Leguas a caballo: tras las huellas de los españoles en Estados Unidos, 1/3

Araceli García Martín es doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Valladolid, docente de la Universidad Carlos III de Madrid, presidenta de REDIAL y directora de la Biblioteca de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Primera entrega dedicada a explorar y describir los caminos históricos de los españoles en Estados Unidos, hoy declarados National Historic Trails.


Introducción

Desde finales del s. XVI los colonos españoles empezaron a abrir los primeros caminos del Oeste americano. Esto ocurría mucho antes de que el presidente de EEUU, Thomas Jefferson, comprara Louisiana en 1803 y se iniciara la conquista del Oeste por parte de los estadounidenses hacia la costa del Pacífico.

5 de aquellas rutas abiertas por los españoles figuran entre sus actuales 19 senderos históricos nacionales (National Historic Trails).

Los cinco Senderos Históricos Nacionales españoles, trazados por Alexander von Humboldt en 1811. LUIS LAORDEN (ver artículo de Germán Paez en El País)
  1. El más antiguo de estos caminos es El Camino Real de Tierra Adentro, que une Ciudad de México y Santa Fe a lo largo de 2560 kms.
  2. Camino Real de los Tejas (4150 kms.). Abierto a partir de 1686 y que termina en los Adaes, primera capital de Texas.
  3. Camino de Anza (2000 kms.). Abierto en el s. XVIII llega hasta la ciudad de San Francisco. Fue determinante para lo que hoy es California.
  4. Camino de Santa Fe (1937 kms.). Une las ciudades de Santa Fe y San Luis.
  5. El Viejo Camino Español (4345 kms.). Une Santa Fe y Los Ángeles, es decir, la costa Atlántica con la pacífica. Une los territorios estadounidenses que pertenecieron al Virreinato de Nueva España, de San Agustín (Florida) a San Diego (California), recorriendo alrededor de 4000 kilómetros y atravesando 8 estados.

Describiremos con más detalle estos caminos en esta serie sobre la caminería hispánica en territorio norteamericano.

¿Cómo se abrían estos caminos en América?

Con los caballos y bueyes que llevaron los españoles al Nuevo Mundo a partir del descubrimiento. Los caballos habían habitado el continente americano en la prehistoria pero desaparecieron por causas desconocidas. No sería hasta 1493, con el segundo viaje de Cristóbal Colón a República Dominicana, cuando los caballos volvieran a América. De aquí saltarían a Cuba y más tarde a todo el continente.

Dice José Segovia en Cómo llegaron los caballos a América:

Algunos caballos huyeron a los montes y se asilvestraron y muchos fueron domesticados por tribus indias. Los que poblaron las grandes llanuras norteamericanas llegaron desde México con la expedición de Juan de Oñate. La cultura del caballo hispana se llevó a América con todos sus derivados, como el rancho y la hacienda de ganaderos, la silla de montar y el vaquero, con sus zahones y espuelas.

la conquista de América fue posible gracias a los caballos. Los que viajaron en la segunda travesía de Colón eran equinos de las marismas del Guadalquivir, poco vistosos y de pequeña alzada, pero bien adaptados a los espacios naturales que se encontraron en América, como las pampas argentinas o las grandes praderas del Medio Oeste estadounidense.

En las expediciones por el territorio de Estados Unidos iban hombres a caballo a los que acompañaban en muchos casos sus esposas e hijos, y carretas tiradas por bueyes, que eran más fiables que las de mulas, aunque se movían más lentamente. Los viajeros a caballo iban más rápidos, hasta ocho leguas por jornada.

Los caballos procedecían mayoritariamente de las marismas del Guadalquivir. A lomos de caballos, y con sus pertrechos tirados por bueyes o mulas, se trazaron los caminos que recorrerían una gran parte de lo que hoy son los Estados Unidos. Las leguas medían la distancia que podía ser recorrida en una jornada. Es una medida cambiante, no estrictamente aritmética, sujeta a las fuerzas del animal o persona que debía recorrerla.

¿Cuáles eran los objetivos de los expedicionarios españoles?

Según Luis Laorden, eran tres: “Oro, Gloria y Dios”, es decir enriquecimiento y éxito personal a la vez que un objetivo evangelizador en la fe católica, encarnado por los misioneros. Cuando los españoles abrían los caminos y avanzaban por el territorio iban creando núcleos de población y asentamientos, que fueron de tres tipos:

  1. Presidios o fuertes militares creados para vigilar las zonas fronterizas.
  2. Misiones o asentamientos destinados a los indios para asimilarlos a la cultura española y sedentarizarlos. Formaban parte de la política evangelizadora de la corona Española para extender su presencia en el nuevo territorio. Las misiones solían estar alejadas de los centros urbanos.
  3. y también: pueblos, haciendas y ranchos para el establecimiento de los colonos civiles. Los pueblos se organizaban con un trazado en damero y calles que salían de la plaza principal. En ella se establecían: el cabildo, la catedral, el gobierno, comercios y casas de notables y trascurría la vida pública y comercial además de las fiestas religiosas. Las haciendas eran un modelo de organización social y agropecuaria importado de Andalucía. Finalmente los ranchos eran concesiones de la corona española, lo que permitía el asentamiento y otorgaba derechos de pastoreo en extensiones específicas de tierra.

Al mismo tiempo los caminos estuvieron jalonados por iglesias y construcciones civiles además de fondeaderos o lugares para hacer un alto en el camino. Se crearon ciudades que han pervivido en el tiempo como Santa Fe, San Francisco o Los Angeles.

El explorador Juan de Oñate

La presencia española en territorios actualmente pertenecientes a los Estados Unidos de Norteamérica comienza con Juan de Oñate y Salazar, explorador criollo nacido en Pánuco, Zacatecas, México, en 1550. Él capitaneó las primeras expediciones por el Suroeste de Estados Unidos y creó los primeros asentamientos en la región, en los actuales estados de Nuevo México y Texas.

Fue su esposa Isabel de Tolosa Cortés de Moctezuma, hija del conquistador español Juan de Tolosa y de Leonor Moctezuma, hija del emperador azteca Moctezuma Xocoyotzin. Isabel era nieta de Hernán Cortés.

Su objetivo principal era difundir la fe católica entre los nativos americanos y establecer nuevas misiones. Otros objetivos eran encontrar oro, plata y piedras preciosas.

Misa tras cruzar Juan de Oñate Río Grande (© Esther Merchán)

La primera expedición comenzó en 1598 y es el comienzo del Camino Real. Atravesaron el Río Bravo por el Paso del Norte, y crearon las ciudades de El Paso y Ciudad Juárez. Continuaron remontando el río hasta llegar a la actual Texas, en el estado de Nuevo México. En San Juan de los Caballeros creó la primera iglesia católica de los actuales Estados Unidos. Fundó la provincia de Santa Fe de Nuevo México y se convirtió en el primer gobernador de la provincia.

Alcanzaron las montañas de San Francisco, en Arizona, donde tras encontrar plata, reclamaron su posesión. Oñate regresó a Acoma para castigar severamente una rebelión indígena que dejó 11 colonos y 13 españoles muertos. Debido a su crueldad, el rey Felipe III ordenó a Oñate acudir a la Ciudad de México para ser investigado y responder a las acusaciones en su contra. Fue juzgado y condenado por crueldad con los indígenas y colonos, exiliado, multado y privado de sus títulos. ​Se le desterró de Nuevo México a perpetuidad y de la Ciudad de México por cuatro años.

Con el tiempo consiguió limpiar su nombre y, en segunda instancia fue absuelto de todos los cargos. Regresó a España, donde el rey le nombró jefe de los inspectores de minería de toda España. Murió en Guadalcanal (Sevilla) en 1626.

Gaspar Pérez de Villagrá, un capitán de la expedición, relató la crónica de la conquista de Oñate de los pueblos indígenas de Nuevo México en su poema épico Historia de la Nueva México (1610).

Villagrá nació en la ciudad de Puebla de los Ángeles, Nueva España, en 1555. Estudió leyes en Salamanca y se graduó de bachiller en 1576, año en el que regresó a Nueva España con su padre.

Villagrá es relevante para las historias literarias de España, México y Estados Unidos. De España, por ser un representante tardío de la épica; de México, porque su obra se sitúa en los comienzos de su literatura colonial, y de Estados Unidos, porque publicó su poema diez años antes de la llegada de los primeros peregrinos del Mayflower, los que le convierte en su primer autor.

El Camino Real de Tierra Adentro

Como se ha dicho más arriba, en Estados Unidos hay diecinueve caminos que cuentan con la distinción oficial de “Caminos Históricos Nacionales”. Cinco de ellos fueron españoles antes de ser estadounidenses y conservan el nombre español. También las ciudades que jalonan los caminos conservan en gran parte el nombre español.

Caravana del Camino Real (© Esther Merchán)

El más antiguo es el “Camino Real de Tierra Adentro” de 2.560 kilómetros. Unía Ciudad de México, capital del virreinato de Nueva España, con la ciudad de Santa Fe en el norte, capital de la provincia española de Nuevo México. Este camino tiene la calificación de Patrimonio de la Humanidad otorgada por la UNESCO en 2010. Empezó siendo una prolongación del llamado “Camino de la Plata” en Nueva España, que unía Ciudad de México, capital del virreinato, con las minas de plata de Zacatecas y Guanajuato a partir de 1546.

El motivo del rey Felipe II para ordenar en 1583 la prolongación del camino existente fue tomar posesión y poblar el territorio situado más al norte que recibiría el nombre de Nuevo México. También se quería saber si había riquezas en el nuevo territorio y al mismo tiempo investigar la posible existencia de un paso marítimo, el llamado “paso del Norte”, para facilitar la comunicación con el Mar del Sur, descubierto no hacía mucho, y que empezaba a tener un comercio importante.

© National Historic Trails (detalle del Camino Real de Tierra Adentro)

El jefe de la expedición, Juan de Oñate, firmó las Capitulaciones el 21 de septiembre de 1595 en Ciudad de México exigiendo que figurase el otorgamiento por parte del Rey del título de hidalgos con el tratamiento de “Don”, (De Origen Noble), para todos los que le acompañasen.

El 30 de abril de 1598, los españoles dieron gracias a Dios después de cruzar el rio Bravo del Norte y celebraron la primera ceremonia de Acción de Gracias en el territorio que actualmente es Estados Unidos.

El recorrido de Oñate, representado en el primer mapa del interior del continente norteamericano, fue dibujado en 1602 por el ingeniero, cartógrafo, científico y editor Enrico Martínez.

(En la siguiente entrega: el Camino Real de los Tejas y el Camino de Juan Bautista de Anza)


Bibliografía disponible en la Biblioteca Hispánica (AECID) de los Caminos Históricos Españoles en Estados Unidos

¿Sabías que desde hace más de 50 años se celebra el Mes de la Herencia Hispana en EEUU?

¿Sabías que la ciudad más antigua de EEUU la fundó un español?


ENTRADAS RELACIONADAS:

XIII Congreso Internacional de Caminería Hispánica

Una exposición bibliográfica sobre “lenguas indígenas americanas”

España y la aventura del Mar del Sur


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search