El Galdós santanderino

por Gonzalo Pedro Sánchez Eguren, Licenciado en Historia, Ciencias Políticas y Sociología, y Antropología Social y Cultural. Máster Interuniversitario  en Historia Contemporánea. Docente en Cantabria y divulgador en instituciones nacionales e internacionales.

Publicamos este artículo dedicado a Benito Pérez Galdós (Las Palmas 1843 – Madrid 1920) coincidiendo con el centenario de su muerte durante este año 2020.


En la madrugada del 4 de enero de 1920 fallecía en su residencia madrileña don Benito Pérez Galdós, gloria nacional y patrimonio universal de las letras hispánicas.

Cien años después, 2020 es el «Año Galdós», y Santander, por derecho propio, ha de estar presente en la conmemoración de este exclusivo evento, dando visibilidad a la estrecha y longeva vinculación que mantuvo el escritor canario con la capital cántabra.

Playa del Sardinero, Santander (1900)

De hecho, durante 46 años Galdós pasó largas temporadas en la ciudad, de manera ininterrumpida hasta 1917, cuando sus problemas de salud le impidieron viajar. Hasta entonces, Galdós no había dejado de admirar las bellezas del paisaje montañés: el mar y la montaña, las galernas del cantábrico, las gargantas de La Hermida, las playas del Sardinero, Santillana del Mar, Comillas, Potes, San Vicente de la Barquera… 

Fue en el verano de 1871 cuando Galdós llega por primera vez a Santander, instalándose en la fonda “Europa”, en compañía de su hermana Concha y de su cuñada Magdalena. A sus veintiocho años, Galdós ya era un literato conocido por novelas como La Fontana de Oro, La sombra o El audaz.

Santander era una vieja ciudad portuaria, una aldea grande que cuando recibe al joven escritor ronda las 40.000 almas. Sin embargo, esta coqueta ciudad provinciana ya contaba con un intenso tráfico comercial.

Puerto de Santander, siglo XIX

Desde su puerto Galdós pudo observar el trasiego de las compañías de navegación que hacían rutas trasatlánticas con Las Antillas, Nueva York, Veracruz, Buenos Aires, además de las líneas mantenidas con los principales puertos europeos, como Londres, Liverpool, Southampton, Nantes, Burdeos o Amberes.

En Santander, don Benito encontró el lugar propicio para solazarse con los encantos naturales del paisaje y la benignidad del clima. Un espacio, en definitiva, donde dar rienda suelta a su capacidad creativa. Por ello, decidió avecindarse en la ciudad, adquiriendo unos terrenos próximos al lugar donde se edificaría, posteriormente, el Palacio de la Magdalena que la ciudad de Santander regaló a sus majestades Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

Construcción del Palacio de la Magdalena (1909-1912)

La residencia de «San Quintín» fue su refugio desde 1893. Hasta entonces, Galdós y su familia se alojaban en fondas, pensiones y casas de alquiler, situación esta que resultaba incómoda ante la imposibilidad de encontrar un alojamiento propio en el que poder desarrollar su actividad literaria, además de cultivar sus aficiones al dibujo y a la música (Galdós tocaba el harmonio). 

En la finca de “San Quintín” estaban su hogar, los árboles frutales, el jardín, la huerta y un inventario de animales compuesto por conejos, patos, gallinas, palomas… hasta un galápago y una pareja de cabras.

“San Quintín” fue testigo mudo de innumerables cuartillas escritas, de novelas y Episodios, además de  cenáculo de reconocidas personalidades que convirtieron aquel rincón pintoresco en una referencia de la cultura santanderina, que trascendía la esfera regional.

Por allí desfilaron escritores, artistas, políticos, músicos, periodistas, etc. La nómina es larga, pero basten como ejemplo Emilia Pardo Bazán, Azorín, Victorio Macho, Manuel Tolosa Latour, Margarita Xirgu, María Guerrero, Concha Catalá, Gregorio Marañón, Pablo Iglesias, Melquiades Álvarez o los hermanos Álvarez Quintero.

Barcos de vapor bahía de Santander, óleo de Galdós, finales del siglo XIX

En la capital cántabra don Benito cultivó grandes amistades con lo más selecto de la intelectualidad montañesa. Ilustres como José María de Pereda, Marcelino Menéndez Pelayo, Amós de Escalante, Augusto González Linares, Enrique Diego Madrazo o José Estrañi, compartieron con el canario sus estancias en Santander, ciudad que, por otro lado, dado su nivel cultural e intelectual, vivía en lo que se ha denominado el “siglo de oro santanderino”.

Sus excursiones por la provincia, inmortalizadas en Cuarenta leguas por Cantabria y en numerosos artículos, dan fe del afecto y el cariño que profesó a esta tierra del norte:

Me será muy difícil ser completamente imparcial hablando de Santander y de los montañeses, por el mucho cariño que tengo a este pueblo, mi cuartel de verano, mi refugio contra el calor desde hace catorce años”, escribía Galdós en la prensa local en 1885.

De sus guiños literarios y referencias a la tierra que le acogió durante más de cuatro décadas, pueden encontrarse claras evidencias en novelas y Episodios como Gloria, Marianela, El amigo manso, Nazarín, El abuelo, Amadeo I, Vergara.

Respecto al conjunto de su extensa producción literaria, bien sean novelas,  piezas teatrales o Episodios, durante sus “retiros conventuales” en Santander comenzaba, corregía o concluía las obras, puesto que Madrid era su  primera residencia y el núcleo central de su actividad creadora.

Una vez establecido en “San Quintín”, con el sosiego y reposo necesarios, de la pluma de Galdós emanan títulos como La loca de la casa, Torquemada en la cruz, Torquemada en el purgatorio, Los condenados, Halma, La de San Quintín, Doña Perfecta (adaptación teatral), El abuelo, Mendizábal, Nazarín, De Oñate a la Granja, Luchana, La campaña del Maestrazgo, Prim, Electra

No en vano, la prensa montañesa supo reconocer como suyo a tan ilustre personaje. Así se refería El eco montañés en 1901:

“Cabe solo que hablemos de Galdós, si no como montañés de nacimiento, si como montañés por el alma, por su libre voluntad, por haber nacido en la Montaña muchos de los hijos de su entendimiento y de su fantasía que le han dado inmortal renombre, por solariego de San Quintín…Galdós es casi nuestro”.


Pincha sobre la imagen para encontrar las obras de Galdós en nuestro catálogo (escribe ‘Benito Perez Galdós’ y te saldrán más de 300 referencias):


BIBLIOGRAFÍA

Para la elaboración de este artículo, se han consultado las siguientes fuentes, de las que se han extraído las citas literales que aparecen en el texto.

MADARIAGA DE LA CAMPA,B. Pérez Galdós. Biografía santanderina. Diputación Provincial de Santander, 1979.

MADARIAGA DE LA CAMPA,B.  Pérez Galdós en Santander. Ediciones Librería Estudio. Santander, 2005.

SAIZ VIADERO, J. Los visitantes de San Quintín. Ediciones Tantín. Santander, 1994.


ENLACES RELACIONADOS:

Ida Vitale: Premio Cervantes 2018

Homenaje de la Biblioteca Hispánica al poeta chileno Nicanor Parra con motivo de su fallecimiento (1914-2018)

La Biblioteca Hispánica de la AECID hace accesible en internet el «Archivo personal de Rubén Darío»

Maqroll el Gaviero se queda huérfano: homenaje a Álvaro Mutis con motivo de su fallecimiento


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search