Sor Juana Inés de la Cruz: de la agudeza barroca al racionalismo ilustrado

La Biblioteca de la AECID con motivo de la V edición del Día de las Escritoras 2020 que promueve la Biblioteca Nacional de España hoy 19 de octubre, se suma a esta celebración con una exposición y esta reseña bio-bibliográfica de la destacada figura de las letras novo-hispanas Sor Juana Inés de la Cruz, de quien se conserva una abundante bibliografía en la colección.

La muestra con una selección de obras suyas además de crítica literaria, estará vigente también en el vestíbulo de entrada de la AECID el Día de las Bibliotecas , que se conmemora el próximo día 24, fecha en la que además se publicará una noticia sobre la obra que el bibliotecario ilustrado Juan Andrés (1740-1817) dedicó a la Biblioteca Real de Nápoles.


Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, nació entre 1648 y 1651 en el Estado de México, conocido en la época como Nueva España.

Fue hija, junto a otras 2 hermanas, de la criolla Isabel Ramírez y del militar de origen vasco Pedro Manuel de Asbaje y Vargas Machuca. Sus padres nunca legalizaron su unión.

Su gran y precoz inteligencia hace que pueda ser considerada una niña prodigio: aprendió a leer a los 3 años y latín en 20 lecciones. Desde su más temprana edad disfrutó de los libros de la biblioteca de su abuelo materno, en la Hacienda de Panoayan. Su convivencia con los niños de los trabajadores de la hacienda le permitió aprender la lengua náhuatl.

A los 14 años fue nombrada dama de honor de Leonor Carreto, esposa del virrey Antonio Sebastián de Toledo. Tras su destitución, entró al servicio de los nuevos virreyes: Tomás de la Cerda y Aragón y su esposa María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga.

Amante de su libertad y del estudio, y sin inclinación hacia el matrimonio, en 1667, alentada por su confesor, el jesuita Antonio Núñez de Miranda, ingresó en un convento de las Carmelitas descalzas de México. Pronto lo abandonó por problemas de salud para ingresar finalmente en un convento de la Orden de San Jerónimo, donde vivió el resto de su vida. La Orden le permitió disfrutar de una gran celda de dos plantas, criadas y sus propias ropas, donde además recibía visitas y organizaba reuniones. Albergó en ella una biblioteca de más de 4.000 volúmenes.

Su producción es muy variada y se centra más en lo profano que en lo religioso: compuso obras musicales y escribió obras de poesía, teatro, filosofía y música. Casi todo lo que escribió fue por encargo y recibía un pago por ello, tanto de los estamentos civiles como religiosos.

Murió el 17 de abril de 1695 víctima del tifus.

Su universo poético: un amplio abanico entre la técnica formal y el pensamiento personal y racional

La poesía –y la literatura en general- del Barroco no solo alcanzó con ella su máximo esplendor, sino que supo crear un estilo donde se manifiesta su propia voz de mujer sin complejos y que lucha por vivir la vida que desea.

Su capacidad expresiva queda demostrada al apreciar su dominio de la moda literaria de la época, que la hacía escribir siguiendo modelos estilísticos del petrarquismo, el culteranismo y el conceptismo. No en vano en Nueva España fue denominada en los mentideros literarios de su época “la décima musa”.

En su obra se aprecian las influencias de autores españoles como Lope, Calderón, Góngora y Quevedo, y a la vez de escritores novohispanos como Juan Ruiz de Alarcón y Carlos de Sigüenza. Es una representante del Siglo de Oro que demuestra que ningún océano puede constituir una frontera para la cultura y las letras.

Su facilidad en seguir modelos literarios formales puede llevar a interpretar que las poesías galantes que escribió tengan una base amorosa real, en lugar de tratarse de un prodigioso ejercicio del estilo más afamado en su época, el complejo y juguetón Barroco.

En las obras más despojadas de juegos formales, apreciamos rigor, libertad de pensamiento y una sistematización del conocimiento que nos hacen verla como la gran precursora de los autores dieciochistas de la Ilustración. En estas obras es donde se observa una mayor coherencia, pues no en vano la vida que eligió vivir vino determinada por su gran amor al conocimiento y a la razón.

Poesía

Entre sus poemas más destacados se encuentran:

Los poemas amorosos. poemas de carácter neoplatónico, donde el amor se aleja del carácter sexual por representar una unión espiritual de las almas de los amantes. En ellos la idealización de la mujer, que el neoplatonismo toma del amor cortés medieval, se manifiesta sin tener en cuenta si el autor de los versos es una mujer o un varón. Esto ha llevado a interpretaciones aventuradas de enamoramiento carnal entre Sor Juana y la virreina María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga. El estilo es preciosista, con versos de construcción muy elaborada, propios del culteranismo y con todos los juegos verbales representativos del barroco tardío.

Las loas. Escritas para enaltecer a grandes personajes en ocasiones especiales, y acompañadas de construcciones efímeras, en especial arcos del triunfo, de gran pompa y solemnidad. En sus composiciones suele haber una correlación e identificación entre los grandes hombres homenajeados y los más señalados mitos y héroes de la antigüedad clásica.  Son grandes ejercicios de estilo que escribía por encargo y a cambio de un emolumento (como la mayor parte de su producción). En estas obras ponía su arte y su genio al servicio del héroe.

Los villancicos. Los realizaba para conmemorar algún acontecimiento religioso. Muchas veces acompañan a sus autos sacramentales. Aunque los hay de carácter más culto, poseen en general un estilo asequible y un lenguaje cotidiano. Buscaba con ellos interesar a las clases más populares que asistían a los actos religiosas desde una fe muy sencilla.

Primero sueño. Este poema no fue escrito por encargo, sino por gusto personal de la autora y precisamente por eso es el más profundo, personal y perfecto. Muy alegórico, se inspira en los más grandes autores clásicos, como Cicerón, en hombres de pensamiento como Séneca, o en escritores barrocos como Góngora, modelo recurrente en Sor Juana Inés. Su argumento, muy alegórico, se puede interpretar como el viaje del hombre, que es el sueño. El hombre es el único ser de la Creación dotado de alma, y se personifica en un solo ser humano a toda la Humanidad. Este sueño-viaje recoge desde lo más carnal y sensitivo a lo más onírico, donde se llega incluso a la intuición de la divinidad. El conjunto es un muestrario de las cualidades propias del ser humano, criatura dotada de gran ansia de conocimiento -de la que ella es una gran exponente-, pero sin capacidad suficiente para comprender la Creación desde únicamente la razón.

Prosa:

Neptuno alegórico. Opúsculo en prosa publicado en México en 1680. Siguiendo la moda imperante en la época de escribir tomando modelos e inspiración de la mitología clásica, realizó esta obra laudatoria para dar la bienvenida a los virreyes Tomás de la Cerda y Aragón y su esposa María Luisa Manrique de Lara y Gonzaga. Alcanzó tan gran éxito que despertó los celos de su confesor, Antonio Núñez de Miranda.

Carta atenagórica  y Respuesta a Sor Filotea de la Cruz. En la obra Carta atenagórica (significa “digna de la sabiduría de Atenea”), Sor Juana critica un sermón del jesuita portugués António Vieira. Manuel Fernández de Santa Cruz, obispo de Puebla, ofuscado porque una mujer se dedicara a las letras profanas e incluso criticara a un predicador, en lugar de dedicarse a asuntos divinos, máxime siendo ésta religiosa, le dirige una serie de reproches bajo el seudónimo de Sor Filotea de la Cruz. Sor Juana le responde con la obra Respuesta a Sor Filotea de la Cruz. En esta obra argumenta el derecho de las mujeres al conocimiento y a la opinión, cosa que hicieron otras antes que ella, como Hipatia de Alejandría, pues ello no es contrario a las leyes divinas. Reconoce su mayor conocimiento de la cultura y el pensamiento profanos, por ello se dedica a esos temas en lugar de escribir obras en alabanza de Dios. Asegura también que los conocimientos de lógica, retórica, física e historia ayudan a comprender las Santas Escrituras. Estos pensamientos tan avanzados le conllevaron problemas con la Inquisición e impidieron su publicación hasta 1700, en España, en una época más próxima a la Ilustración, de cuyo pensamiento racional ella es precursora. Esta obra cierra un ciclo: en escritos posteriores la autora se dedica a temas más propios de la ortodoxia que se le presupone por su condición de mujer y religiosa. Estas controversias debieron de granjearle un gran sufrimiento, tal y como refleja su sobrefirma en un libro del convento “Yo, la peor de todas”.

Comedias:

Los empeños de una casa. Esta comedia de enredo es una muestra fundamental de la calidad alcanzada por la literatura barroca en América Latina. Se aprecia en ella un agudo estudio de la psicología de los personajes y un completo muestrario de los modos de vida del momento. Frente a la habitual preponderancia del varón en las obras representadas, aquí todo gira en torno a una mujer de fuerte carácter y personalidad.

Amor es más laberinto. Escribió esta comedia en colaboración con fray Juan de Guevara para festejar el nombramiento de virrey de Gaspar de la Cerda y Mendoza. Inspirada en modelos y arquetipos de la mitología griega, desarrolla un juego dramático de grandes enredos y soluciones ejemplarizantes.

Además de éstos, escribió La segunda Celestina, en colaboración con Agustín de Salazar y Torres

Autos sacramentales:

Escribió 3 autos sacramentales por encargo de la corte de Madrid, género muy corriente en México por ser utilizado para ayudar en la evangelización: El divino Narciso, El cetro de José y El mártir del sacramento.

El divino Narciso es su auto sacramental más perfecto. Sigue los criterios formales y conceptuales de su máximo exponente, Pedro Calderón de la Barca, y toma sus personajes alegóricos de la tradición greco latina. El tema tratado es la conquista de América y la conversión de sus fieles a la fe católica. Se ocupa también de retratar los tipos, formas de vida y culturas locales. Hace un sincretismo entre las religiones de Nueva España y el catolicismo, valiéndose de la correlación entre las danzas locales en honor de sus dioses y la exaltación de la Eucaristía que realiza el rito católico.

El cetro de José. Aquí Sor Juan escribe un auto sacramental siguiendo las tendencias de la época, y sobre todo por Calderón de la Barca, que busca frecuentemente sus modelos en el Nuevo Testamento, y concretamente en este caso, en el patriarca José. Al igual que en El divino Narciso, trata el tema de la conquista y observa con naturalidad la conversión de los indígenas al cristianismo, pues no contrapone radicalmente ambas creencias. Con la esperanza de que sus Autos se representaran en España, crea una concepción argumentativa y de montaje formal apropiados para el espectador peninsular, aunque parece que solo se representaron en Nueva España.

El mártir del sacramento. Este auto sacramental conjuga un estilo expresivo muy sencillo, cercano al habla popular, con unos conocimientos propios de un erudito. Trata el tema del martirio de San Hermenegildo, para lo que se remonta al periodo visigodo de la Historia de España y a la rama de las creencias cristianas no trinitarias del arrianismo. Su fuente argumentativa está en la Historia general de España del jesuita Juan de Mariana. El arte barroco se refleja en el juego que la autora plantea en su propio texto con los actores y el público del espectáculo teatral: todos están implicados y forman parte de la pieza.


NOTICIA EN LA SALA DE PRENSA AECID


BIBLIOGRAFÍA DE SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ EN LA BIBLIOTECA HISPÁNICA (AECID)


ENTRADAS RELACIONADAS:

Escritoras «en su tinta»

Homenaje a Carmen Bravo Villasante (1918-1994) en el centenario de su nacimiento

Un retrato de Madrazo en la Colección artística de AECID

Feminismos, mujeres e islam


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan Malpartida dice:

    En la Bibliografía creo que falta la edición facsímil, realizada por la AECID, de la primera edición del primer volumen de las obras de Son Juana (perteneciente a la Biblioteca de la Casa), con un texto adjunto de Octavio Paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search