Kitab-i Bahriye: el mapa de Piri Reis

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Dolores Carrasco Domínguez es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como documentalista, archivera y bibliotecaria desde 1992 en numerosas instituciones públicas y privadas.

En la actualidad está contratada por la Biblioteca de la AECID a través de Bibliodoc como técnica de catalogación de material cartográfico y otras colecciones especiales.


En 1929, entre los escombros generados al rehabilitar el Palacio de Topkapi (Estambul), unos obreros encontraron un mapa policromado que mostraba el contorno del océano Atlántico, las costas de Europa, África y América. Se trataba de una carta de navegación fechada en 1513 y firmada por el navegante turco Piri Reis.

Piri Reis nació en Galípoli (1465). Fue criado en el mar, pues se embarcó muy joven con su tío, el almirante Kemal Reis. Además de militar y corsario, fue cartógrafo, lo que equivalía a saber de matemáticas, de geografía, a tomar notas y hacer muchos cálculos en cada viaje.

A la muerte de su tío volvió a Galípoli para escribir el Kitab-i Bahriye o Libro del Mar. Se trata de una suma de notas que suponen el compendio de toda su vida en el mar. Vientos, profundidades, puertos, gentes y costumbres acabarían siendo plasmados, en la que es, sin duda, una de las principales obras de su tiempo y de la que sólo se conserva una sexta parte (La carta del Atlántico, 1513).

El Kitab-i Bahriye es una recopilación de 430 páginas y más de 200 mapas de gran precisión cartográfica. Sin duda, una excelente guía para viajeros. De él se conservan 29 versiones, lo que da una idea de la importancia y difusión que tuvo en su tiempo. En sus 10 capítulos se habla del Mediterráneo y sus costas, de su tío Kemal Reis, de los cuatro océanos que cubren la tierra, de los siete mares conocidos y de los descubrimientos de los portugueses y españoles.

Navegó por todas las costas del Mediterráneo, del mar Rojo y parte del Índico. Sobre sus últimos días hay diversas historias que apuntan que su muerte pudo producirse durante la ocupación de la ciudad de Ormuz. Su misión era sitiarla, pero aceptó el soborno de los sitiados; el sultán, al enterarse, ordenó decapitarlo. Corría el año de 1554.

El mapa, dibujado sobre una piel de gacela, es la única parte que se conserva de un completo mapamundi. Piri Reis lo empezó en 1511, afirmando que se basaba en más de 20 fuentes distintas, entre ellas, mapas portugueses, ptolemaicos, cartas árabes, un mapa trazado por Colón y otros mucho más antiguos, de la época de Alejandro Magno.

Está repleto de notas sobre cada uno de los lugares que dibuja, así como anécdotas acerca de su elaboración, descripción de las costas, la fauna y la flora de las islas, también el clima y las costumbres de los habitantes de estas tierras. Las líneas que lo cruzan son características de cartas medievales, que servían para determinar rumbos y distancias. Es posible ver descrito, con exhaustiva precisión, las costas de África y de la Península Ibérica.

Mapa de Piri Reis
Mapa de Piri Reis

La leyenda medieval irlandesa de Samborondón está representada en la parte superior del mapa, lo que evidencia el uso de fuentes propiamente europeas. Se ha llegado a pensar que alguna de las islas que aparecen en medio del Océano Atlántico podría estar relacionada con la legendaria y desaparecida Atlántida.

Contiene tierras que no habían sido exploradas oficialmente hasta ese momento. Son los llamados “enigmas de Piri Reis”: datos cartográficos sorprendentes y polémicos, como el hecho de que aparezcan las islas Malvinas cuando son descubiertas oficialmente en 1592. Que aparezca la isla de Marajó en la desembocadura del Amazonas cuando se descubre treinta años después de haberse elaborado este mapa. Que aparezcan los Andes y el nacimiento del río Amazonas en esta época. Y que, en definitiva, parezca una cartografía aérea que maneja una trigonometría muy avanzada para la época.

Blemias y cinocéfalos

No podemos ni imaginar el valor que tendría para los investigadores el hecho de que el mapamundi hubiera llegado hasta nosotros en su totalidad pues sólo esta pequeña parte está llena de misterios. La costa americana se prolonga hacia el sur, más allá de la Patagonia hasta la Antártida, que está representada sin hielo como sería hace millones de años. Este dato, así como las ilustraciones de extraños seres y otros detalles que inducen a la controversia, convierten al mapa de Piri Reis en un objeto extraño, casi imposible. Muchos han intentado dar una explicación a este fenómeno. ¿Cómo pudo cartografiar las costas americanas, algunas de ellas recién descubiertas y otras desconocidas, hasta la Antártida? ¿En qué fuentes se basó? ¿Qué contactos pudo tener con Colón?

Piri Reis, aparte de su inmenso prestigio como marino y de hazañas bélicas que algunos denominan pirateo, y de su gran talento como cartógrafo, tuvo acceso a fuentes documentales poco conocidas. Él mismo, a la hora de elaborar su famoso mapa, detalló aquellas a las que había recurrido y entre ellas cita nueve mapas de la época ptolemaica, de la biblioteca de Alejandría.

“En nuestro siglo no hay otro mapa como este. Vuestro servidor lo ha dibujado y ahora está completo, a partir de 20 cartas y mapamundis de los tiempos de Alejandro Magno”

Piri Reis

Tan importantes son las imágenes e ilustraciones como el texto. Ofrece datos mucho más misteriosos que las tierras que aparecen descritas. Uno de ellos es que un infiel, llamado Colón, descubre esas tierras de Antillas en el año 890 de la hégira, es decir, del calendario musulmán, lo cual equivale al 1481 del calendario gregoriano. Hay dos enigmas que se desvelan ahí, uno es el origen de Colón (dice que es genovés) y segundo, si es verdad que la cifra es 890 o 896 según otros autores, hablaríamos de una fecha anterior a 1492. Vemos que es un misterio porque, oficialmente, sabemos que lo descubre en octubre de 1492. ¿Por qué menciona esa fecha? ¿Es un error de transcripción? ¿Es un error que le transmite este marinero? Si no es un error y algunos historiadores, como el italiano Ruggero Marino, consideran que realmente está marcando la fecha de 890 en el calendario musulmán quiere decir que antes de ir, oficialmente a América en 1492, ya estuvo siete años antes para hacer una especie de ensayo general, conocer al pie de la letra todo lo que se iba a encontrar y de ahí que las capitulaciones de Santa Fe que firma con los Reyes Católicos fueran tan precisas y tan taxativas.

Piri Reis dejó una obra fascinante llena de controversias y admiración. Su mapa de América es, sin duda, una maravilla de la época donde se encuentran datos sorprendentes de fuentes misteriosas.

Después de que se hallara en el palacio de Topkapi, el interés por el mapa decayó hasta que en 1954 llegó a manos del cartógrafo y capitán de la marina americana, Arlington H. Mallery quien, con sus estudios, lo convirtió en un foco de atención. Mallery se quedó impresionado con los contornos del norte de la supuesta Antártida que dibuja Piri Reis. Corresponden con exactitud con el continente que se esconde en la actualidad bajo los hielos. Concluyó que la única manera de poder dibujar un mapa así, era mediante una vista aérea y que la precisión requería de técnicas de trigonometría esférica muy avanzadas. Esta vista aérea debía de haberse realizado desde la vertical de algún punto de Egipto. Unos años después, el académico Charles H. Hapgood, se aventuró a decir que este mapa era la evidencia de que en la antigüedad existieron civilizaciones capaces de navegar por todo el globo con técnicas muy superiores a las de los marinos del siglo XVI, afirmando también que los ilustrados han sido capaces de hacer desaparecer la mayoría de estas evidencias hasta convertirlas en mitos.

Charles H. Hapgood encuentra grandes similitudes entre el dibujo de la costa antártica de Piri Reis con los más recientes descubrimientos geográficos de los 50 cuando se exploró el Polo Sur. ¿Cómo fue posible para el cartógrafo turco dibujar una costa desaparecida bajo los hielos hace millones de años? El mapa se convirtió de esta forma, en un “op art”, objeto imposible. ¿Qué sucedió en el pasado? ¿Es el mapa de Piri Reis una prueba de la existencia de prenautas?

Igual que se perdió el mapa de Colón aunque dejó su huella en la obra de Piri Reis, en la cartografía conservada quedan huellas de otros que sólo podemos suponer mapas que viajaban y se copiaban calculando escalas y proyecciones. Hubo, sin duda, transmisión de conocimientos entre exploradores y cartógrafos desde tiempos antiguos y culturas distintas. ¿Qué otros mapas pudieron haber influido en la obra de Piri Reis? Esos datos que no nos cuadran, según la ortodoxia, pudieron estar basados en documentos y fuentes a los que tuvo acceso. Hay teorías variopintas sobre la procedencia de esta información como, por ejemplo, los mapas del almirante chino Zheng He, mucho tiempo antes de que Cristóbal Colón llegase a aquellas costas. Por encargo del emperador llegó a América, por la vía del Pacífico. Una filtración de esas cartas podía haber sido también una de sus fuentes.

Podría considerarse que la gran aportación de Piri Reis es que evidencia que hubo una serie de mapas secretos, por parte de la corona española y la corona portuguesa que, posiblemente, procedieran de cartografía china (otro enigma que se menciona dentro del mapa de Piri Reis) y que integró en un gran mapa donde se reflejaban los conocimientos que el resto del mundo aún desconocía.

Bibliografía:

  • Afetinan, A. Life and works of Piri Reis: the oldest map of America. Ankara: Turkish Historical Society, 1987. Signatura: 4-29222
  • Bausani, Alessandro. L’Italia nel Kitab-i Bahriyye di Piri Reis. Venezia: Università degli Studi, 1990. Signatura: 4-26175
  • Early modern Ottomans: remapping the empire. New York [etc.]: Cambridge University Press, 2007. Signatura: 4-55986
  • McIntosh, Gregory C. The Piri Reis map of 1513. Athens (Georgia): The University of Georgia Press, 2000. Signatura: 4-48890
  • Ottoman geographers Kemāl Reʾīs (d. 917/1511), Pīrī Reʾīs (d. 961/1554) and Sīdī ʿAlī (d. 970/1562): texts and studies. Frankfurt am Main: Institute for the History of Arabic-Islamic Science at the Johann Wolfgang Goethe University, 2008. Signatura: 4-58255
  • Pīrī Raʾīs. Kitab-i bahriye = Libro para navegantes. [S.l.]: Fundación Estatal Fomento del Mar, 2007. Signatura: 4B-1082/10
  • Pīrī Raʾīs. Kitab-i bahriye. 2. Istanbul: The Historical Research Foundation, Research Center, 1988. Signatura: 4B-2188/10
  • Soucek, Svat. Piri Reis & Turkish mapmaking after Columbus: the Khalili Portolan Atlas. London: The Nour Foundation, 1996. Signatura: 4B-2446/10
  • Soucek, Svat. Tunisia in the “Kitab-i Bahriye” by Piri Reis. Lisse, 1976. Signatura: 4-16220
  • Studies on the Ottoman cartographers Piri Re’is and Haggi Ahmad. Frankfurt am Main: Institute for the History of Arabic-Islamic Science, 1992. Signatura: 4-30119

ENTRADAS RELACIONADAS:

Cartografía en la Biblioteca AECID, viaje a un Reino eterno…

Presentación de la exposición: «Pigafetta, cronista de la primera vuelta al mundo Magallanes/Elcano»

500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (1ª parte)

Cartografía de un mar tan nuestro


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Luis Cediel dice:

    Buen artículo. Con investigadores y aportes de aquí y allá es que podemos reconstruir el hilo de la historia. Gracias!

  2. Aimee dice:

    Excelente artículo sobre el mapa del turco Piri Reís, la historia universal es hermosa, aún sigo aprendiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.