Altamira y los «Breves apuntes» de Marcelino Sanz de Sautuola

Se recomienda abrir esta entrada en Mozilla Firefox o Google Chrome para su correcta visualización.

por Gonzalo Pedro Sánchez Eguren, Licenciado en Historia, Ciencias Políticas y Sociología, y Antropología Social y Cultural. Máster Interuniversitario en Historia Contemporánea. Docente en Cantabria y divulgador en instituciones nacionales e internacionales.

Sacamos este artículo con motivo de los 140 años de la publicación de la obra «Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander« de Marcelino Sanz de Sautuola (Santander 1831-ib. 1888), descubridor científico de las Cuevas de Altamira, sumándonos así a la promoción de la cultura universal.


Etiquetada como la “Capilla Sixtina del arte cuaternario”, honorable título que le fue otorgado por el arqueólogo francés Joseph Déchelette, Altamira es un icono universal del arte rupestre paleolítico, que trasciende las fronteras y perpetúa la memoria de aquellas poblaciones prehistóricas que vivieron durante la última glaciación.

Lámina 3 de Breves apuntes, primera reproducción de las pinturas del techo de Altamira

Altamira es la primera cueva española que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En el transcurso de la IX reunión del Comité de Patrimonio Mundial, celebrada en París entre el 2 y el 6 de diciembre de 1985, la UNESCO, decide incluir en la lista de Patrimonio de la Humanidad a esta caverna con arte rupestre paleolítico que se encuentra en la histórica y monumental villa montañesa de Santillana del Mar.

Y es que cuando hablamos de Altamira, no nos referimos exclusivamente  a una cueva de origen kárstico formada durante el Plioceno (5,3-2,5 millones de años), de unos doscientos setenta metros de desarrollo, y que no destaca especialmente por sus formaciones geológicas o espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, columnas, etc.).

Entonces, si hablamos de una caverna de dimensiones reducidas que no se caracteriza por su belleza interior, en comparación con otras cavidades de la región cantábrica, monumentales y deslumbrantes, ¿qué hace que Altamira sea más que una cueva?

Nos vamos a un día de finales del verano de 1879, en algún lugar de la provincia de Santander.

Marcelino Sanz de Sautuola

Marcelino Sanz de Sautuola era un respetado miembro de la burguesía santanderina y persona aficionada a los estudios relacionados con el mundo natural. En su finca veraniega de Puente San Miguel, Marcelino tenía un gabinete compuesto por colecciones de insectos, aves, reptiles, minerales, monedas antiguas…

Tras el viaje a la Exposición Universal de París de 1878, donde conoció de primera mano los avances que en materia prehistórica se estaban produciendo, y contempló las colecciones de fósiles y huesos tallados que fueron exhibidas, decidió investigar por su cuenta en cuevas de la provincia de Santander.

En sus exploraciones, y con el objetivo de conocer la historia y las costumbres de los primitivos habitantes del territorio cantábrico, recogió numerosas muestras y evidencias de las primeras ocupaciones de la actual comunidad autónoma de Cantabria.

La cueva de Altamira fue uno de esos escenarios en los que Marcelino realizó una serie de excavaciones, principalmente en el sector cercano a la entrada de la cavidad.

Mª Justina

En una de esas visitas fue acompañado por su hija María Justina, que pasará a la historia por ser la descubridora de las famosas pinturas del techo. ¡Mira papá, bueyes pintados! es la expresión que se le atribuye a María tras el mágico momento de levantar su lámpara de aceite y contemplar una manada de bisontes.

El resultado de las pesquisas de Marcelino quedó reflejado en un breve trabajo, de tan solo veintisiete páginas y cuatro láminas, que fue publicado en 1880.

Los Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la provincia de Santander, constituyen un texto revolucionario para la época, pionero en sus conclusiones e impecable en cuanto a su fundamento científico, teniendo en cuenta la circunstancia de que Marcelino no era un científico de carrera, ni siquiera un prehistoriador oficial.

El autor nos hace un recorrido por algunas cavernas de la región cantábrica, como El Mazo o San Pantaleón (actual cueva de El Pendo), donde recoge numerosos vestigios de material prehistórico producto de sus excavaciones.

No obstante, es la cueva de Altamira la que tiene un mayor protagonismo en esta joya científica que son los Breves apuntes.

Además de proceder a la descripción del emplazamiento de la cavidad, su grado de accesibilidad, su división en cinco galerías, los derrumbes de la primera sala y las excavaciones emprendidas en el vestíbulo, donde se manifiesta la presencia de ocupaciones humanas, Marcelino da muestras de una lucidez excepcional, al considerar que las pinturas del techo de la primera galería, son contemporáneas a los niveles de ocupación y materiales localizados a la entrada de la cueva.

Sin duda, esta es su gran aportación científica, fundamentada en el conocimiento que tenía de la bibliografía de la época y a su gran capacidad de observación, que le permitió revelar que aquellas deslumbrantes imágenes pertenecían sin género alguno de duda, a la época designada con el nombre de paleolítica, o sea la de la piedra tallada.

Al margen de la polémica que se suscitó tras la publicación de los Breves apuntes, pues la comunidad científica se mostró muy cauta al respecto, cuando no radicalmente opuesta, lo cierto es que Marcelino Sanz de Sautuola nos hizo cambiar para siempre la percepción que se tenía del pasado de la humanidad.


LEE LA OBRA «BREVES APUNTES…» DE MARCELINO SANZ DE SAUTUOLA, AQUÍ (Biblioteca del Centro de Estudios Montañeses, Santander)

CONOCE LA BIBLIOGRAFÍA DISPONIBLE SOBRE ALTAMIRA EN LA BIBLIOTECA AECID


OTRAS ENTRADAS QUE PUEDEN INTERESARTE:

El Galdós santanderino

«Iberoamérica en tren» (1985-1990): recordando un original proyecto de promoción cultural

La “polis ideal” de los jesuitas. El «plano de la Candelaria» en la colección de la Biblioteca AECID

Los peces ilustrados


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search