La “Colección Filipinas” en la Biblioteca Hispánica. Parte 2/6. Primeros años de la imprenta en Filipinas

Nota: Se recomienda abrir esta entrada en Mozilla Firefox o Google Chrome para su correcta visualización.

Continuamos con la segunda entrega de la serie de artículos dedicados a la bibliografía de Filipinas en la colección de la Biblioteca Hispánica (AECID) que se publica con motivo de la conmemoración de los 500 años de relaciones hispano-filipinas, que tendrá lugar en 2021.

Araceli García Martín, directora de la Biblioteca AECID es la autora de esta serie. En el artículo de hoy profundiza en los primeros años de la imprenta en Filipinas marcados por el protagonismo de las órdenes religiosas y reseña algunos títulos significativos de esta primera etapa.


La historia común entre Filipinas y España comienza en el año 1521, cuando  la expedición de Magallanes descubrió algunas islas del archipiélago,  pero no fue hasta 1565, con la llegada de Miguel López de Legazpi y el cosmógrafo agustino Andrés de Urdaneta, cuando se iniciaron los asentamientos de españoles. La administración del territorio se realizaba desde el virreinato de Nueva España.

Tarea prioritaria, como en todos los territorios conquistados por españoles, era ganar para la fe católica a los habitantes del lugar. Las órdenes religiosas fueron llegando: después de los agustinos, en 1565, los franciscanos en 1578 y los jesuitas desde 1581 hasta 1768, fecha en que fueron expulsados, y desde 1859, en que pudieron regresar. En 1587 llegaron los dominicos y en 1606 los agustinos recoletos, reconocidos como orden religiosa en 1912.

Universidad de Santo Tomás, la más antigua de Asia.

Las órdenes religiosas, necesitadas de libros para llevar a cabo su misión evangelizadora, serán las introductoras y administradoras de las primeras  imprentas en Filipinas, y las responsables de la educación, para lo que crearon universidades y colegios. Las instituciones educativas iniciales fueron: el Colegio de la Compañía de Jesús, que funcionó entre 1595 y 1768, que impartía enseñanzas universitarias tanto a estudiantes españoles como filipinos y contaba con imprenta propia; y la Universidad de Santo Tomás, fundada en 1611 por el dominico Miguel de Benavides para preparar al clero en su misión evangelizadora. En 1626 ya contaba con imprenta propia.

La fuerte unión entre México y Filipinas se materializaba en todos los órdenes: el político, el administrativo, el económico y el religioso. Esto último se aprecia al constatar que el año 1579 el dominico Domingo de Salazar, misionero en México, es nombrado obispo de Filipinas por Gregorio XIII. Durante casi 2 siglos fue frecuente que muchos religiosos españoles iniciaran su vida misionera en América Latina (sobre todo en México) antes de pasar a prestar sus servicios en Filipinas. No se estableció diócesis en Manila hasta 1594. Este hecho ayudó a impulsar la imprenta de tipos móviles con un papel más autónomo en el siglo XVII, aunque se aprecia durante mucho tiempo la fuerte relación entre las imprentas de México y Filipinas.

Los religiosos debían realizar libros para cumplir sus funciones docentes y evangelizadoras, pero también realizaban completos documentos en los que informaban a las jerarquías de sus órdenes de sus aconteceres diarios. El libro se convirtió muy pronto en el mejor y más permanente testigo de los acontecimientos y el recurso al que se podía recurrir para planificar cualquier futura actuación en el mismo terreno o en otros lugares.

El valor de aprender de la experiencia y la importancia de mantener informados a los más altos estamentos se producía tanto en el ámbito religioso como en el civil, y esto se refleja en los libros.

T. Medina

Como se dijo en la primera entrega de esta serie, fuentes ineludibles de los primeros años de la imprenta en Filipinas son José Toribio Medina[1], y Wenceslao Retana [2][3]. Por ellos sabemos que antes de contar con imprenta de tipos móviles, ya empezó a funcionar en Filipinas la impresión mediante tablas grabadas o  xilográficas, sistema utilizado en China. Con este sistema se compusieron las primeras obras impresas en Filipinas y de las que no nos ha llegado ningún ejemplar: la Doctrina cristiana tagalo-española y la Doctrina cristiana en lengua y letra china, impresas en Manila en 1593 en la imprenta de los dominicos por oficiales chino-filipinos.[4]

El introductor de la imprenta europea es el dominico Francisco Blancas de San José, que la construyó con la ayuda del chino cristiano Juan de Vera y la instaló en el Hospital de San Gabriel. El primer impreso tipográfico, del que tampoco se conservan ejemplares, fue el Libro de las excelencias del Rosario de nuestra Señora, y sus misterios, en lengua tagala, de Francisco Blancas de San José, de 1602. Del mismo autor es el libro más antiguo del que se conservan ejemplares: el Arte y Reglas de la lengua tagala, de1610, impreso por Tomás Pimpín. En 1626 la imprenta se trasladó del Hospital al Colegio y Universidad de Santo Tomás.

W. Retana, Foto ©Alviach c.1901

Según Retana, esta imprenta se prestaba a otras órdenes religiosas, y en ella se publicaron el Vocabulario de lengua tagala… del padre San Buenaventura impresa en 1613 y las Constituciones de esta  provincia de San Gregorio de Filipinas de la Orden de S. Francisco, de 1655, ambas de los franciscanos. Del mismo modo, algunas obras dominicas fueron impresas en prensas franciscanas.

Para Retana, los franciscanos contaron con imprenta en 1692, y  rechaza con fundamentos la fecha que había dado Medina: 1606. La razón de Retana es que aunque en el Vocabulario de lengua tagala…del padre San Buenaventura consta la fecha de 1613, este dato puede referirse a la fecha de escritura, mientras que su impresión se realizó mucho después.

La imprenta de los franciscanos ocupó diferentes sedes en distintos barrios de Manila.

Obras franciscanas en la Biblioteca Hispánica:

 –Chronicas de la apostolica provincia de S. Gregorio de Religiosos Descalzos de N.S.P.S. Francisco en las Islas Philipinas, China, Japon,  (signatura 3RC-289),  de Juan Francisco de San Antonio, impresa en la imprenta del convento de Ntra. Sra. de Loreto, a cargo de Juan de Sotillos entre 1738-1741. Según señala Medina es una obra sobresaliente. La primera parte describe las islas Filipinas con gran lujo de detalles, lo que hacía al libro muy útil para los marinos, que lo utilizaran como derrotero. Para Medina esta es la causa de que se conserven pocos ejemplares.

Tampoco existe un acuerdo entre Medina y Retana sobre la fecha de origen de la imprenta de los jesuitas, cuya historia se mezcla curiosa y pragmáticamente con la de los agustinos.

Según Medina existe desde 1610 en el Colegio de la Compañía de Jesús en Manila. Se basaba para dar la fecha en el pie de imprenta que aparece en la traducción en lengua bisaya de la Doctrina christiana del cardenal Roberto Belarmino… escrita por el jesuita Cristóbal Jiménez e impresa en Manila por Manuel Gómez, español llegado a Filipinas expresamente para montar el taller tipográfico.

Para Retana la imprenta de los jesuitas fue comprada a los agustinos de Filipinas no antes de 1622 y su origen es japonés. La historia de esta imprenta comienza en Japón el año 1602, fecha de la llegada de los agustinos al país para fundar misiones, conventos e iglesias. En 1612, debido a las persecuciones tras el edicto de expulsión y exterminio contra los cristianos, los agustinos trasladaron la imprenta a Manila y posteriormente se la vendieron a los jesuitas.

En 1641 se publicó en la imprenta del Colegio de la Compañía la Relacion del illvstre … martyrio de quatro Embaxadores Portugueses… en la Ciudad de Nangasaqui, a cargo del impresor Raimundo Magisa.

En 1767, tras la expulsión de la Compañía de Jesús, su imprenta, junto con el resto de bienes, fueron incautados por el Estado. En 1771 retomó su funcionamiento en el Seminario Eclesiástico de Manila.

En la Biblioteca Hispánica se puede destacar la obra de la imprenta de la Compañía de Jesús Labor evangélica, de Francisco Colín, publicada en Madrid por José Fernández Buendía en 1663 (signatura 3RC-754).

De los AGUSTINOS se puede destacar la siguiente obra de la Biblioteca Hispánica:

Diccionario geográfico-estadístico-histórico de las Islas Filipinas (varios ejemplares, signaturas 3R-1199-2 / 3R-1197 / 3R-557 ),  publicado en Madrid en 1851, obra del agustino  Fr. Manuel Buzeta y que lleva el sello del Consejo de la Hispanidad, origen de la colección de la citada biblioteca.

De los dominicos está en dicha biblioteca el Manual de medicinas caseras, del misionero dominico Fernando de Santa María (signatura 3R-1247), que ofrece una importante visión de la medicina popular y las plantas medicinales filipinas. Se cuenta con la edición de 1863, cuyo original es de 1768.

Algunas obras más durante los primeros años de la imprenta en el Archipiélago

A continuación se destacan algunas obras de la Biblioteca Hispánica que son interesantes para entender los primeros años de la imprenta en Filipinas y su vinculación con México, así como la importancia de plasmar en un libro informes útiles para la administración civil del Estado, cuyo centro estaba en Madrid. Es importante reseñar que entre los órdenes religioso y civil o militar había intereses comunes, necesidades compartidas, y por eso no siempre se puede hacer una separación tajante entre ambos estamentos, colaboradores necesarios y naturales entre sí:

Sucesos de las Islas Filipinas (varios ejemplares, signaturas 3R-3962 y 3R-3511 y 3R 3512 y 3R -3513) de Antonio de Morga, publicada en México en 1609. En ella se relata, cronológicamente, la historia de Filipinas, se describe la colonia española y se incluye un estudio etnográfico de los indios filipinos. Las fuentes para la redacción de la obra fueron principalmente los informes y las crónicas de los frailes que evangelizaban el nuevo territorio. El autor desempeñó los cargos de teniente de gobernador y capitán general y fue el primer oidor de la Audiencia de Manila. Se conservan muy pocos ejemplares de esta obra, que se ha reeditado varias veces en su lengua original, en inglés, japonés y tagalo y se ha editado en forma de facsímil en la Librería General de Victoriano Suárez de Madrid, en 1909.

Misterios de Filipinas, del militar y escritor Antonio García del Canto, publicada en Madrid en1858. (Signatura 3V-360)

Expedición a Joló, 1876: bocetos del cronista del Diario de Manila, del artista y grabador Baltasar Giraudier,  publicado en Madrid en 1876 (Signatura 3RG-78, 3RG-79)

Lámina de la Ilustración filipina: periódico quincenal (detalle), n. 5, 1859.

NOTAS:

[1] MEDINA, José Toribio, La imprenta en Manila desde sus orígenes hasta 1810 / por J.T. Medina. – Valencia : Librerías París-Valencia, 1993.

MEDINA, José Toribio, La imprenta en Manila desde sus orígenes hasta 1810 :adiciones y ampliaciones / por J.T. Medina. – Valencia : Librerías París-Valencia, 1992.

MEDINA, José Toribio, Bibliografía española de las Islas Filipinas (1523-1810) / por J.T. Medina. – Santiago de Chile : Imprenta Cervantes, 1897.

[2] RETANA, Wenceslao, Orígenes de la imprenta filipina : investigaciones históricas, bibliográficas y tiográficas [1593-1640] / W. E. Retana. – Madrid :Librería General de Victoriano Suárez, 1911.

RETANA, Wenceslao, La imprenta en Filipinas : adiciones y observaciones a “La imprenta en Manila” de J. T. Medina / W. E. Retana. – Madrid : Vda.de M.Minuesa de los Ríos, 1899.

RETANA, Wenceslao, Tablas cronológica y alfabética de imprentas e impresores de Filipinas (1593-1898) / W. E. Retana. – Madrid : Librería General de Victoriano Suárez, 1908.

RETANA, Wenceslao, Aparato bibliográfico de la historia general de Filipinas: deducido de la colección que posee en Barcelona la Compañía general de tabacos de dichas islas /W. E. Retana. Madrid: Imprenta de la sucesora de M. Minuesa de los Ríos, 1906. V. 1. 1524-1800. — v. 2. 1801-1886. — v. 3. 1887-1905; 1811-1905 (El periodismo filipino).

[3] También fundamental para conocer las obras que se ocupan de la historia de Filipinas, y que se ha consultado para la redacción del presente documento, es  Obras clásicas para la historia de Filipinas por Antonio Memije Molina, Fundación Histórica Tavera (Madrid), signatura 2CD-7.

[4] Para ampliar la información sobre los inicios de la imprenta es interesante la siguiente obra: Shih-Lu = Apología de la verdadera religión : ¿primer libro impreso en Filipinas? = Testimony of the true religion : first book printed in the Philippines?, por Juan Cobo, Antonio Dominguez, Alberto Santamaria, Fidel Villarroel, Universidad Pontificia de Santo Tomás de Manila. 


ENTRADAS RELACIONADAS:

La “Colección Filipinas” en la Biblioteca Hispánica (Partes 1-6) y otros artículos relacionados. – Bajo la etiqueta “Colección Filipinas” se reúnen las entradas publicadas hasta el momento sobre dicho país, así como la serie que completará a esta entrada.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.