acunada…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search