Un retrato de Madrazo en la Colección artística de AECID


María Blanco Conde es conservadora de la colección artística de la AECID. Doctoranda en Hª del Arte Contemporáneo por la Universidad Complutense de Madrid. Experta con larga experiencia en mercado del arte en España. Profesora del programa ACERCA de la AECID y en el Máster en Tasación de Obras de Arte en la Universidad Antonio de Nebrija en Madrid. Autora de catálogos de arte entre los que se encuentran: Catálogo de la Colección Artística de la AECID; Antonio Lago Rivera, etc. Comisaria y crítica de arte en prensa, autora de artículos de investigación en revistas especializadas en arte.


Retrato de Catalina Chacón, por Raimundo de Madrazo. Detalle. Colección AECID, n. inv. 645 CA.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer y, al mismo tiempo conmemorar el primer centenario del fallecimiento del pintor Raimundo de Madrazo y Garreta (Roma, 24 de julio de 1841- Versalles, 15 de septiembre de 1920), se exhibe por primera vez al público la única obra conservada de este artista en la colección de la AECID. Se trata del retrato de Doña Catalina Chacón (nº inv. 645 CA). De este modo, se nos presenta una magnífica ocasión para hacer una revisión de este cuadro muy poco conocido y realizar un análisis más profundo de la pintura que, a partir del mes de marzo, permanecerá expuesta en la entrada de la sala de catálogos de la Biblioteca AECID.

En España, tener un retrato pintado por ‘Madrazo’ era un signo de prestigio social en la que, sin duda, la pintura trasmitiría al espectador sus cualidades:  búsqueda de la belleza formal, predominio del dibujo, brillante colorido, serenidad compositiva y excelente ejecución. La importancia del retrato en el siglo XIX, a pesar de que ya existía la fotografía, fue tan notable que ciertos pintores españoles como Vicente López, Federico y su hijo Raimundo se dedicaron casi en exclusiva a éste género a lo largo de esa centuria. Lo hicieron mediante los diferentes estilos que fueron surgiendo con el paso del tiempo: neoclasicismo, romanticismo, realismo y naturalismo.

Algunas pinceladas biográficas sobre Raimundo de Madrazo (1841-1920)

Raimundo de Madrazo por Josep María Canellas, h. 1900. © Foto Museo del Prado.

Raimundo de Madrazo pertenece a la tercera y última generación de artistas de gran éxito y prestigio durante el siglo XIX en España. Su abuelo de origen cántabro, José de Madrazo y Agudo (1781-1859), tuvo varios hijos, entre ellos Federico (1815-1894), Pedro (1816-1898) y Luis (1825-1897), quiénes también fueron importantes pintores.

Hijo primogénito del pintor más célebre de toda esta saga, Federico de Madrazo y Küntz, nació en Roma en 1841 mientras su padre estaba pensionado. Su abuelo y su padre fueron pintores de Cámara de Fernando VII e Isabel II, respectivamente, y ejercieron cargos públicos notables, como la dirección de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y la del Museo del Prado. Al año siguiente de su nacimiento se instalaron de nuevo en Madrid. Varios de sus hermanos, Cecilia y Ricardo, también fueron pintores y tuvo como cuñado a Mariano Fortuny Marsal (Reus, Tarragona, 1838-Roma, 1874). A la edad de catorce años ingresó en la Escuela de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Durante este periodo de formación, acompañó a su padre a varios viajes de trabajo, entre los que destaca el realizado a Sevilla[1] en 1858,  en el que siguió alternando con otros artistas importantes en el ámbito andaluz y, con tan sólo dieciséis, firmó su primera obra[2].  

Raimundo Madrazo pintado por Sorolla, 1906.
© Foto. The Hispanic Society Nueva York.

Como Giovanni Boldini (Ferrara 1842 – París 1931) un destacado pintor también afincado en la capital francesa y del que era amigo, tuvo una capacidad extraordinaria para captar la esencia de la sociedad de su tiempo a la que retrató con éxito en París desde que se instaló en 1862[3] para ampliar sus estudios con otros pintores franceses como León Cogniet (1794- 1880) y León Bonnat (1833-1922), con el que  ya había coincido en Madrid. Pronto, y a partir de esta fecha, y sobre todo a partir del encargo de la decoración del palacio parisino de la reina María Cristina Habsburgo-Lorena[4], se convirtió en uno de los pintores preferidos para los miembros de la aristocracia y de la alta burguesía española y parisina. Desde 1900, también consiguió  ser el retratista oficial de la alta sociedad norteamericana y argentina; fue contratado como  asesor artístico para las adquisiciones de arte de Archer Milton Huntington, coleccionista y fundador de The Hispanic Society[5] de Nueva York, donde se conservan siete cuadros donados por el artista, varios de ellos son retratos y uno suyo fue pintado por Sorolla en 1906.

El retrato de Doña Catalina Chacón (1882)

Retrato de Catalina Chacón por Raimundo de Madrazo, 1882. © Foto de la autora.

Este óleo pintado sobre lienzo, de grandes dimensiones (216 x 120 cm) y con marco de época, ingresa en la Colección de la AECID a partir del legado del hispanista e intelectual cubano José María Chacón y Calvo (1893-1969). Tanto su biblioteca como otros objetos personales se inventariaron en 1969[6]. Sobrino de la representada, ostentó el título de Conde de Casa Bayona[7] y a ella le dedicó un escrito titulado: La dama del encaje en 1956 donde señala que había estado casada con el argentino Juan Gómez del Castaño y murió joven a causa de un desafortunado accidente.

Por una partida de bautismo de la Parroquia de San Martín de Madrid, se sabe que María Catalina era la hija de Diego Xavier Fernández de Henestrosa y Doña Catalina Chacón de Herrera, y que nació el 18 de marzo de 1857[8], nieta del IV Conde de Casa Bayona, título nobiliario creado por S.M el rey Felipe V, tía del hispanista que estuvo vinculado al Instituto de Cultura Hispánica.

Se trata de una pintura de caballete realizada por encargo, firmada y fechada en 1882 cuando el pintor ya era muy conocido en los círculos de la sociedad parisina donde se había establecido veinte años antes. Durante esas dos décadas, logró adquirir un gran reconocimiento como retratista, convirtiéndose en uno de los pintores preferidos de la aristocracia y en la alta burguesía por su modelado suave de fondos abocetados. Para la ejecución de esta pintura, el pintor  adaptó la posición de la protagonista a un modelo procedente de obras de aparato, heredera de la tradición española que el pintor había conocido en el Museo del Prado[9].

Detalle de parte de las joyas. © Foto de la autora.

Doña Catalina, representada a la edad de veinticinco años, posa de cuerpo entero y de pie, de tamaño mayor que al natural, la cabeza presenta una forma ovalada que resalta con armonía por el peinado recogido, los ojos se animan gracias al toque de blanco en las pupilas, el dominio de ambos recursos técnicos los utiliza para pintar con frecuencia, otros retratos femeninos. La mirada, fija en el espectador, la boca entreabierta esboza una ligera sonrisa. Posa con las manos cruzadas en el regazo, en una  actitud de reposo[10]. Su silueta se recorta ante un fondo neutro en el que se intuye el interior de un salón con chimenea, una butaca estilo Luis XV y un paravent en el que resalta su elegante vestido de gala de color blanco marfileño adornado con encajes y volantes en muselina, corpiño, con adorno de organza en uno de sus hombros al descubierto y tafetán de seda con mucho brillo en color rosa de China, que aporta luminosidad y elegancia a la figura. Estos vestidos de encaje y seda solían emplearlos las damas de clase alta en las celebraciones sociales.

Por último, cabe resaltar como único adorno las joyas, complemento de su indumentaria, son de gran lujo, unos pendientes de perlas grises, en el cuello lleva un hermoso collar de dos vueltas de perlas grises que remata en una mayor, sobre su pecho un broche pendentif en forma de lazo a juego y en ambos brazos pulseras con brillantes.

En 1882, Raimundo viaja a Madrid para exponer en la galería Bosch, es muy probable que el lienzo se pintara aquí, ya que su padre se ocupaba de conseguir nuevos encargos de retratos en los que la modelo posaba en una sesión y los finalizaba con la ayuda de la fotografía, tal y como solía hacer Federico contratando a fotógrafos como Laurent.

Etiqueta adherida al marco. © Foto de la autora

La sobriedad decorativa del retrato pintado, que se reduce estrictamente a la propia indumentaria y aderezos de la dama, tiene un espectacular complemento en el soberbio marco original en que está montado, y que sin duda, como en otras ocasiones, Madrazo tuvo muy en cuenta a la hora de plantear la composición del cuadro. En efecto, se trata de un impresionante marco de madera estucada y dorada, tallado en todo su perímetro con flores, cintas cruzadas y roleos vegetales.

En un lateral del interior del marco todavía se conserva la etiqueta del Instituto de Cultura Hispánica (nº de inv. 01629).



Bibliografía sobre el artista:

  1. De Santa Cruz y Mallén, F. X. (1942). Historia de las familias cubanas. La Habana: Ed. Hércules, Vol. III. Recurso electrónico
  2. Díez, J. L. (2007). El siglo XIX en el Prado. Madrid: Museo Nacional del Prado,  pp. 326-328.
  3. VV. AA. (1996). Raimundo de Madrazo (1842-1920), cat. exp., Zaragoza: Proedi Promociones Editoriales.
  4. VV. AA. (2005). El Legado Ramón de Errazu, Rico, Fortuny y Madrazo, cat. exp., Madrid: Museo Nacional del Prado, 2005, pp. 141-176.
  5. VV. AA. (2007). El mundo de los Madrazo. Colección de la Comunidad de Madrid. Madrid : Cons. Cult. y Dep. CM.

NOTAS

[1] Federico Madrazo en Sevilla, artículo que aporta interesantes datos su autora Montserrat Martí Ayxela. Recurso electrónico.

[2] Terrón Reynolds, Mª T. (2000). Hallazgo del primer cuadro expuesto de Raimundo Madrazo. Recurso electrónico. Revista Archivo Español de Arte, Madrid. CSIC. Nº 290.

[3] Instalado en París desde el 30 de enero de 1862 el pintor abandonó los estudios en “L´Ecole”, ingresó en la conocida como “Petit Ecole” y entre 1863 y 1865 se dedicó casi exclusivamente a pintar el plafón encargado por los duques de Riansares titulado: Las cortes de 1834.

[4] Reina consorte (1879-1885), regente (1885-1902) y reina madre de España.

[5] Retrato de Virginia Migeon Swift; Retrato de la Reina María Cristina; Alegoría de las Cortes; Retrato de Alfred Paul Victor; Desembarco del apóstol Santiago; Castillo de Guadarmur; Recuerdo de la capilla del Alcázar de Sevilla.

[6] En la parte lateral del marco se conserva una etiqueta del Instituto de Cultura Hispánica que indica el nº de inventario de la obra (1629). Recurso electrónico.

[7] Título nobiliario creado en 1721 por el rey Felipe V, rehabilitado por Decreto el 3 de julio de 1953 a favor de José Mª Chacón y Calvo, VI Conde de Bayona que falleció en La Habana el 8 de noviembre de 1969.

[8] Matías Fernández García. Parroquias madrileñas de San Martín y San Pedro el Real. Caparrós Ed. (s.f). capítulo: 13.  Personas relacionadas con las Indias, documenta el bautismo fol. 218. De Catalina en 1857. P.203

[9] En el Museo del Prado se conserva una veintena de cuadros suyos. Gracias a su procedencia tuvo desde muy joven acceso a las salas de dicha institución. Posteriormente y como coleccionista en 1904 ingresó en el Museo un importante conjunto de obras del artista donadas por él mismo. Y gracias a él, el Museo del Prado tiene entre sus fondos unos cartones para tapices de Goya, donados en 1894.

[10] Planteamientos estéticos y formales   muy similares a esta obra lo encontramos en otro retrato que se conserva en el Museo del Prado y que representa también a una dama de origen cubano: Josefa Manzanedo e Intentas de Mitjans, II marquesa de Manzanedo. 1875.  Óleo sobre tabla, 227 x 127  cm.


OTROS ARTÍCULOS DE MARÍA BLANCO EN ESTE BLOG SOBRE LA COLECCIÓN ARTÍSTICA:

La colección artística de la AECID: hitos en su investigación y nueva edición digital revisada

Regresa a la AECID un cuadro de José de Páez: “Nuestra Señora de Guadalupe”

La “polis ideal” de los jesuitas. El “plano de la Candelaria” en la colección de la Biblioteca AECID


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search