Juan Andrés bibliotecario: 25 años de Juan Andrés y la Escuela Universalista


En esta entrada se recoge la ponencia de Araceli García Martín sobre la faceta como bibliotecario del jesuita Juan Andrés (1740-1817) en las Bibliotecas Capilupi y Real de Nápoles. Se ofrecen otros materiales e información sobre el Congreso “25 años de Juan Andrés” así como el programa, que ha tenido lugar los días 28 y 29 de enero.


A los 25 años del inicio de la reconstrucción y edición de la obra del creador de la Historia de la Literatura Universal y Comparada, el Instituto Juan Andrés hace balance y reproyecta los estudios sobre la Escuela Universalista Española.

Personalidad de Juan Andrés

El jesuita Juan Andrés (Planes, 1740- Roma, 1817) es uno de los más destacados ilustrados españoles que compartió, entre otras, las profesiones de docente y bibliotecario. Entre los bibliotecarios españoles no es muy conocido, por lo que, dada la valía de su trabajo, es una labor impostergable dar a conocer su personalidad y su obra entre nuestros compañeros de profesión.

La participación en el Congreso Internacional que inaugura las conmemoraciones que se irán celebrando a lo largo de todo el año 2022, motivadas por los 25 años que el Instituto Juan Andrés de Comparatística y Globalización viene dedicando al estudio y edición de su obra, nos brinda una oportunidad de difusión que no podemos desaprovechar.

La historia personal de nuestro erudito habla de esfuerzo, vocación, talento y generosidad.

Después de sus años de formación y tras haber sido profesor en una universidad modesta y pionera (la de Gandía), sufrió la expulsión de su orden y el largo y penoso tránsito con sus compañeros jesuitas. El estudio se convirtió en su modo de subsistencia, sobre todo en Córcega y después en Ferrara (probablemente por delegación de Aymerich, el gran profesor y decano de la expedición).

Tuvo la fortuna de ser acogido durante más de veinte años por la familia más reputada y rica de Mantua, los Capilupi, lo que le permitió dedicarse con tranquilidad y entrega al estudio y a la consulta y organización de la biblioteca de esta importante familia.

Siendo célebre y muy valorado por los círculos ilustrados y eruditos de su época, de nuevo tuvo que huir ante la llegada de las tropas napoleónicas a Mantua. Su refugio fue Nápoles, donde trabajó como bibliotecario en la inmensa Biblioteca Real de Nápoles. En esta ciudad, fue tal su prestigio intelectual, que le mantuvieron en su puesto los sucesivos regímenes políticos de la ciudad.

Biblioteca Nacional Vittorio Emanuele III (Sala de raros), Nápoles.

Vivió en lucha permanente a fin de defender la gran Biblioteca a salvo de intereses oscuros y del latrocinio. Su táctica de protección de la Biblioteca Real de Nápoles consistió en escribir el texto que describe su catálogo y personalidad en latín e incluirlo como prólogo en otra obra de temática no estrictamente bibliotecaria: la Anécdota Graeca et Latina.

Aunque prácticamente toda su obra está regada de conceptos bibliotecarios y comentarios bibliográficos, su trabajo práctico de bibliotecario se aprecia de un modo muy claro en el catálogo de manuscritos de la biblioteca de la familia Capilupi, y en el prólogo al libro anteriormente mencionado: Anécdota Graeca et Latina, donde nos habla de la Biblioteca Real de Nápoles.

La última etapa de su vida estuvo marcada por las penalidades de la ceguera y la cruel persecución de quienes no le perdonaron su gran conocimiento de la Biblioteca. A pesar de los mil obstáculos que tuvo que superar, siempre se mantuvo fiel a su orden, a la cultura científica, a los libros y a las bibliotecas, y a estos asuntos entregó su vida.

Parte de su fortaleza se la legó el espíritu de su orden, que valoraba tal vez como ninguna otra el conocimiento y su capacidad de preparar a los hombres para vivir una vida más rica y consciente.

Las bibliotecas y la Compañía de Jesús

Para entender en su verdadera magnitud los textos de Andrés es imprescindible conocer mínimamente la ideología y principios de la Compañía de Jesús, pues marcarán de manera determinante la personalidad de nuestro autor.

Para los jesuitas es especialmente importante el sentido de la norma, y la aplicaban a todo, también a la hora de organizar sus bibliotecas, base de su misión apostólica y educativa, según lo estableció Ignacio de Loyola.

Juan Andrés hizo suyas estas ideas. Desempeñó la profesión de bibliotecario desde el interés erudito que tenía por los libros, pero también pensando en la capacidad de enriquecimiento de la vida de las personas. Su misión profesional, y hasta pastoral, era hacer llegar este bien a la sociedad.

El pensamiento de Juan Andrés queda declarado en sus propios escritos, y de una manera totalmente familiar y sencilla en las cartas que escribía a su hermano Carlos en España, desde Italia, o en el prólogo de la Anécdota Graeca et Latina.

Sin duda Juan Andrés conocía bien las técnicas para poder publicar obras que buscan informar al mundo y proteger de una posible destrucción de aquello que él valora especialmente, como son las bibliotecas, eliminando toda posibilidad de sospecha en quienes debían autorizarlas. Su texto sobre La Biblioteca Real de Nápoles, escrito en latín y cobijado en otro libro, es buen ejemplo de ello.

La dirección de las bibliotecas, sus materias y clasificación de fondos

Los jesuitas se cuentan entre los más expertos bibliógrafos del siglo XVIII, pues eran los que contaban con bibliotecas más abundantes y necesitadas de catálogos realizados de modo profesional. La abundancia de obras obligaba no sólo a describir los libros, sino a clasificarlos temáticamente para facilitar su uso según intereses científicos. Utilizaron los sistemas clasificatorios propios de las distintas épocas.

Por su erudición, muchos jesuitas españoles llegaron a ser directores de importantes bibliotecas italianas durante el siglo XVIII y comienzos del XIX: Lorenzo Hervás, de la Biblioteca Pontificia del Quirinal en Roma; Juan Andrés, de la Biblioteca Real de Nápoles; Luciano Gallissà, de la Biblioteca pública y universitaria de Ferrara. En esta misma biblioteca dirigió Joaquín Pla Ferrusola la sección oriental. El abate Esteban Arteaga López dirigió la biblioteca del embajador de España en Roma José Nicolás de Azara.

Podemos conocer cómo eran las bibliotecas de los jesuitas en España, dada la dispersión que se produjo tras su expulsión y a pesar de la falta de catálogos, recurriendo a los inventarios realizados por las Juntas de Temporalidades constituidas tras la expulsión, que siguieron las directrices de una Pragmática sanción, fechada el 2 de abril de 1767 de la cual fue mentor Pedro Rodríguez de Campomanes. El método de las Juntas de Temporalidades se convirtió en un referente de la normalización descriptiva de los libros españoles, muy reconocido por la biblioteconomía internacional. Tanto es así que las colecciones bibliográficas expropiadas por la Revolución francesa siguieron en buena parte los criterios de catalogación prescritos por Campomanes.

Rasgos que definen a Juan Andrés como bibliotecario y bibliógrafo

  • El conocimiento y cumplimiento de las normas y preceptos de la Compañía de Jesús en lo que se refiere al libro y a las bibliotecas.
  • Su gran erudición en diferentes ramas científicas, con la que enriquece sus comentarios bibliográficos, que abarcan desde la historia de la literatura a la crítica literaria.
  • Su labor de difusión orientada, en última instancia, a la formación y a la educación, tanto como a la protección de la cultura; es decir, de las bibliotecas y los libros.
  • El conocimiento de los repertorios bibliográficos que se manejaban en su época, que él compara, enmienda y enriquece.
  • El conocimiento de los personajes ilustres que crearon las grandes bibliotecas europeas y a los autores de los libros fundamentales.
  • La publicación de libros y la edición de códices manuscritos antiguos por su interés para la cultura.
  • Valoración de la apertura al público de las grandes bibliotecas reales o de personalidades.
  • Juan Andrés se expresa en primera persona y emite juicios de valor muy personales. El género epistolar le permite un gran acercamiento al lector.
  • Finalmente, es astuto y sabe solventar censuras oficiales y situaciones de riesgo que hagan peligrar una determinada publicación.

Sugerencia de lectura

El mejor acercamiento a Juan Andrés se da cuando leemos su obra.

Gracias a la labor de reedición y recuperación de textos clásicos de importancia fundamental para la cultura universal, podemos disfrutar de la obra de Juan Andrés La Biblioteca Real de Nápoles, bajo la edición literaria de P. Aullón de Haro, F.J. Bran y D. Mombelli. Este libro recupera una pieza fundamental de la obra del Andrés bibliotecario y le da un lugar propio e individual a lo que en su tiempo se editó como Prólogo a una obra de carácter más general: la Anécdota Graeca el Latina.

Su reseña bibliográfica se completa con los siguientes datos: Madrid, Instituto Juan Andrés / Fundación Pastor [Colección Biblioteca], 2020. 16×24 cm (tapa dura); 360 páginas, ISBN: 978-84-120587-7-2


Programa del Congreso

Noticia del Congreso en el tablón de anuncios de la Biblioteca

Disertación de clausura del Congreso Internacional “25 años de Juan Andrés”, por Luis Enrique Ramos Guadalupe, sobre Benito Viñes, maestro de la ciencia meteorológica.


ENTRADAS RELACIONADAS:

Celebración del “Día de las Bibliotecas” con la noticia de una nueva obra de Juan Andrés, bibliotecario ilustrado

Repertorio de autores de la «Escuela Universalista Española» en la Biblioteca Digital AECID

La contribución de la Biblioteca AECID a la exposición “Juan Andrés y la Escuela Universalista Española”


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.