Biblioteca La Alegría. Lugar de encuentro de puertas abiertas en Colombia

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Irene Vasco, escritora colombiana, ha publicado numerosos libros para niños y jóvenes, algunos distinguidos con importantes premios. Los más conocidos son Conjuros y sortilegios, Letras al carbón, Mambrú perdió la guerra, Lugares fantásticos de Colombia y Letras al carbón. Además, sus guías de lectura Expedición Macondo y Expedición El Principito, son muy apreciadas en el marco escolar. Se dedica a realizar talleres alrededor de la lectura y la formación de lectores. Con frecuencia colabora en programas estatales e institucionales dirigidos a comunidades indígenas y campesinas. También participa en congresos y seminarios internacionales como conferenciante. Además de ser especialista en literatura infantil y juvenil, es traductora del portugués y del francés. Ha ganado el IBBY-iRead Award en 2024 por su contribución al fomento de la lectura en su país.


Entre la selva y el mar

No hay centros comerciales, ni discotecas, ni supermercado. Las Playas El Francés están a varios kilómetros del casco urbano entre las aguas cálidas y mansas del mar Caribe y un portentoso bosque manglárico protegido como parque natural. Allí habitan alrededor de 150 familias nativas y a lo largo de la costa se multiplican las casas de turistas llegados del interior del país. Esta es la comunidad que hace uso de una biblioteca fundada en el año 2000 en una casa familiar.

Playas El Francés.
La llegada

Cuando comenzamos a frecuentar una pequeña casa familiar en vacaciones, mis amigos bibliotecarios, Gloria Rodríguez, Luis Bernardo Yepes y yo, llevábamos libros que leíamos a los niños de la zona ávidos de historias y pobres de letras. Muy pocos podían leer. Entre los padres y los abuelos pescadores no existía la costumbre de ir a la escuela. La vida transcurría apaciblemente, pues el mar y el bosque proveían los alimentos. ¿Para qué más?

Con el paso de los años, la comida comenzó a escasear y las necesidades a crecer. Sin centro de salud, sin una buena escuela, con nuevos vecinos violentos, pertenecientes a grupos ilegales, la sosegada vida de las Playas El Francés, se deterioraba. Nosotros seguíamos apareciendo de cuando en cuando con libros para los niños.

Carmen Antonia, bibliotecaria de corazón
Carmen Antonia.

Carmen Antonia Ozuna, nativa del lugar, había estudiado hasta 5º de Primaria. Además, había realizado cursos de enfermería. Sus tres hijas habían estudiado en el colegio del pueblo y Carmen cuidaba con esmero sus libros escolares. Con frecuencia, los niños vecinos iban a su casa a mirarlos. También había enseñado a leer a su esposo, constructor de profesión.

Carmen me ayudaba con el cuidado de mi patio. Un día le pregunté si le podía mandar una colección para que ella leyera en voz alta y la prestara. Le brillaron los ojos y dijo que sí. Yo tenía alrededor de 100 títulos de grandes autores e ilustradores. Les pegué bolsillos y tarjetas de préstamo y en marzo del año 2000 Carmen Antonia y yo hicimos la primera hora del cuento a la orilla del mar. Cada niño se llevó un libro prestado a su casa. Los libros quedaron albergados en la habitación de las hijas de Carmen Antonia. Cada semana ella leía y los niños se habituaron a ir a su casa a devolver y a tomar en préstamo otros libros.

24 años de historia

Casi 24 años han pasado desde la primera colección y la primera hora del cuento. Los vecinos de las casas turísticas se entusiasmaron cuando supieron que había una “biblioteca” en la playa. María Soledad Restrepo, una educadora de Medellín, reunió a un grupo de amigos y entre todos compraron un lote y construyeron una bella sede en el año 2008.

Desde entonces, la Biblioteca La Alegría comenzó a crecer, a llenarse de nuevas colecciones y programas para todos, buscando transformar una comunidad con graves secuelas de un pasado violento. Los antiguos dueños de mansiones conseguidas con dineros ilegales ya no estaban, pero habían dejado huellas nefastas. Las niñas debían prostituirse y los jóvenes estaban a sus órdenes, a veces como sicarios. En el sector abundaban los robos, los embarazos precoces y el microtráfico. La biblioteca fue el eje transformador de esta comunidad.

1. Niños en casa de Carmen Antonia en 2002. 2. Celebración de la primera “Hora del cuento” en La Alegría en 2000.

Hoy, gracias a Carmen Antonia, que nunca ha recibido un salario, podemos decir con orgullo que entre las 150 familias de las Playas El Francés, no hay ni un delincuente, ni un drogadicto. Los muchachos estudian a la edad que les corresponde. Ya hay graduados universitarios y técnicos. Las niñas toman decisiones sobre sus cuerpos y ya no tienen tres o cuatro hijos a los 20 años.

La biblioteca, por lo demás, es el único punto de encuentro entre nativos y dueños de las casas turísticas. Allí se llevan a cabo talleres de animación a la lectura, jornadas médicas y de vacunación, capacitaciones sobre el cuidado costero y del parque manglárico, transmisión de la tradición oral, entre otros muchos programas. Hay servicio de internet permanente, ordenadores y tabletas, libre circulación de libros. Todo eso sin depender del Estado. No hay dinero circulante. La comunidad nativa y turística se encarga del mantenimiento de la biblioteca y pedimos donaciones cuando son necesarias. Pocas veces, a decir verdad.

1. Sala infantil de la Biblioteca La Alegría. 2. Sala del segundo piso.
Hoy en día

Carmen Antonia no puede ocuparse de la biblioteca con horarios definidos. Pero presta las llaves a quienes las necesitan. Es decir, las llaves circulan de mano en mano por la comunidad. A veces se pierden. Eso no importa: la biblioteca con frecuencia queda abierta. Por supuesto, nada se pierde. Todo es de todos, así que no hay necesidad de robar. Desde el primer día se partió de la confianza, prestando sin necesidad de documentos ni de firmas. Los niños crecieron sabiendo que era su lugar y lo cuidan como tal.

Este año 2023, hemos celebrado la incorporación de la Biblioteca La Alegría a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas del Ministerio de Cultura en Colombia. Ahora es una biblioteca mayor de edad gracias a Carmen Antonia y a la comunidad nativa y turista de las Playas El Francés, cuyo compromiso quiero destacar.

Biblioteca La Alegría.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Las bibliotecas de la Red de Centros Culturales de la AECID

“Cooperación para el desarrollo y bibliotecas”, nueva publicación de Araceli García

El Día de la Biblioteca y la red de bibliotecas del Instituto Cervantes en Marruecos



Citar este post
biblioaecidmadrid (2024, 15 enero). Biblioteca La Alegría. Lugar de encuentro de puertas abiertas en Colombia. La reina de los mares. Recuperado 25 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/vl04

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 01/02/2024

    […] Biblioteca La Alegría. Lugar de encuentro de puertas abiertas en Colombia, par Irene Vasco, sur le Carnet La reina de los mares ; […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search