Adiós al hispanista Sulayman al-Attar. El último Don Quijote

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


por Khaled Salem

Catedrático de literatura comparada y traducción. Licenciado y doctor en literatura comparada, Departamento de Filología Hispánica de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha sido profesor en la Universidad de El Cairo, la Universidad Complutense de Madrid, la Academia de Artes de El Cairo (Egipto) y la Escuela Oficial de Idiomas de Madrid. También en varias universidades privadas, entre ellas: el Instituto de Idiomas y Turismo, la de Ciencia y Cultura, Badr, Misr de Ciencia y Tecnología. Ha sido responsable de las relaciones con España e Hispanoamérica en el Festival Internacional de El Cairo de Teatro Experimental. Ha realizado decenas de estudios en árabe y en español. Tradujo 35 libros, títulos de piezas teatrales y teoría del teatro, labor que ha sido reconocido por la Asociación de Directores de Escena de España otorgándole su medalla. Además escribe periódicamente en publicaciones árabes y españoles.


Con el fallecimiento de Sulayman al-Attar, ilustre profesor de estudios andalusíes, hispanista, escritor y magnífico traductor, desaparece la última de las piedras preciosas de un collar creado en torno a Al-Ándalus. Todos los hispanistas egipcios mantuvieron una relación directa con España a través de la Universidad de Madrid y del Instituto Egipcio desde que lo fundara Taha Husayn con la ayuda de su amigo, el gran arabista Emilio García Gómez, en 1950.

En el Instituto Egipcio de Madrid. A la derecha, Sulayman y Khaled Salem con los alumnos del Instituto Egipcio en 1997, entregando el diploma de árabe

Se fue al-Attar, el último Quijote, y hace pocos días se celebró  la cuarentena de su fallecimiento, según la tradición musulmana que tiene sus orígenes en el Antiguo Egipto. El acto resultó muy peculiar por su coincidencia con la lectura continuada de Don Quijote de la Mancha el día 23 de abril, aniversario del fallecimiento de Miguel de Cervantes (en 1616). La Embajada de España en la capital egipcia tuvo el gesto de invitar a personalidades del mundo de la cultura egipcia, las universidades y el cuerpo diplomático a participar en este emotivo homenaje.

Entre al-Attar y España se había tejido una relación umbilical sobre los estudios andalusíes desde que realizara su tesis doctoral en la Universidad Complutense a mediados de los años setenta sobre la figura del místico, filósofo y poeta sufí Ibn ‘Arabi de Murcia. Siempre tendió puentes con los arabistas españoles del momento, el hispanismo y la cultura hispánica. Volvió a El Cairo con un gran bagaje como especialista en estudios andalusíes y publicó un ensayo sobre el imaginario en ash-Shayj al-Akbar, poeta, sabio y filósofo sufí que continúa sirviendo de guía y modelo de discípulos y estudiosos en este ámbito. Tenía su alforja académica repleta de nuevas sabidurías y nociones literarias y lingüísticas, entre ellas lo último de las obras del realismo mágico, en particular Cien años de soledad. Fue el introductor en Egipto de los ensayos lingüísticos, estructuralistas y estilísticos desde una óptica española, basándose particularmente en sus buenos conocimientos de los ensayos de Dámaso Alonso en este campo.

Traducciones al árabe de: Cien años de soledad, Don Quijote de la Mancha y La Colmena

Nada más llegar empezó a traducir Cien años de soledad, obra que le valió, unos años después, el premio Nobel al colombiano Gabriel García Márquez. Lo anecdótico de esta historia es que, al entregársela a la editorial, la traducción quedó olvidada en sus archivos hasta 1982, año en el que Gabo consiguió la distinción literaria. Así ganó al-Attar fama en el mundo árabe cuando apenas se sabía quién era el autor ni el movimiento literario en alza de aquel momento, el realismo mágico.

Primera edición de Don Quijote

Sin embargo, tardó unos años hasta que comenzó, y con razón, a traducir la joya de la corona de las letras mundiales, Don Quijote de la Mancha, dada la dificultad de este texto de lo que él era plenamente consciente. Aún recuerdo sus dudas y preguntas sobre ciertas frases y expresiones en los primeros años del siglo. Debido a su meticulosidad ante una obra de tamaña importancia, no aceptaba cualquier interpretación. Aún recuerdo el esfuerzo que hizo al traducirlo completo, a principios de siglo. Era muy riguroso y no se conformaba con mis explicaciones a la primera. Siempre discutía. De las expresiones que debatimos largo tiempo recuerdo la que reza: “… que átomos tiene el sol”,  de la segunda parte, en el capítulo XXVI.

En pocas palabras podría decir que ha sido uno de los puentes más sólidos entre la cultura egipcia y la hispánica. También estuvo dando clases en la Universidad de Santiago, en Chile, donde trabó buenas relaciones personales y académicas.

Con todo este bagaje obtuvo la Orden del Mérito Civil en el año 2015. Un año después se le concedió el Premio Sheikh Hamad por la Traducción y Comprensión Internacional, un reconocimiento catarí de gran prestigio, que destacaba su realización de la mejor versión del Quijote en lengua árabe. 

Acto de la Orden del Mérito Civil

A pocas horas de su repentina muerte, le dediqué un artículo en una publicación en árabe que titulé: “Adiós, Sulayman Al-Attar, don Quijote del siglo XXI”. En este contexto caber señala que al-Attar veía en la personalidad de don Quijote: “el mito del individuo idealista enfrentado al mundo real, de la contraposición entre fantasía y realidad. Él mismo veía en sí mismo un quijote peculiar, y así lo dijo en una de sus últimas entrevistas. Su vida, tanto social como intelectual, fue tan bohemia como quijotesca y polifacética, con un tono de generosidad y hospitalidad en todos los sentidos. Sulaymán era un ser de los que escasean en nuestros tiempos. Quienes hemos estado cerca nos consolamos con las huellas que ha dejado para siempre tanto en lo académico como en lo humano.

En la Biblioteca Islámica de la AECID tenemos disponibles las siguientes obras de al-Attar:

الشريف العبقري: دون كيخوتي دي لامانشا الشهير بين العرب باسم دون كيشوت. القسم الثانى (Signatura CAA-LIT 84)

Šarḥ al-muʿallaqāt al-sabʿ : tabsīṭ li-l-šarḥ al-qadīma maʿa taḥlīl wa-dirāsa (Signatura 4-986)

Al-Ḫayāl wa-l-šiʿr fī taṣawwuf al-Andalus : Ibn ʿArabī, Abū l-Ḥasan al-Šuštarī wa-Ibn Ḫamīs al-Tilimsānī (Signatura 4-27300)

Dirāsa fī našʾat al-muwaššaḥāt al-andalusīya : al-ḥadāṯa al-ʿabbāsīya fī Qurṭuba (Signatura 4-39035)

Māǧin Išbīliya / Tirso de Molina (Signatura 4-39033)

Al-ṭarīq / Miguel Delibes (Signatura 4-40471)

Sulayman con algunas obras suyas

ENTRADAS RELACIONADAS:

Réquiem por un hispanista egipcio: Ali Menufi

Mahmoud Ali Makki, decano de los hispanistas árabes e insigne miembro de la Academia de la Lengua Árabe en El Cairo

Congreso en Doha y entrega de los premios Sheik Hamad de Traducción y Entendimiento

Emilio García Gómez y Granada


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Fernando de Agreda Burillo dice:

    En cuanto pueda visitar la Biblioteca Islámica buscaré las referencias del profesor Sulaymán Al-Attar y especialmente su traducción del Quijote que me interesa mucho. Estoy siguiendo el curso sobre Cervantes y el Quijote en la Universidad de Mayores y de ahí mi afición a este tema: conocer las traducciones al árabe de la inmortal obra cervantina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search