Dar El Oddi: un espacio cultural en la medina de Tetuán

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Dolores Puigpinós Montaña, durante muchos años responsable de la biblioteca del Instituto Cervantes de Casablanca, ha puesto su experiencia profesional al servicio de este proyecto, colaborando en la investigación y búsqueda de los documentos e  imágenes  de Tetuán que se exhiben en Dar El Oddi.


Vista de Tetuán, dibujo perteneciente al Legado de Mariano Fortuny Madrazo, hijo del artista, 1951. Museu Nacional d’Art de Catalunya

Tetuán vista desde el mar o desde la carretera de Ceuta, por Mariano Fortuny, en 1860 o por George Höst en un grabado realizado cien años antes; lugares como el cafetín de Tetuán retratado por Mariano Bertuchi en 1940, una vista de la Alcazaba firmada por Skill en 1860, y la cotidianeidad de un vendedor de naranjas en 1912, bocetado por James McBey, o vendedores de granos en 1933, por el mismo autor, conservado en el Museo de Nueva Zelanda. Calles, puertas, zocos, murallas, mezquitas, casas… visiones de Tetuán a lo largo de cinco siglos, testimonios de la riqueza de su historia en los diferentes imaginarios que por allí pasaron y que fueron plasmados con diferentes técnicas artísticas. La buena noticia es que, desde hace un año, estas visiones están a disposición del público en una vivienda recientemente restaurada de la medina de Tetuán, que recoge en ciento veinte reproducciones de gran tamaño, además de sellos, postales y documentos gráficos diversos, la historia de una ciudad en imágenes. El espacio fue inaugurado el 20 de julio de 2018 por el Ministro de Cultura y Comunicación marroquí, Sr. Mohamed Laaraj, en presencia de numerosos invitados nacionales y extranjeros.

Tetuán, Centro Cultural Español. Láminas de Alfonso Sierra Ochoa disponibles en la Biblioteca Digital de la AECID

La apertura de este espacio cultural responde al deseo de dar a conocer, a través de la iconografía, la historia urbana de Tetuán, ciudad declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1997 por la UNESCO, para descubrir de manera gráfica las transformaciones que ha experimentado durante los últimos cinco siglos, con imágenes perfectamente identificadas, recopiladas y organizadas para su exposición. La perspectiva adoptada para mostrar las obras es la misma que la de los artistas que las crearon; la de viajeros que llegaron a la ciudad desde otras tierras y se adentraron en ella curiosos por lo que la ciudad les revelaba. Cada uno, inspirado por el entorno, supo reflejar y trasformar en arte su punto de vista, de forma que la exposición ofrece un amplio abanico de visiones de Tetuán. Un recorrido sensitivo, a modo de paseo por la ciudad, que recoge las costumbres, lugares y paisajes de una ciudad que no cesa de sorprender a medida que se descubre, como así corroboran todos los que la conocen. Una urbe heredera de la riqueza arquitectónica y cultural de Al-Ándalus, de paso, de intercambio y de convivencia.

Jalal El Oddi, industrial apasionado por la historia, lleva más de 15 años de su vida investigando y recopilando informaciones de la ciudad que le vio nacer, en diferentes institutos, bibliotecas o museos de todo el mundo. Esta pasión, coleccionismo e investigación, en colaboración con un magnífico equipo interdisciplinar, ha generado un proyecto de elevado interés cultural que revaloriza la ciudad de Tetuán a partir del reflejo de su historia en cuadros, grabados, sellos, revistas, postales o pegatinas y, en definitiva, diferentes imágenes y soportes que atestiguan y recuerdan tanto la grandeza como la peculiaridad de esta población y de todos los que por allí pasaron.

Y es que, si el contenido de este proyecto es importante, quizás más aún lo sea el continente, la casa Dar El Oddi. Una casa familiar de los años veinte del pasado siglo, situada en el corazón de la medina, con tres plantas, perteneciente a la familia El Oddi, que constituye un claro ejemplo de vivienda ecléctica, con elementos y espacios de la casa tradicional marroquí y elementos modernos, producto de la transición experimentada por la ciudad a lo largo del siglo XX. Se han preservado elementos cerámicos originales, las puertas ornamentadas y algunos objetos decorativos típicos (de principios del siglo XX). Al espacio no le falta detalle ni curiosidades que desvelen las formas de vida de aquella época a través de la rigurosa recuperación de cada rincón, como las dependencias del servicio, las celosías desde donde es posible mirar sin ser visto, el fuego para calentar el hammam y aprovechar igualmente en la cocina, el aljibe, la bomba de agua, la fuente de agua de eskundo, la terraza que domina el horizonte, con el monte Gorges a un lado y los minaretes y azoteas al otro, o las magníficas habitaciones convertidas hoy en salas expositivas, en torno a un patio central.

El Espacio Cultural Dar El Oddi, además, en coordinación con otras instituciones, tiene entre sus objetivos la organización de conferencias, la edición de publicaciones y la promoción de investigaciones en torno a la historia y la cultura tetuaní. En su página web www.dareloddi.com pueden encontrase informaciones más amplias al respecto.

La Biblioteca Islámica de la AECID dispone de más de 300 recursos sobre bibliografía de Tetuán, a disposición de los usuarios. Además, tiene libros con ilustraciones y representaciones de la ciudad. Valga como ejemplo éste que contiene las preciosas láminas de Bertuchi. La vida desbordante de la ciudad y de sus personajes se aprecia en estas láminas de Sierra Ochoa que llegaron con la donación de la familia Gil Benumeya.


ENTRADAS RELACIONADAS:

Las huellas olvidadas: un recorrido por los vestigios de la arquitectura española de Marruecos durante el Protectorado

Cómo Mariano Bertuchi sentó las bases del arte contemporáneo en el norte de Marruecos

El Teatro Cervantes, una construcción emblemática del Protectorado, cumple 100 años

Nuestro pasado en imágenes… a un clic, en la Biblioteca Islámica


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Una absoluta maravilla y una excusa perfecta para volver a Tetuán.
    Gracias por el descubrimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search