En el vigésimo aniversario de la muerte de Mohamed Chukri

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.

Rocío Rojas-Marcos Albert, profesora en la Universidad Pablo de Olavide y en el International College (Sevilla). Doctora en Literatura y Estética en la sociedad del conocimiento (Universidad de Sevilla, 2017). Master en Escritura Creativa 2011-12 (Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla). Licenciada en Filología Árabe en 2003. Miembro del Grupo de Investigación Textos humanísticos y literarios: interpretación y crítica.

Entre sus publicaciones se encuentran: Tánger. Segunda Patria. Córdoba: Almuzara, 2018; Carmen Laforet en Tánger. Tánger: Khbar Bladna, 2015; Sanz de Soto y Buñuel. La tercera España transfretana. Tánger: Khbar Bladna, 2012; Tánger. La ciudad Internacional. Granada: Almed, 2009. Además de artículos y capítulos de libros en diversas publicaciones.


El pasado 15 de noviembre se conmemoraba el vigésimo aniversario de la muerte del escritor marroquí Mohamed Chukri. Un aniversario que gracias a la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo y el Espacio Cultural Riad Sultán pudo celebrarse primero en el marco de la Feria del Libro de Sevilla, el 4 de noviembre, y unos días después, el 18 del mismo mes, en Tánger, coorganizado con el Espacio Cultural Riad Sultán.

Durante el acto organizado en Sevilla se realizó un debate entre Malika Embarek, traductora de algunas de las obras de Chukri junto a Karima Hajjaj, Olga Cuadrado, responsable de la Biblioteca Fátima Mernissi de la Fundación Tres Culturas y la profesora Rocío Rojas-Marcos. Su interés por el uso del lenguaje llevó a Embarek a plantear cuestiones fundamentales a la hora de comprender la obra de Mohamed Chukri en toda su dimensión, pues este autor no puede concebirse como escritor de una sola lengua. Bautizado como políglota sincrónico por la utilización de varias lenguas de una manera simultánea en sus párrafos, especialmente en los volúmenes de su autobiografía (El pan a secas, Tiempo de errores y Rostros, amores, maldiciones) ese uso es parte de su grandeza literaria. No puede limitarse, no debemos encasillarlo en la lengua árabe fusha en la que están puestas por escrito sus obras –sin entrar aquí en el debate de El pan a secas– pues como bien se planteó esa tarde, debemos diferenciar entre la lengua elegida por Chukri para poner por escrito sus novelas, en ese caso sí el árabe fusha, y las lenguas, varias, en las que cada una de esas páginas podría estar contada, recordada o imaginada. Así pues, las opciones son varias, se multiplican: rifeño, español, dariya o francés según quien fuera el interlocutor.

Algunas de las ediciones de las obras componentes de la autobiografía de Chukri disponibles en la sección de libre acceso sobre “Narrativa árabe traducida”: 1. El pan a secas, signatura N-MAR CHU pan. — 2. Tiempo de errores, signatura N-MAR CHU tie. — 3. Rostros, amores, maldiciones, signatura N-MAR CHU ros.

El Espacio Cultural Riad Sultán de Tánger acogió el día 18 el homenaje que se organizó en la ciudad de la que nunca quiso salir este escritor de culto. Tánger fue un lugar indispensable en la vida y, por tanto, en la obra de Mohamed Chukri. Sin Tánger no hubiese existido su literatura tal como es. Con sus ángulos en sombra, con sus miserias, sus burdeles bañados en alcohol y todo el abanico de personajes que deambulan por sus páginas. Así, en Tánger debía celebrarse también este reconocimiento tal como supo ver el dramaturgo Zoubeir Ben Bouchta, director del Espacio Cultural Riad Sultán, quien en colaboración con la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo puso en marcha una representación. Lo que había empezado como un homenaje, en manos del dramaturgo se convirtió en la celebración de una performance en la que cada uno tuvo un papel. Hubo pruebas de sonido, iluminación, se abrió y cerró el telón al ritmo de las palabras de Chukri. Se representó una obra de teatro en la que, orquestados por la diligente batuta de Ben Bouchta, Chukri, por un rato, volvió a deambular por las calles de su ciudad.

Imágenes tomadas durante el homenaje a Chukri.

La primera parte del acto consistió en una conversación acerca de la vida y obra del autor entre Olga Cuadrado y Rocío Rojas-Marcos. La mirada que aportó Olga Cuadrado resultó muy interesante, pues la obra de Chukri es, por su experiencia, la que más fascina a los lectores de los clubes de lectura que se han leído su trilogía, de especial mención merece el club de lectura del Centro de Inserción Social ‘Luis Jiménez de Asúa’ de Sevilla. La conexión de los internos con la literatura de Chukri fue sorprendente ya que se ven reflejados en esa vida del lumpen callejero, de la miseria y el rateo para sobrevivir. Ahí Chukri se convierte en referente de superación y supervivencia.

El pan desnudo, Barcelona: Montesinos, 1982. Signatura EMP-119

Tras esta primera parte, al otro lado del escenario, a la izquierda de una figura de cartón a tamaño real de Mohamed Chukri que presidía el escenario desde el centro, se había instalado la barra de un bar. Desde ella, acodados, el dramaturgo Zoubeir Ben Bouchta y el hispanista Ali Tayiti leyeron algunos parlamentos de la obra de teatro que el primero dedicó hace unos años a este fascinante autor marroquí. Fragmentos de El hombre del pan desnudo –رجل الخبز اللحافي– fueron alternándose en árabe y español mientras los dos intérpretes se pasaban el testigo simbolizado por una gran copa de vino que les permitía adentrarse en sus párrafos.

Mohamed Chukri, el niño hambriento que rogaba pan, desnudo, a secas, sin nada, solo pan, se convirtió en el escritor más destacado de su generación para la literatura marroquí. Un autor irreverente y despiadado consigo mismo y con los que lo rodeaban, que fue creando un mundo literario tan personal y doloroso como extraordinario y sorprendente. Así, estos homenajes, que durante el mes de noviembre se le han dedicado, son una pequeña muestra de la devoción que algunos lectores sentimos por su obra. Fueron un gesto de agradecimiento por toda la honradez y la verdad que nos ofreció en cada una de las páginas que escribió mientras vivió.

Algunas obras de estudio sobre el autor. 1. Mohamed Chukri: hambre de escritura, signatura 4-67590. — 2. Marruecos intercultural, el surco de Chukri, signatura 4-66438. — 3. Mohamed Chukri & Tanger l’écrivain et sa ville = el escritor y su ciudad, signatura CEB-419.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Perdida por el Paraíso de Umberto Pasti

Donación de Gonzalo Fernández Parrilla

El estudio de la prostitución en el Protectorado español en Marruecos (1912-1956). Punto de partida: la Biblioteca Islámica

Donación de Amador Balbás sobre Marruecos


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
biblioaecidmadrid (22 de enero de 2024). En el vigésimo aniversario de la muerte de Mohamed Chukri. La reina de los mares. Recuperado 14 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/vmxj


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search