La “Colección Filipinas” en la Biblioteca Hispánica. Parte 1/6. Introducción. Relación entre bibliógrafos y bibliotecarios

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada con Firefox o Chrome para su correcta visualización.

Lámina de la Ilustración filipina: periódico quincenal, n.4, 1859

La Biblioteca Hispánica (AECID) ha llegado a reunir una colección bibliográfica sobre la cultura e historia de Filipinas de primer orden, debido a los objetivos de la institución original.

Desde los años 90 del s.xx se estableció una cooperación científico técnica y cultural de España con Filipinas que, consecuentemente, ha traído bibliografía especializada en cooperación.

Con motivo de la conmemoración de los 500 años de relaciones hispano-filipinas que tendrá lugar en 2021, iniciamos hoy una serie de 6 artículos escritos pora Araceli García Martín, directora de la Biblioteca AECID y dedicados al estudio de la “Colección Filipinas” en la biblioteca (sin entrar en época moderna). Más adelante, se presentará también la colección de obras virtuales filipinas que han sido agrupadas en la Biblioteca Digital AECID así como otras noticias vinculadas.

Los contenidos que se irán presentando a lo largo de esta Serie temática de bibliografía filipina son los siguientes:

  • Introducción y cronología
  • Relación entre bibliógrafos y bibliotecarios
  • Los comienzos de la imprenta en Filipinas ligados a las órdenes religiosas
  • Los primeros nombres propios. Cargos políticos y religiosos en las mismas personas. Aportaciones de las órdenes religiosas a la vida civil de los ciudadanos
  • La colección de Filipinas en la colección general de la AECID.
  • Fuentes para la historia de Filipinas en la bibliografía del siglo XIX recogida por Retana
  • La colección Velarde de la Biblioteca Hispánica.
  • Las publicaciones sobre Filipinas en la actualidad en España

Además de estos apartados se publicarán al menos otras 3 entradas relacionadas con Filipinas:

  • Las tesinas derivadas del “Curso hispano-filipino para profesores de castellano” realizadas entre 1963 y 1984
  • La presentación del Micrositio dedicado a la colección digitalizada de obras filipinas en la Biblioteca Digital AECID
  • La noticia del Congreso Hispano-Filipino en 2021 así como la participación de la biblioteca.

Introducción

En esta serie se va a estudiar la colección de fondo patrimonial filipino de la Biblioteca Hispánica, integrada, junto a la Biblioteca Islámica y a la Biblioteca de la Cooperación Española, en la Biblioteca de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). La abundancia de la colección nos impide centrarnos en las obras de edición moderna.

Desde la propia creación del Consejo de la Hispanidad en 1940, en cuya sede está el origen de la Biblioteca Hispánica, la temática filipina ha formado parte de la especialización americanista de su acervo bibliográfico. Interesaban e interesan los libros de cualquier materia humanística publicados en el archipiélago y los libros sobre Filipinas publicados en cualquier parte del mundo.

La Ley de creación del Consejo de la Hispanidad (BOE, 7-11-1940) incide en el concepto aglutinador y único de esta entidad dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, y por eso autoriza a su correspondiente ministro a suprimir, con este Consejo, “todas las asociaciones…españolas que tengan por objeto único y principal el fomento y cultivo de las relaciones entre España y las naciones de América y Filipinas”. Cuando el Instituto de Cultura Hispánica sustituyó al Consejo de la Hispanidad en 1945, las dependencias encargadas de Filipinas continuaron formando parte del Consejo Asesor del mencionado Instituto. En cambio, cuando en 1977 se creó el Centro de Cooperación Iberoamericana (en 1978 cambió su nombre por el de Instituto de Cooperación Iberoamericana), con una orientación más basada en la cooperación económica, ya no figuró el nombre de Filipinas en ninguno de los documentos y reglamentos de la institución.

La biblioteca actual, aunque de abundante colección antigua y patrimonial, es moderna y tecnológica. Sus registros bibliográficos se encuentran en el catálogo mundial Worldcat, donde se pueden consultar, así como en su propio catálogo disponible en su página web.

Complemento de la biblioteca en papel es la biblioteca digital. Muchos de los libros de la biblioteca de los que se habla en este escrito han sido digitalizados y se encuentran a libre acceso y a texto completo en la Biblioteca Digital AECID. Estos fondos se encuentran además disponibles en la biblioteca digital española Hispana y en la biblioteca digital europea Europeana.

La abundancia de textos antiguos que posee la Biblioteca de la AECID ya libres de derechos de autor y sin restricciones a la difusión abierta, obliga a realizar una digitalización progresiva y bien estudiada. Para programar esta digitalización se adoptan los criterios de calidad que nos aportan expertos como Wenceslao Retana. El hábito de trabajar con repertorios bibliográficos de grandes especialistas, que garantizan un trabajo profesional y bien documentado, nos lleva a realizar un estudio comparado de las obras filipinas que recoge Retana del siglo XIX y las que tiene la Biblioteca Hispánica en la 4ª entrega de esta serie.

Complemento imprescindible de los libros son las revistas científicas, y aunque muchas de ellas no son recogidas por Retana, se incluye la relación de las filipinas que figuran en la Biblioteca Digital AECID, por el gran valor que tienen para el investigador:

La relación entre bibliógrafos y bibliotecarios

Los bibliógrafos son investigadores de personalidad muy definida. Su mundo son los libros que someten, de modo incansable, a procesos técnicos que los describen; elaboran con ellos listados de acuerdo a criterios diferentes y siempre bien fundados, ven sus singularidades y su carácter único o muy escaso, los describen con una gran erudición… A estas tareas dedican sus vidas profesionales y se sienten satisfechos. Pero hay otra fuerza que les mueve: el deseo de ir sembrando el terreno de miguitas de pan para que otros investigadores tengan en los libros que recepcionan material para nuevas investigaciones. Para ellos es imprescindible que ningún título se pierda. Por su carácter de asistentes desinteresados de otros investigadores usuarios de sus servicios, tienen importantes relaciones profesionales compartidas con los bibliotecarios. De hecho, muchos bibliotecarios son también bibliógrafos, sobre todo de las fuentes y tema de especialización de la biblioteca en que trabajan.

Toribio Medina (foto extraída de: Gran Enciclopedia Argentina, Buenos Aires, 1966) y W. Retana (retratado por Ramón Casas)

El presente texto pretende ser un homenaje a dos bibliógrafos extraordinarios fundamentales para los estudiosos del americanismo y del filipinismo: el chileno José Toribio Medina (Santiago, oct. 1852 – dic. 1930) y el español Wenceslao Retana (Boadilla del Monte, sept. 1862-Madrid, en. 1924). El primero, con un enfoque geográfico mucho más amplio, pues se ocupa de la imprenta y los libros de toda la América y Oceanía españolas, y el segundo, centrado en Filipinas.

José Toribio Medina fue el gran pionero al que siguió Retana[2]. Su abundante producción bibliográfica causa verdadero asombro. En la Biblioteca Hispánica se cuenta con 135 obras de este autor, 4 de ellas centradas en Filipinas (en otras se trata esta zona geográfica y su cultura entre otros asuntos):

El seguimiento que realizó Retana de la obra de Medina fue respetuoso, reconocedor del trabajo realizado por su colega, pero no por ello menos reivindicativo de su verdad cuando debía desdecir, con toda pasión y abrumador despliegue de datos, las opiniones del gran maestro. No hay mayor reconocimiento de la deuda con Medina que tenía Retana que el hecho de escribir su propia historia de la imprenta en Filipinas y hacerlo adecuándola a la de su predecesor y, haciendo a ambas, complementarias e interdependientes.

En la carta dedicatoria a Medina, -en la que corresponde a una dedicatoria previa que le hace Medina-, de su obra La imprenta en Filipinas : adiciones y observaciones a “La imprenta en Manila” de J. T. Medina, Retana deja bien clara su postura de reconocimiento a la vez que de defensa de su propia opinión.

En la Biblioteca Hispánica hay una excelente representación de los libros del siglo XIX recogidos por Retana en sus trabajos bibliográficos, como se verá más adelante, pero también los hay más antiguos y por ello escasos, de los que nos ocupamos igualmente.

En el trabajo bibliográfico centrado en los albores de la imprenta hay mucho de hipótesis, de opinión basada en el conocimiento, y por eso no está concluida nunca, siempre hay algo que revisar. Los grandes bibliógrafos se conocen porque se leen con todo detenimiento, y de este modo, aunque trabajen cada uno por su lado, son siempre colaboradores. Medina y Retana son el perfecto ejemplo de esa colaboración desde el trabajo individual.

Sólo dos profesionales de su talla intelectual podían ocuparse de algo tan complejo como los inicios de la historia del libro en Filipinas.

Detalle de Lámina en la Ilustración filipina: periódico quincenal, n.19, diciembre 1859

Notas:

[1] La Pavera duró exactamente del 19 de marzo al 6 de julio de 1892. Wenceslao Retana incluye esos pocos ejemplares en su Aparato bibliográfico de la historia general de Filipinas, que se puede considerar como la bibliografía histórica de Filipinas. También lo califica como “uno de los mejores semanarios hechos de cuantos vieron la luz en Filipinas”.

[2] Un análisis fundamental del trabajo bibliográfico de Retana es el estudio de Antonio Caulín Martínez, “El «Aparato bibliográfico» como fuente para la historia de Filipinas” (partes 1 y 2)Edición digital a partir de: Revista Española del Pacífico, núm. 4 año IV (enero-diciembre 1994) y núm. 6, año VI (1996).


Cronología de la historia Hispano-Filipina


ENTRADAS RELACIONADAS:

La “Colección Filipinas” en la Biblioteca Hispánica (Partes 1-6) y otros artículos relacionados. – Bajo la etiqueta “Colección Filipinas” se reunen las entradas publicadas hasta el momento sobre dicho país así como la serie que completará esta primera entrada.

Digitalización de los fondos sobre ‘Filipinas’ y el ‘Protectorado en Marruecos’ en la Biblioteca AECID – Noticia donde se profundiza en el proceso de adquisición del Fondo Velarde por parte del bibliotecario José Ibáñez Cerdá, en 1964.

Cabeceras hispanoamericanas del siglo XIX disponibles en la Biblioteca Digital AECID – Incluye publicaciones periódicas filipinas conservadas en la Biblioteca.

Nostalgia de Filipinas hispana – Artículo en el que Estíbaliz Hernández hace un recorrido por el Archipiélago a través de la bibliografía disponible.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search