500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (y 2ª parte)

por Dolores Carrasco Domínguez, Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como documentalista, archivera y bibliotecaria desde 1992 en numerosas instituciones públicas y privadas.

En la actualidad está contratada por la Biblioteca de la AECID a través de BIBLIODOC como técnica de catalogación de material cartográfico y otras colecciones especiales.

Este año 2019 se conmemora el V Centenario de la primera circunnavegación del mundo llevada a cabo por Magallanes y Elcano, efemérides a la que se suma la Biblioteca de la AECID con esta entrada que es continuación y cierre de otra publicada anteriormente . A su vez, los textos complementan la exposición bibliográfica divulgativa que se inaugura mañana, día 7 de junio de 2019, en el espacio de la Biblioteca Hispánica de la AECID.


Travesía en el Pacífico hasta las Marianas

Nunca se supo cómo exactamente dieron aquellos hombres con la salida del estre­cho navegando por esos pasos tortuosos. Ninguna de las versiones existentes ha sido históricamente constatada. Pero el día 27 de noviembre, veintiséis días después de empe­zar a cruzar el estrecho, la expedición, con­vertida en un grupo de tan sólo tres naves, se encontraba en mar abierto. Magallanes no acertó a comprender que había descubierto el Pacífico hasta varias semanas después.

Esto explica por qué el 8 de diciembre tu­vieron a la vista Chile y no quiso tocar tierra en esta zona que quedaría sin ser explorada hasta treinta años más tarde. En ese mo­mento, el capitán decidió dejar de navegar cerca de la costa y adentrarse en el océano sin saber lo que le iba a costar haber pasa­do por esas tierras sin tomar provisiones, adentrándose en la mayor extensión de agua del Planeta.

El Pacífico es un edén de islas y playas de arenas inmejorables, y aguas de azules o verdes casi infinitos. Recorrerlo, navegarlo, bucearlo es un placer… Pero a la expedición de Magallanes no debió parecerle preci­samente un paraíso.

El primer enemigo que les acechaba era el ham­bre. Pero les acompañaban también el calor, la soledad, la rutina del día a día en ese mar inmenso por el que navegaban. En esos días murieron veinte hombres y cuarenta agoni­zaban. Los hombres comían cuero remojado en agua salada y ratas, llegando a acordar grandes sumas, a cambio de un bocado de rata:

La galleta que comíamos ya no era pan sino un polvo lleno de gusanos que habían devorado toda su sustancia. Además, tenía un olor fétido insoportable porque estaba impregnada de orina de ratas. El agua que bebíamos era pútrida y hedionda. Por no morir de hambre, nos hemos visto obligados a comer los trozos de piel de vaca que cubrían el mástil mayor a fin de que las cuerdas no se estropeen contra la madera… Muy a menudo, estábamos reducidos a alimentarnos de aserrín; y las ratas, tan repugnantes para el hombre, se habían vuelto un alimento tan buscado, que se pagaba hasta medio ducado por cada una de ellas… Y no era todo. Nuestra más grande desgracia llegó cuando nos vimos atacados por una especie de enfermedad que nos inflaba las mandíbulas hasta que nuestros dientes quedaban escondidos….

Antonio Pigafetta. Relación de primer viaje alrededor del mundo

El 6 de marzo de 1521, cuando ya la tripulación estaba diezmada por el hambre y el escorbuto, abordaron la isla de Guam, perteneciente ahora al archipiélago de las islas Marianas, que ellos llamaron «islas de los Ladrones».

En las islas Filipinas

Tras recorrer varias islas solitarias, llegaron ante un grupo de unas mil situadas a muy poca distancia. Las llamaron Filipinas. Enseguida se dieron cuenta, viendo el oro con el que se adornaban los indígenas, que habían descubierto una tierra de enorme riqueza. En Cebú, un poblado de la isla de Mactán, Magallanes entabló una relación cordial con el rey Humabón. Realizó un trato con Magallanes: le ofreció planos y mapas de la rica región, pero le pidió a cambio que le diera su apoyo en el enfrentamiento que tenía con el líder de una isla cercana, el cacique Silapulapu.

El 27 de abril de 1521, un grupo de hombres dirigidos por Magallanes se acercó a las cos­tas donde gobernaba Silapulapu con inten­ción de someterlos. Pero, sin saberlo, había caído en una emboscada. Cientos de nativos los esperan metidos en trincheras. Cuando pisaron tierra fueron atacados por nubes de flechas y jabalinas. Los españoles habían sido confiados. Tras una hora de lucha se produjo un inesperado final: una flecha en­venenada atravesóa la pierna de Magallanes, por donde no le cubría la coraza, y murió. En aquella isla lejana quedó su sueño de dar la vuelta al mundo. ​

Muerte de Magallanes en la batalla de Mactán, grabado s.XIX

A su sucesor, Duarte Barbosa, lo mataron a traición en Cebú, junto a treinta de sus hombres en un banquete trampa organizado por el rajá. El resto de la expedición decidió abandonar Cebú y en la isla Bohol acordaron -al solo quedar 108 hombres para gobernar las tres naves-, quemar la que se encontraba en peor estado, que era la Concepción, distribuyéndose entre las otras dos. También se decidió nombrar como jefe de la expedición a Juan López de Carvalho, hasta entonces piloto mayor de la flota.

Encontramos a los isleños en número de mil quinientos, formados en tres batallones, que en el acto se lanzaron contra nosotros con un ruido horrible…Nos arrojaban nubes de lanzas de ca­ñas, de estacas endurecidas al fuego y piedras… Esta lucha desigual duró cerca de una hora… Una flecha envenenada vino a atravesar una pierna al comandante quien inmediatamente ordenó que nos retirásemos… Un isleño logró al fin dar con el extremo de su lanza en la frente del capitán, quien, furioso, le atravesó con la suya, dejándosela en el cuerpo. Quiso entonces sacar su espada, pero le fue imposible a causa de que tenía el brazo derecho gravemente heri­do. Los indígenas, que lo notaron, se dirigieron todos hacia él, habiéndole uno de ellos acertado un tan gran sablazo en la pierna izquierda que cayó de bruces; en el mismo instante los isleños se abalanzaron sobre él. Así fue cómo pere­ció nuestro guía, nuestra lumbrera y nuestro sostén.»

Antonio Pigaffeta. Relación de primer viaje alrededor del mundo

En las Molucas

La expedición estaba en un momento crítico. En apenas unos días, el número de hombres había sido diezmado, habiendo perdido al capitán y a los oficiales. Había que tomar una decisión y tenía que ser pronto. El desconcierto de los hombres debió de ser enorme. No quedaba otra opción que deshacerse de una de las naves, ya que no quedaban hombres suficientes para manejar tres barcos. Así pues, se decidió incendiar la Concep­ción para que no pudiera ser utilizada por los habitantes de la isla y siguieron el viaje en las otras dos naos, una capitaneada por Gómez Espino­sa (la Trinidad) y otra por Juan Sebastián Elcano (la Victoria).

Mapa de las islas Molucas, Filipinas (La vuelta al mundo de Magallanes-Elcano: la aventura imposible 1519-1522. Signatura 0C-28781)

En julio la expedición arribó a Borneo, una isla selvática, llena de riquezas y con una gran diversidad de flora. Es difícil imaginar lo que supuso para aque­llos hombres ver por primera vez elefantes, rinocerontes, el dragón de Komodo… o el insecto hoja que Pigafetta creyó que era una hoja que tenía vida propia.

El 8 de noviembre de 1521, tras más de dos años navegando, los navegantes se acercaron a la isla de Tidore… ¡una de las islas Molucas! Habían pasado por unas circuns­tancias tan duras, que emociona pensar en los sentimientos que inundarían a cada uno de ellos al comprender que habían con­seguido el fin de su viaje: llegar al único sitio del mundo donde el árbol del clavo produce la exquisita especia tan deseada por los europeos y que se vendía a precio de oro.

La Molucas son unas treinta islas pequeñas, de carácter volcánico con montañas cónicas (piramidales dice Pigafetta) de gran belleza. Actualmente forman parte de Indonesia.

Una etapa del viaje ideal que habrían pro­longado muy gustosamente… pero los dos capitanes sabían que no podían estar mucho tiempo. Los portugueses destacarían pronto alguna nave en cuanto supieran de su pre­sencia. Estaban comerciando en la zona que, según el Tratado de Tordesillas, correspon­día a Portugal.

Con los barcos repletos de riquezas, el 8 de diciembre se hicieron a la mar. Nada más zarpar, el galeón Trinidad, probablemen­te víctima del largo viaje y cargado de una manera desmesurada, tuvo que dar la vuelta porque una vía de agua amenazaba con hundirlo. Se tomó entonces una inesperada decisión: la Trinidad debía permanecer allí hasta que fuera reparada. Zarparía tres meses después con el rumbo hacia el Este, es decir, por donde habían venido.

 Despidiéronse entonces las naves una de otra por una descarga recíproca de artillería. Nues­tros compañeros nos siguieron en sus chalupas hasta donde les fue posible, y todos nos separa­mos llorando. Juan Carvallo se quedó en Tadore con cincuenta y tres europeos: nuestra tripulación se componía de cuarenta y siete de éstos y de trece indios.»

Antonio Pigaffeta. Relación de primer viaje alrededor del mundo
Representaciones de diferentes especias en la obra de Teodoro de Bry: Cuarta parte de las Indias orientales, 1600

La Victoria, al mando de Juan Sebastián Elcano, se quedó sola en la ruta de regre­so hacia el Oeste cargada de oloroso clavo, jengibre, nuez moscada… Si cuando Elcano y sus hombres zarparon hubieran sabido que les esperaban cinco meses sin poder pisar tierra y aprovisionarse, no habrían salido de allí. Les esperaba la etapa más dura del viaje.  

Retorno a España capitaneado por Elcano

El martes 11 de febrero, en la noche, abando­namos la isla de Timor y entramos en el gran mar, llamado Laut-Chidot.»

El Índico es el océano más desolado y con menos islas de los tres grandes océanos del mundo. Elcano descubrió el Índico sur y una soledad que se hacía infinita. Se volvieron a econtrar con el escorbuto y el hambre.

El miércoles 9 de julio la nao Victoria llegó a la isla de Cabo Verde. Había sido un recorrido di­fícil desde que doblaron el Cabo. Cinco me­ses de navegación sin hacer escala en tierra, con muchas bajas humanas y supervivientes agotados y hambrientos. La nave hacía aguas.

Como no querían tener problemas con los portugueses, ya que en parte de su viaje habían recalado y recogido especias de territorio perteneciente a la corona portu­guesa, Elcano ideó una estrategia: contar a los habitantes de Cabo Verde que pertenecían a una flota procedente de América y, pruden­temente, sólo fondearía frente a la costa sin entrar en puerto.

El sábado 6 de septiembre entramos en la ba­hía de San Lúcar y de los sesenta hombres que formaban la tripulación cuando partimos de las islas Molucas, no éramos más que dieciocho, y éstos en su mayor parte estaban enfermos […] según nuestra cuenta, más de catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, y dimos la vuelta al mundo entero, yendo siempre de este a oeste. El lunes 8 de septiembre largamos el ancla cerca del muelle de Sevilla, y descargamos toda nuestra artillería.»

Idem

El valor de las especias que trajeron fue tal que sirvió para pagar los gastos de la ex­pedición sufragados por el Rey e, incluso, generar beneficios. Un enorme negocio que ellos conocían, y que explica los tremendos esfuerzos y peligros que tuvieron que soportar estos dieciocho supervivientes. Entre ellos, Antonio Pigafetta, al que le debemos toda la información de la mayor gesta marítima de la Historia.

Detalle de la nao Victoria (cubierta del libro: La vuelta al mundo de Magallanes-Elcano: la aventura imposible 1519-1522. Signatura 0C-28781)

VISITA LA EXPOSICIÓN: PIGAFETTA, CRONISTA DE LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO MAGALLANES/ELCANO, EN EL ESPACIO EXPOSITIVO DE LA BIBLIOTECA (DE 9:00-19:00 DE LUNES A VIERNES). ENTRADA GRATUITA.


ENTRADAS RELACIONADAS

500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (1ª parte)

Presentación de la exposición: “Pigafetta, cronista de la primera vuelta al mundo Magallanes/Elcano”

España y la aventura del Mar del Sur

500 años del descubrimiento del Mar del Sur


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.