Breve aproximación al grabado contemporáneo en Iraq (parte I)

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Ángeles Conde es licenciada en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Historia Internacional por la London School of Economics y Máster en Estudios Árabes e Islámicos por la Universidad Autónoma de Madrid. Ha desarrollado su carrera profesional principalmente en el Banco de España, donde ha trabajado primero como documentalista y luego como traductora. Desde hace veinte años dedica su tiempo libre al grabado calcográfico. Esta contribución se basa en su trabajo de fin de máster (TFM) presentado en la Universidad Autónoma de Madrid en julio de 2020, que ha sido publicado en el sitio web de la UAM.


Apenas se ha escrito sobre la obra gráfica contemporánea en el mundo árabe, tal vez porque, como en muchos otros lugares, esta manifestación artística ha quedado oscurecida por disciplinas como la pintura o la escultura. Sin embargo, el grabado contemporáneo desempeñó –en algunos países, como Iraq– un papel muy relevante en la creación de un nuevo lenguaje,  que trataba de romper con el pasado artístico reciente y ofrecer una respuesta a determinados acontecimientos históricos. Con la intención de remediar este olvido, examinaremos los inicios del grabado y su evolución durante los años sesenta y setenta del siglo pasado en el mundo árabe y, en concreto,  en Iraq; mencionaremos brevemente a algunos de los primeros grabadores; y recuperaremos –en sucesivas contribuciones– a un artista olvidado cuya obra es un claro ejemplo de ese nuevo lenguaje, y que desarrolló gran parte de su carrera artística en la España de los años setenta: Faik Husein.

Modern Arab art : formation of Arab aesthetics, signatura 4-59333, con cubierta de Dia al-Azzawi.

Las dos fuentes de información fundamentales para el estudio de este tema son el artículo de la poeta, escritora y crítica iraquí May Muzaffar, “Graphic Art in the Arab World”, incluido en Modern Arab Art: formation of Arab aesthetics, de Nada Shabout, en el que Muzaffar expone de manera concisa la historia del grabado contemporáneo en el mundo árabe y presenta una pequeña selección de artistas gráficos contemporáneos de las distintas generaciones. El segundo artículo esencial para conocer el desarrollo inicial del grabado en Iraq es “Modern Iraqui Graphic Art”, escrito en 1987 por el pintor y grabador Rafa al-Nasiri y publicado en la revista Gilgamesh: A Journal of Modern Art.

El período fundacional del grabado árabe contemporáneo se sitúa en torno a los años sesenta del siglo XX. Fue en esa década cuando numerosos artistas que habían estudiado en Europa, Estados Unidos y otros lugares con becas de sus Gobiernos regresaron a sus países de origen y empezaron a enseñar grabado y sus diferentes técnicas en Escuelas o Facultades de Bellas Artes, donde, además, contribuyeron a crear departamentos de gráfica. Estos primeros grabadores no solo se limitaron a la enseñanza del grabado o a exponer su obra en sus países, sino que también participaron activamente en exposiciones panárabes e internacionales de obra gráfica.

A su vuelta, los artistas se establecieron principalmente en Egipto, Líbano e Iraq, ya que sus capitales eran los centros artísticos por excelencia de aquellos años. Entre ellos se encontraban Mariam Abdel Aleem, formada en Estados Unidos y profesora en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Alejandría, cuyo compromiso con esta disciplina queda demostrado por su participación en la creación de la Sociedad Egipcia del Arte del Grabado; Hussein Madi, libanés educado en Roma, que enseñó grabado en la Academia Libanesa de Bellas Artes y en la Universidad del Líbano; y el iraquí, formado en China, Rafa al-Nasiri, el grabador árabe que más ha influido en las generaciones posteriores.

Contaminación “Slem” (1993), de Mariam Abdel Aleem, en Breaking the veils : women artists from the Islamic world, signatura 4-22289, y grabado sin título de Rafa al-Nasiri (1967), en Modern Islamic art : development and continuity, signatura 4-37295.

Entre los pioneros del grabado contemporáneo en otros países árabes cabe destacar a Rafik Lahham, el primer artista jordano especializado en grabado, por el papel desempeñado en el fomento y la difusión de esta expresión artística; la kuwaití Munira al-Kazi que descubrió en Londres el grabado y, en concreto, el aguafuerte; Moustafa al-Hallaj, artista sirio de origen palestino considerado un icono de las artes gráficas árabes contemporáneas; así como el sudanés Mohammad Omar Khalil.

Vision of the East (1962), de ©Munira al-Kazi.

Los artistas que fueron pioneros del arte contemporáneo en Iraq y que fraguaron la identidad artística iraquí habían estudiado grabado en el extranjero como parte de sus clases de pintura, aunque no lo consideraban una disciplina artística en sí misma. La contratación de artistas extranjeros para enseñar grabado en Bagdad en la década de los sesenta y el regreso al país, en los años setenta, de la denominada segunda generación de artistas, entre los que se encontraba el fundador del departamento de gráfica en el Instituto de Bellas Artes de Bagdad, Rafa al-Nasiri, que también participó, junto a Dia al- Azzawi y Saleh al-Jumai’e en la creación de lo que Pocok denomina el “Graphic Movement”, impulsaron el nacimiento del grabado contemporáneo en el país.

El inicio y primer desarrollo del grabado coincide con lo que un artista de la talla de Dia al-Azzawi considera el acontecimiento más relevante que caracterizó el arte, la literatura y la política de aquellos años: el golpe de estado de 1963, que llevó a los artistas –también a los grabadores– a buscar otro lenguaje artístico más abstracto y hermético con el que expresarse.

Por aquellos años, los grabadores contemporáneos iraquíes participaron de forma activa en exposiciones individuales y colectivas, tanto nacionales como internacionales. En Iraq, los centros en los que exponían sus obras eran la Galería Nacional de Arte Moderno;  el hall de la Sociedad de Artistas Iraquíes, cuya construcción había sido financiada, al igual que la Galería Nacional, por la Fundación Gulbenkian, y la Galería Al-Wasiti, que fue la primera galería privada de Bagdad. El Centro Cultural Checoslovaco, establecido en 1962, organizó asimismo, algunas exposiciones de grabado. En la región, la Gallery One, de Beirut, y la Sultan Gallery, de Kuwait, también acogieron por aquellos años muestras de estampas contemporáneas iraquíes.

En un  ámbito más internacional, Salim al-Dabbagh, Rafa al-Nasiri, Hashim Samarchi y Yahya al-Sheikh, que se pueden considerar los primeros grabadores iraquíes “profesionales”, expusieron en 1966 aguafuertes, aguatintas, puntas secas y linograbados en la Neue Berliner Galerie de la República Democrática Alemana. La obras de los grabadores iraquíes también se mostraron en exposiciones y bienales internacionales de obra gráfica: Leipizig (1965), donde Samarchi recibió una mención de honor, Lisboa (1968), Lieja (1969), Cracovia (1970), Buenos Aires (1971), Ljubliana (1971), y después Bradford (1979).

A la izquierda, Inspiration from a poem (1999), de ©Suad al-Attar. A la derecha, estampa de Salim al-Dabaggh ©Centro de Arte Moderna Gulbenkian.

El Centro Cultural Iraquí en Londres, dirigido por el hoy en día reputado artista iraquí Dia al-Azzawi, organizó también en Londres la Primera Exposición de Arte Gráfica del Mundo Árabe (1978) y la Tercera Bienal Mundial de Arte Gráfico (1980), que reunió a grabadores de todo el mundo, incluidos los iraquíes Suad al-Attar, Dia al-Azzawi, Salim al-Dabbagh, Mehdi Moutashar, Rafa al-Nasiri y Saleh al-Jumai’e.

Póster del pabellón iraquí en la Primera Bienal Árabe de Bagdad (1974), en Modern Art Iraq Archive, Item #532.

En el pabellón iraquí de la Primera Bienal de Arte Árabe, celebrada en Bagdad en 1974, donde la artes gráficas tuvieron gran relevancia pues se consideró, en palabras de Azzawi, que “constituyen un descubrimiento que tendrá importancia para el movimiento árabe”, encontramos grabados de Muayad al-Adhami, Yahya al-Sheik y Faik Hussein, artista este último que por aquel entonces ya residía en España y que será objeto de dos nuevas entradas en este blog.


ENTRADAS RELACIONADAS:

Faik Husein, un artista iraquí en la España de los años setenta (parte II)

Faik Husein, un artista iraquí en la España de los años setenta: obra gráfica (parte III)

La donación de libros iraquíes de Abdul Hadi Sadoun

Donaciones significativas para la Biblioteca Islámica en 2015-2016 a modo de patrocinio cultural



Citar este post
biblioaecidmadrid (2022, 14 febrero). Breve aproximación al grabado contemporáneo en Iraq (parte I). La reina de los mares. Recuperado 22 de febrero de 2024, de https://doi.org/10.58079/tkww

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Carlos dice:

    En España, 28 de abril de 1974, el semanario Los domingos de ABC publica un artículo sobre la Primera Bienal de arte árabe en Bagdad signed by Carlos Calderón Iruegas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search