El teatro “de guerrilla” argelino y la difusión del ideario del Frente de Liberación Nacional

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.

Alicia Olmo Gómez es graduada en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Estudios Árabes e Islámicos Contemporáneos por la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente es investigadora predoctoral FPU en el Departamento de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid y en el Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos (TEIM-UAM).


El teatro argelino, vinculado desde su creación a la lucha contra el poder colonial, se popularizó por el tipo de contenidos tratados y por ser difundido oralmente en árabe dialectal, lo que permitió superar la barrera del analfabetismo y crear espacios de unión entre distintas capas sociales. El poder de movilización del teatro animó al Frente de Liberación Nacional argelino (FLN) a difundir su ideario a través de este género artístico –entre otros– durante y tras la Guerra de Independencia (1954-1962). Los dramaturgos afines al FLN crearon así piezas teatrales “de guerrilla”, caracterizadas por alentar a la población argelina a la lucha por la “existencia” nacional bajo el liderazgo indiscutible del FLN.

Esta ilustración representa la relación entre el teatro de sombras y la construcción de la identidad argelina. El rótulo “Djeha” hace referencia a una pieza teatral homónima estrenada en 1926. Es considerada la primera obra de teatro popular argelino. Ilustración obtenida de Arlette Casas.

Estas representaciones teatrales, pese a sus especificidades, comparten una intencionalidad, así como numerosos elementos narrativos y silencios “pactados”. El espacio temporal y geográfico en el que se desarrollan las tramas y el perfil de los protagonistas, por ejemplo, acostumbran a ser los mismos. Por un lado, las historias se suceden en un contexto de opresión, la Argelia colonial, así como en lugares simbólicos que evocan el imaginario colectivo, como la Casba de Argel (espacio que recuerda a la batalla de 1957) o prisiones especialmente conocidas. Por otro lado, las historias son protagonizadas, normalmente, por argelinos y argelinas de todas las edades que ­no conocen la traición ni el miedo y que se convierten en héroes-mártires a partir de su sacrificio personal por la causa nacional. La sociedad argelina es presentada, además, como un ente homogéneo, donde no existen discrepancias ni divisiones políticas. El silencio en torno a la diferencia permite presentar al FLN como líder legítimo –y único, pese a la existencia de otras agrupaciones políticas– de la lucha de liberación nacional. Esta imagen se refuerza a través de menciones explícitas a la organización y a una parte de sus integrantes (y mártires) más conocidos.

Bouhazer –pseudónimo del autor Hocine Bouzaher– publicó en 1960 Des voix dans la casbah (théâtre algérien militant), obra que integra dos piezas teatrales, On ne capture pas le soleil y Serkaji. La vinculación de la obra con el teatro “de guerrilla” es explícita; lo mismo en el título como en su contenido. Es más, tanto en la introducción como en la primera escena de On ne capture pas le soleil, el autor critica al teatro anterior a la revolución y defiende la necesidad de un teatro comprometido con la liberación nacional. Las diferentes historias narradas se sitúan en la Argelia colonial, durante la lucha por la independencia, y muchas de ellas se desarrollan en prisiones. Entre los personajes se destacan algunos, como el llamado “combatiente del A.L.N” (siglas en francés del Ejército de Liberación Nacional, brazo armado del FLN) de Serkaji. Sus intervenciones informan sobre cómo las torturas no han conseguido convertirle en un traidor, presentándose ante el resto de los encarcelados –y ante el espectador o lector– como un ejemplo a seguir. El liderazgo del FLN se defiende mencionando “la mala organización” de agrupaciones anteriores, el miedo que inspiran sus siglas en los torturadores y el nombre de varios mártires históricos vinculados al FLN.  

Fragmento 1

Detenido 7º. Si el enemigo nos encarceló para enseñarnos a saludarlo, se engaña mil veces. Nos reiremos en sus narices, nos reiremos todo el tiempo. Nuestra alegría saltará como chispazos. No, no dejaremos pudrir nuestro trigo en los escondites. Lo rechazamos.

Detenido 4º. Estamos alegres porque podemos luchar por nuestro país aún entre las cuatro paredes de una celda. No es con súplicas como se asegura la dignidad de un pueblo, sino con el combate. La piedad y la equidad, no se mendigan; la libertad se arranca.

Detenido 5º. Nuestra alegría es un arma temible.”

(Serkaji. En Teatro de la revolución argelina)

Fragmento 2

La muchacha. […] Ni siquiera debieran hacerme preguntas. ¿Se le pregunta a una argelina por qué cumple con su deber? Me uní libremente al F.L.N. No podía vivir más en la vergüenza y el desprecio. Curé patriotas heridos, montañeses miserables y hambrientos, víctimas de las “limpias”, de los bombardeos y de los incendios. Cumplí simplemente con mi deber de argelina, y lo hice a conciencia. Los amos están sedientos de sangre. Lo cierto es que defiendo a mi país, que quiero verlo libre y que por ello apruebo la lucha del F.L.N.

Por ello me condenan a muerte. Sólo por eso, después de haberme torturado, de haber matado a mis hermanos Ben Mhidi, Boumendjel y Zeddour. No impedirán que Argelia sea independiente. No lo olviden. In chaa Allah.

(Serkaji. En Teatro de la revolución argelina)
Cubiertas de Des voix dans la casbah, de Hocine Bouhazer y traducción al español de Fausto Pérez Jorda. — Teatro de la revolución argelina, signatura 1B-19224.
Rouge l’aube, signatura AGR-115.

Djamal Amrani terminó de escribir Il n’y a pas de hasard en un campamento del Ejército de Liberación Nacional a mediados de 1961, según se detalla en el prólogo de Teatro de la revolución argelina. Esta historia también se desarrolla en la Argelia colonial, concretamente en la ciudad de Argel en 1958. Al igual que el resto de obras, pone el foco en el contexto de opresión y tortura en el que se encuentra la población argelina de la época y vincula la lucha anticolonial y el cumplimiento del “deber nacional” con la militancia en el FLN. Con un estilo propio del “teatro de enredos”, el autor trata de demostrar que la lucha por la liberación nacional es un compromiso aceptado por todos y cada uno de los argelinos de a pie, lo hagan más o menos explícito ante el resto. La edad, el género o la profesión de los personajes se diluyen al hablar de la liberación nacional y de su participación en el FLN. La historia llega a reflejar, de hecho, el orden de prioridades del militante del Frente, donde la lealtad a esta agrupación se sitúa claramente por encima de cualquier otro tipo de fidelidad, sea afectiva o familiar.

Rouge l’aube se estrenó en 1969 y fue escrita por Assia Djebar y Walid Carn. Esta obra, especialmente marcada por su enfoque de género, tiene similitudes con las mencionadas anteriormente, pero también ciertas peculiaridades. En lo común se encuentra el espacio geográfico y temporal de la historia, así como la exaltación de la opresión y violencia sufrida a manos de los colonos franceses. También aparece el compromiso de niños, jóvenes y ancianos con la “causa nacional” y la relación explícita entre la lucha de liberación nacional y su “líder”, el Ejército de Liberación Nacional (recuérdese, brazo armado del FLN). En la diferencia se encuentra, principalmente, la presentación de personajes autóctonos “traidores”, próximos a la administración colonial y a su forma de proceder.

Fragmento 3

Poeta. (Con sencillez y calma). El día en que nos enseñaron a decir “Buenas noches” en francés…, todos recibimos un golpe en la mandíbula.”

(Alba Roja. En Teatro de la revolución argelina)

Las especificidades de las obras mencionadas no impiden afirmar que el teatro “de guerrilla” argelino, en tanto que expresión cultural, sirvió de soporte al FLN para la difusión de su ideario político. Los elementos narrativos y los silencios comunes se movilizaron durante la Guerra de Independencia —y después— con el fin de legitimar al FLN como autoridad única dentro del bando de los colonizados. Estas piezas teatrales (a excepción de On ne capture pas le soleil) se encuentran traducidas al castellano en Teatro de la revolución argelina. El lugar y la fecha de publicación de esta compilación, La Habana y 1977, confirman lo advertido en el teatro “de guerrilla” afín al FLN: la casualidad no existe.

Más obras sobre el FLN en la Biblioteca Islámica:

1. Les origines du pouvoir algerien : crises internes du FLN (1956-1965), de Salah Belhadj, signatura RAM-334. — 2. Carta nacional del Frente de Liberación Nacional, publicada por el Ministerio de la Información y de la Cultura en 1982, signatura BLG-803 y GMA-818. — 3. Histoire intérieure du F.L.N. 1954-1962, de Gilbert Meynier, signatura 4-46503.

* La autora agradece su ayuda a Laura Galián, a Gonzalo Fernández Parrilla y a Luisa Mora. Esta contribución es posible gracias a sus cuidados.


ENTRADAS RELACIONADAS:

Los estudios sobre Argelia en la Biblioteca Islámica de la AECID: una revisión

Una donación ecléctica de corte contemporáneo: la biblioteca personal de Miguel Hernando de Larramendi

Donación de Gema Martín Muñoz

Donación de Waleed Saleh Alkhalifa: el teatro árabe a escena



Citar este post
biblioaecidmadrid (2023, 31 julio). El teatro “de guerrilla” argelino y la difusión del ideario del Frente de Liberación Nacional. La reina de los mares. Recuperado 27 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/tkz1

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search