Cartografía de un mar tan nuestro

Rocío Rojas-Marcos Albert, profesora en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y en el International College of Seville. Doctora en Literatura y Estética en la sociedad del conocimiento (Universidad de Sevilla) 2017. Master en Escritura Creativa 2011-12 (Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla). Licenciada en Filología Árabe en 2003. Miembro del Grupo de Investigación Textos humanísticos y literarios: interpretación y crítica. Entre sus publicaciones se encuentran: Tánger. Segunda Patria. Córdoba: Almuzara, 2018. Carmen Laforet en Tánger. Tánger: Khbar Bladna, 2015. Sanz de Soto y Buñuel. La tercera España transfretana. Tánger: Khbar Bladna, 2012. Tánger. La ciudad Internacional. Granada: Almed, 2009. Además de artículos y capítulos de libros en diversas publicaciones.


NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Carta náutica de la zona del mar Mediterráneo perteneciente a un atlas de la época, tomo IV. Plegada en el colofón del libro.
Farid Othman-Bentria

En el Seminario “Algarabías” realizado en Casa Árabe el pasado 14 de junio se reunieron escritores marroquíes que utilizan el castellano como lengua de expresión y entre los asistentes estuvo Farid Othman-Bentria que nos regaló su obra para la Biblioteca Islámica. Se ofrece esta hermosa reseña con la que se amplía específicamente la bibliografía sobre Tánger, que se acaba de incrementar con la donación de Leopoldo Ceballos.

Para hablar de pasado, para hablar de luz, de espacios compartidos y futuros inciertos, para todo eso y muchas otras cosas casi innombrables existe la poesía. Por eso, cuando se tiene entre manos la Cartografía poética Mare nostrum. Mare Incognita (2018) se entiende el significado pleno de su necesidad. Esa que ni sabíamos que existía. Farid Othman-Bentria nos ayuda con sus versos a recorrer el mar Mediterráneo, conduciéndonos de la mano por los puertos que le dan forma a su matria para luego soltarnos, dejarnos a nosotros solos, sus lectores, en el abismo de la realidad diaria.

1. Portada del libro «Mare Nostrum. Mare Incóngnita. Cartografía Poética». 2. Imagen de la dedicatoria del libro.

El libro no podría tener un comienzo más idóneo. El prólogo del tristemente fallecido escritor tangerino Antonio Lozano es la puerta de acceso a un mundo literario que se abre desde el puerto de la ciudad de Tánger y mira hacia el horizonte sin pudor. En sus palabras, el libro es una invitación a buscar esos secretos hechos de palabras, que juntas conforman un tesoro guardado en algún lugar del Mediterráneo. Aunque bien sabía Antonio que esos secretos que han conformado siempre la historia de este mar cuando dejamos vagar la vista en el horizonte, no es lo único que se lee en estos versos; como nos advierte también, estos poemas invitan a transitar el mapa de nuestra memoria más antigua en busca de la Historia que, junto a la de miles de hombres, mujeres y niños que cruzan el Mediterráneo, con el afán de la salvación, se han hundido en las profundidades del que antaño fuera Mare Nostrum. Resulta difícil añadir una palabra más a esta meridiana claridad de la realidad más dura.

El prólogo da paso a una breve introducción del autor donde anticipa que el poemario debe leerse como un libro de viaje que propone nexos mediterráneos que no nos son extraños, un códice de ciudades hechas versos. Y así es posible zambullirse en el mar poético propuesto por Othman- Bentria. Recordemos que estamos ante una cartografía poética, por lo que debemos tener un mapa, y ese mapa del Mediterráneo se encuentra al final del libro, un desplegable del ínclito mar por el que se distribuyen los veinticuatro poemas que dan cuerpo al poemario, más tres epílogos finales. Los poemas, cual ciudades, ofrecen con su lectura el recorrido prometido por el Mare Nostrum. Entonces, “Amarilli”, “Finisterrae”, “Lindaraxa”, “Electra” o “Mistral”, surgen entre los pliegues del mapa para orientarnos en esa búsqueda constante de coherencia. En esa necesidad humana por humanizar a pesar de las adversidades.

Rocío Rojas-Marcos Albert junto al autor Farid Othman-Bentria Ramos.

Leyendo algunos de sus versos se entiende dónde quiere llevarnos el autor. El recorrido tiene un rumbo, un ritmo medido para circunvalar las orillas: Que todo perdura, que todo cambia/ que el mismo hombre que soy es el que espero (p. 20) o tal vez: Tu faz, tu faz, tu faz/ Orilla de las montañas, fiel abrigo/ Rapto de Europa en mi espalda, hasta los versos del poema “Io”: Cuando cierres los ojos/te embriagaré de nubes/ me morderé los labios/dejarás que crea que te he convencido/cuando eres tú/la que, sin esfuerzo/ me hace mortal. Así compone el poeta la cartografía de su mundo compartido. Las palabras se vuelven armas no arrojadizas con las que recrear un mundo que existe aún cuando se nos niega tantas, tantas veces.

Como cierre, a modo de puente final con el que poder cruzar por una vez, aunque sea pisando palabras entre esos extremos abiertos que casi se rozan: el Estrecho de Gibraltar y el Bósforo, el autor encadena tres epílogos: Trieste, Alejandría y Tánger. Tres ciudades, tres mundos en uno, tres maneras de asomarse a un mismo mar. Decía que Othman-Bentria encadena los epílogos y debe entenderse en el sentido estricto de la idea. Los últimos versos del “Epílogo de Trieste” serán los tres primeros del “Epílogo de Alejandría” y, de igual modo, ocurre entre este último y el de Tánger. Las ciudades quedan trenzadas para, una vez más, incidir en esa idea que ronda estas páginas desde el comienzo: somos el mismo mar, somos la misma historia, este Mare Nostrum que nos une debe seguir formando parte de la matria compartida.

Concluyo esta lectura del poemario con esos versos que se encadenan entre sí para mostrar cómo al unirlos adquieren un sentido nuevo de poema único: Deslizo el manto que te cubre/ y, a penas con el roce/ siento brotar tu espalda inacabada/ Tan cerca/ del barco varado de algún Dios/un destino/ que busca tus ojos/ para leerlos (pp. 46-49).

Fotografías de Tánger del fondo bibliográfico de la Biblioteca de la AECID, pertenecientes al legado de D. Fernando de Valderrama. 1. Vista aérea del Grupo Escolar “España” y el Instituto Politécnico de Tánger (entre 1947 y 1954). 2. Escuelas Españolas en Tánger (entre 1912 y 1956).

ENTRADAS RELACIONADAS:

El “despertar” de la literatura marroquí de expresión española

«El viaje a la tradición mediterránea»: reseña de la serie documental

Los Naturalista Andalusíes y el Mediterráneo

Donación de Amador Balbás sobre Marruecos


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Has leído el poemario con profundo cariño por el autor y esa ciudad del estrecho.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search