Rachid Koraïchi, artista del signo

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


por Nuria Medina

Nuria Medina, coordinadora de cultura en Casa Árabe, está especializada en gestión y cooperación cultural internacional, con dilatada experiencia en Oriente Medio. Su trabajo se centra en promover iniciativas culturales que favorezcan el intercambio creativo y el conocimiento mutuo entre España y el mundo árabe. Es licenciada en Sociología (especialidad de Antropología Social) por la Universidad Complutense de Madrid. Sus estudios de posgrado en las universidades Autónoma de Madrid, Lingüística de Moscú y Georgetown University (Washington DC) se centraron en el análisis de las identidades socio-culturales. Es Máster en Gestión Cultural por la Universidad de Barcelona y posee amplia experiencia en cooperación cultural y al desarrollo adquirida en su estancia en Jerusalén (AECID). Además, es coautora de varias publicaciones sobre antropología social y cultura  árabe contemporánea.


La Biblioteca Islámica alberga estos días una interesante muestra de libros dibujados y editados por el artista de origen argelino Rachid Koraïchi. Se trata de una iniciativa que complementa una exposición retrospectiva que, bajo el título Este largo viaje hasta tu mirada, incluye obras de este mismo artista en alabastro, acero, cerámica y bronce y que puede visitarse en la sede de Casa Árabe en Madrid hasta el 19 de mayo.

Es motivo de gran satisfacción que el público tenga la ocasión de asistir a ambas muestras en paralelo para así poder comprender la amplitud y profundidad del universo creativo de Rachid Koraïchi, que huye de la etiqueta de calígrafo o artista islámico y reivindica, por el contrario, la universalidad de su obra, presente en importantes museos y colecciones de todo el mundo.

Fue en abril de 2018, con motivo del Día Internacional del Libro y en colaboración con la editorial Los libros del Zorro Rojo, cuando comenzó a gestarse esta exposición. El artista nos visitó para presentar Prodigios, una antología de poesía árabe exquisitamente editada y que cuenta con magníficos dibujos. Esta antología puede verse entre las más de veinte publicaciones de Rachid Koraïchi pertenecientes a los fondos de la Biblioteca Islámica y que forman parte de la cesión bibliográfica realizada por Casa Árabe.

Una de las vitrinas de la muestra bibliográfica en la Biblioteca de la AECID
Prodigios
4-65893

Su prolífico trabajo como dibujante y editor permite al lector disfrutar de la conjunción entre los ámbitos de la creación literaria y visual. Las obras de otros autores contemporáneos como Mahmoud Darwix, Mohammed Dib, Michel Butor, René Char o del mismo Rachid Koraïchi, se complementan con las de maestros sufíes de siempre como Yalal ud-Din Rumi o Ibn Arabi y dan cuenta del profundo universo conceptual de este artista para el que la experiencia estética es inseparable de su fundamento filosófico. Para él, el libro es un objeto reverenciado y al que se siente estrechamente vinculado tanto por la tradición secular de su familia (incluidos los Koraïchi del Daguestán, custodios durante siglos de miles de manuscritos hoy en proceso de restauración), como por la materialidad del papel y las tintas, protagonizadas por el azul índigo, a través de las que plasma la multiplicidad de motivos orientales, geometrías, escrituras, tatuajes, talismanes, números, etc.

Y es que, tal y como describe el artista en el prólogo de Prodigios:

… me he nutrido de todo lo que he oído y he visto desde la infancia en los círculos letrados o sufíes. Tal vez quienes conozcan mi obra artística se asombren por el aspecto en ocasiones figurativo de estas ilustraciones, pero siempre he tenido presente la idea de que un lector joven (o no tan joven) debe poder asociar sin dificultad una imagen a un poema… /… Para mí, que provengo de una familia sufí, el libro es sagrado, y el hecho de acompañar a escritores y poetas me permite formar parte de un tejido de complejidades y afirmar cierta visión de la cultura como una suma de sensibilidades y una ofrenda a todos aquellos que leen y que, llenos de curiosidad, mantienen los ojos abiertos».

El universo infinito de símbolos y grafismos que son la base de la creación artística de Rachid Koraïchi adquiere realidad tangible en la muestra, con piezas de alabastro, acero corten, cerámica o bronce que se pueden visitar en Casa Árabe. Aunque no es fácil obtener del artista una descodificación de los innumerables signos que habitan su obra, sabemos que hay en él un empeño por contribuir a un lenguaje universal que, como tal, debe ser comprensible a todos los que se adentren en su obra.

En la entrevista realizada a Rachid Koraïchi, y que será publicada en el catálogo de la exposición, el artista explica que para él la escritura forma parte de su trabajo como artista visual y no como escritor:  “Mi objetivo es que mi trabajo sea percibido y entendido como elementos gráficos y plásticos y no como un texto para ser leído.  En las series “Talismanes Africanos” en acero, “Tablillas de bronce” o en “Carta azul a mi madre” en cerámica, se identifican signos también presentes en su producción editorial. Signos latinos, árabes, tuaregs, sumerios, faraónicos, etc. El sol, la media luna, la espiral, la mano, el árbol, etc. También la sombra y la repetición del número siete. Todo este universo constituye un léxico que es posible contemplar, aprehender y comprender sin necesidad de explicación. Muchos de estos símbolos son una referencia clara a las culturas del desierto argelino de las que proviene, en las que el trazo ya estaba presente entre los grabados y pinturas rupestres que hoy son patrimonio universal. Un arte milenario que se ha repetido de manera muy similar en puntos geográficos muy distantes entre sí, como si de un sustrato común a toda la humanidad se tratara.

Foto: Laura L. Lombardía / Casa Árabe

Las setecientas esculturas de acero corten que componen la instalación La Humanidad sobre los muros de una de las salas de exposiciones de Casa Árabe constituyen, aun siendo todas ellas diferentes, una metáfora de este común universal que subyace en toda su producción, tanto a través de sus libros como de su obra escultórica. Esta es precisamente la idea reflejada en un texto de Yalal ud-Din Rumi, traducido del persa por Ahmed Taheri para la exposición en Casa Árabe y que ha sido extraído de uno de los libros de la Biblioteca Islámica, Le Miroir infini:

El corazón es un jardín secreto con árboles ocultos
Único es, pero de cien formas se manifiesta
Es un océano sin límites ni orillas
El alma oculta una ola, de cien formas se manifiesta».

Serie «Los Orantes» (2016, acero corten) © Rachid Koraïchi

Más información complementaria en: El trabajo del artista Rachid Koraïchi (entrevista en TVE)

El catálogo de la exposición celebrada se encuentra incorporado dentro de la colección de la Biblioteca. Puede consultarse en: Este largo viaje hasta tu mirada = This long journey into your gaze (signatura CAA-ART 153).


ENTRADAS RELACIONADAS:

Mariano Bertuchi, cronista gráfico del Protectorado, y un proyecto compartido con la Biblioteca Virtual de Andalucía

Cómo Mariano Bertuchi sentó las bases del arte contemporáneo en el norte de Marruecos

En torno a la cerámica medieval de los ss. VIII-XV: conocimiento compartido sobre Al-Andalus

El caudaloso tiempo de Sahrazad: de genios, princesas y ladrones


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Me impresionaron las piezas de alabastro de la exposición. Muchas gracias por descubrirme a este artista.
    Siempre es un placer visitar la Casa Árabe.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search