Leonardo en la Biblioteca Hispánica (AECID), en el V Centenario de su muerte (1519-2019)

Dolores Carrasco Domínguez, Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como documentalista, archivera y bibliotecaria desde 1992 en numerosas instituciones públicas y privadas. En la actualidad está contratada por la Biblioteca de la AECID a través de BIBLIODOC como técnica de catalogación de material cartográfico y otras colecciones especiales.


NOTA: Recomendamos abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Imágenes de los libros de la bibliografía

Leonado da Vinci nació en 1452 de la unión de un notario florentino y una campesina. Y en una coyuntura histórica extraordinariamente favorable, convirtiéndose, desde temprana edad, por su incuestionable talento, en aliado predilecto del poder. Sus manuscritos revelan un hombre de curiosidad ilimitada, que supo adentrarse en las técnicas pictóricas y la ingeniería hidráulica, la anatomía comparada o los instrumentos musicales, la escultura o las máquinas más dispares. Muchos de sus diseños y concepciones resultaron demasiado adelantados para su tiempo.

Edición facsímil de los «Codex Madrid»

Con motivo del V Centenario de su muerte, que se conmemora este año, hemos vuelto la atención hacia la edición facsímil de los «Códex Madrid» conservada en la Biblioteca de la AECID, entre otras destacadas publicaciones del genio renacentista.


¿Qué son los Códices Madrid de Leonardo da Vinci?

Son los manuscritos 8.936 y 8.937 de la Biblioteca Nacional de España.

A partir del siglo XVIII (en tiempos de Felipe V), los dos volúmenes hoy conocidos como Codex Madrid I y II, figuraban en la Biblioteca de Palacio; de allí pasaron, en 1830, por voluntad del rey, a formar parte de los fondos de la llamada Real Biblioteca, hoy Biblioteca Nacional.

En la biblioteca de la AECID se conserva una edición facsímil en 5 volúmenes del año 1974, traducida por Fernando Chueca Goitia, que cualquier persona puede consultar presencialmente en la sala de lectura de la biblioteca.

Volumen I de la edición facsímil del Codex Madrid

El llamado Madrid I lo elaboró Leonardo entre el 1493 y 1497, aunque siguió añadiendo dibujos con posterioridad. Sin embargo, el Madrid II tiene dos periodos de ejecución. Uno es anterior al Madrid I, entre 1491 y 1493 y el otro posterior entre 1503 y 1505.

La asombrosa capacidad de Leonardo da Vinci para la invención de obras de ingeniería de máquinas para el Códice Madrid I (manuscritos 8, 9 y 6) se nos presenta de forma ordenada. En cambio, el Códice Madrid II (manuscritos 8, 9 y 3) lo conforman cuadernos de trabajo que no se sabe en qué momentos fueron reuniéndose. Aquí no es nada sistemático, es una mezcla fascinante de anotaciones rápidas y de dibujos sobre construcción de canales, geometría, fortificaciones, pintura, perspectiva, óptica, fundición y otros temas. Contiene mapas y esquemas topográficos y los apuntes del enorme bronce que le encargaron los Sforza, bajo cuya protección estuvo durante muchos años.

Leonardo escribe con gran torpeza fonética, morfológica, léxica… hay un gran contraste entre su genialidad como científico y artista y, en cambio, su gran dificultad (“disgrafía”) a la hora de reflejar su pensamiento verbalizado.

Dibujos y textos ponen de manifiesto, en todos los capítulos, la complejidad de la mente vinciana, su curiosidad sin límites, la conjunción del arte y de la ciencia; y en todos ellos transparece Leonardo, el hombre –tenaz, fantaseador, increíblemente imaginativo, fascinado por el detalle. El lector percibe el obligado aislamiento de aquella mente sin par: trabajó, sí, junto a las personas más brillantes de su tiempo –Verrocchio, Miguel Ángel, Luca Pacioli, Ludovico Sforza– pero ninguno de ellos podía equiparársele y quedó, finalmente, a solas con su genio.

“El hombre más implacablemente curioso de la historia” lo ha llamado Kenneth Clark. Cuanto más se sabe de él, más se desea saber y más incitante resulta su misterio.

Quizá la mejor expresión de cuanto acabamos de decir sean sus propias palabras:

Legimi lettore se tti diletti di me, perchè son rarissime volte rinato al mondo. Perchè la patientia di tale proffessione si trova in pochi che vogliono di novo riconpore simile cose di novo. E venite o omini a vedere i miracoli che per questi tali studi si scopre nella natura”.

Codex Madrid I, folio 6

Léeme lector, si mi discurso te deleita, porque raro es que vuelva a nacer en este mundo; que pocos tienen la perseverancia de proseguir esta profesión volviendo a inventar de nuevo cosas parecidas. Y venid, hombres, a ver los milagros que mediante estos estudios se descubren en la naturaleza”.

Codex Madrid I, folio 6

Enlaces relacionados:

Bibliografía de Leonardo en la Biblioteca AECID

También se cumplen los 500 años de:

500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (1ª parte)

500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (y 2ª parte)

Hace 500 años del descubrimiento del Mar del Sur


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search