500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (1ª parte)

NOTA: Recomendamos abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.

por Dolores Carrasco Domínguez, Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado como documentalista, archivera y bibliotecaria desde 1992 en numerosas instituciones públicas y privadas.

En la actualidad está contratada por la Biblioteca de la AECID a través de BIBLIODOC como técnico de catalogación de material cartográfico y otras colecciones especiales.

La expedición de Magallanes y Elcano es una expedición marítima que tuvo lugar entre 1519 y 1522 al mando de Fernando de Magallanes y, tras su muerte en Filipinas, de Juan Sebastián Elcano.
Este año 2019 se conmemora el V Centenario de aquella primera circunnavegación del mundo, efemérides a la que se suma la Biblioteca de la AECID con esta entrada y una próxima exposición bibliográfica divulgativa.

Preparativos de la expedición

Capitulaciones de Valladolid

Capitulaciones de Valladolid

Ante el fracaso que obtuvo al exponer sus propósitos al rey de Portugal, Manuel I, que ya conocía una vía para navegar hacia Asia bordeando África y no tenía necesidad de financiar una nueva vía, Magallanes decidió ir a España. El rey Carlos I aceptó el audaz proyecto de Magallanes con el cual firmará, el 22 de marzo de 1518 en Valladolid, unas capitulaciones por las que el monarca ponía a su disposición una armada de cinco naves para buscar un paso por mar hacia el recién descubierto Mar del Sur, con el fin de encontrar una nueva ruta a la Especiería navegando hacia el oeste, al tiempo que se le otorgaba el título de Capitán de estar armada, así como de Adelantado y Gobernador de las tierras que se descubrieran.

El argumento expuesto por Magallanes fue que, según la división del Tratado de Tordesillas, las islas de la Especiería se encontraban en la parte adjudicada a España y no a Portugal, y, en consecuencia, el monopolio de las especias debía corresponder al reino de España.

La expedición estaba formada por cinco naves con 234 hombres al mando de Magallanes.

El relato de la aventura fue responsabilidad del erudito Antonio Pigafetta, nacido en Vicenza (Italia) en 1490. A los treinta años, el joven viajó a España. Había sido nombrado diplomático por el Papa León X con la misión de representarlo ante el gobierno español. Consiguió ganarse la amistad de Magallanes y, sin haber navegado nunca antes ni tener una idea muy concreta sobre la magnitud de la aventura en la que se embarcaba, recibió de éste el encargo de ser el cronista del viaje.

¿Por qué Magallanes quiso llevar entre su tripulación a un escritor? Porque tenía encargo expreso de la Casa de Contratación de traer a España muestras, relatos y dibu­jos de los ejemplares de plantas, animales y “especies humanas” que fueran descubriendo. Misión que Pigafetta cumplió a la perfección.

Como hay hombres cuya curiosidad no se satisfaría oyendo simple­mente contar las cosas maravillosas que he visto y los trabajos que he sufrido durante la larga y peligrosa expedición que voy a describir, sino que querrían saber también cómo logré pasarlos, no pudiendo prestar fe al éxito de una empresa semejante, si desconociesen los menores detalles, he creído que debía dar cuenta en pocas palabras de lo que originó mi viaje y los medios por los cuales he sido bastante feliz para realizarlo.»

Antonio Pigafetta

El viaje

Partida de la expedición

Tras los preparativos, el 10 de agosto de 1519 la flota de Magallanes está lista para enfrentarse al mundo. Desde el muelle de las Mulas en Triana las cinco naos anuncian su partida: la Trinidad, la San Antonio, la Concepción, la Victoria y la Santiago.

Durante las siguientes semanas, Fernando de Magallanes y los capitanes de las naos iban y venían a Sevilla en sus falúas para atender diversos imprevistos y allanar algunas dificultades mientras se acabó de avituallar la escuadra. El propio Magallanes otorgó testamento en Sevilla el 24 de agosto. ​​

Continuando el descenso del Betis, se pasa cerca de Coria y algunas otras aldeas hasta San Lúcar… Ahí es donde está el puerto que da al océano… Algunos días después, el comandante en jefe y los capitanes de las otras naves se vinieron en las chalupas desde Sevilla hasta San Lúcar, y se acabó de vituallar la escuadra. Todas las mañanas se bajaba a tierra para oír la misa en la iglesia de N. S. de Barrameda; y antes de partir, el jefe determinó que toda la tripulación se confesase, prohibiendo en absoluto que se embarcase mujer alguna en la escuadra».

Antonio Pigafetta. Relación del primer viaje alrededor del mundo.​

Un 20 de septiembre de 1519 las cinco naves desplegaron las velas de trinquete y, de­finitivamente, se hicieron a la mar con la tripulación al completo rumbo a tierras y mares desconocidos.

Ruta de la Seda y las Especias

Travesía atlántica hasta la Patagonia

La primera parte de la navegación fue tranquila. Hicieron escala en Tenerife:

«Detuvímonos ahí tres días en un sitio adecuado para procurarnos agua y leña.»

El 3 de octubre la escuadra, que ya ha puesto rumbo al Sur, pasa por las islas de Cabo Verde y, a partir de ahí, Magallanes ordena virar hacia Brasil.

Cuando hubimos pasado la línea equinoccial, acercándonos al polo antártico, perdimos de vista la estrella polar. Dejamos el cabo entre el sur y el sudoeste, he hicimos rumbo a la tierra que se llama de Verzino (Brasil).»

El 3 de octubre de 1519 el tiempo empeoró con viento, borrascas y corrientes de agua por lo que la flota tuvo que detenerse por miedo a naufragar, navegando sin rumbo fijo hasta que pasara la tempestad. Durante esas tormentas, vieron frecuentemente el fuego de San Telmo, un fenómeno eléctrico atmosférico que interpretaron como una señal divina, llegando a ver este fuego a modo de antorcha en la noche en la punta del palo mayor de una nao, permaneciendo allí más de dos horas. Antes de desaparecer, la luz se hizo tan intensa que durante un cuarto de hora los marineros caminaron ciegos pidiendo clemencia. ​

Durante las horas de borrasca, vimos a menudo el Cuerpo Santo, es decir, San Telmo. En una noche muy oscura, se nos apareció como una bella antorcha en la punta del palo mayor, donde se detuvo durante dos horas, lo que nos servía de gran consuelo en medio de la tempestad»

Después de dos meses de difícil travesía por el Atlántico la flota alcanza Brasil, donde Magallanes no permitió que la tripulación bajara porque, según el Tratado de Tordesillas, era zona portuguesa. ​

Dos semanas más tarde y agotados por la intensidad del viaje, terminan pisando tierra. Llegaron a la bahía de Guanabara (Río de Janeiro) temiendo tener problemas… pero encontraron a unos indígenas muy amables y una naturaleza exuberante y espléndida. Desde ahí, siguieron la costa hacia el sur, donde dieron con un gran canal que se dirigía al interior. Magallanes y la flota navegaron hacia ahí pensando que habían encontrado la entrada al mar del Sur, nombre con el que se conocía al océano Pacífico. Tras quince días se dieron cuenta de que aquello era una ensenada de trescientos kilómetros tierra adentro, el estuario del río de la Plata —el más ancho del mundo—, entre los actuales estados Uruguay y Argentina.

…continuando en seguida nuestra derrota pegados a la costa hasta los 34° 40’ de latitud meridional, donde encontramos un gran río de agua dulce…»

Tras la decepción, fueron costeando el litoral a lo desconocido, llegando a la costa de lo que Magallanes llamó «la Patagonia».

Ruta completa de la primera circunnavegación del globo por Magallanes y Elcano (0C-18980)

Sublevación durante la invernada

El 31 de marzo de 1520, a solo unos días de la Antártida, buscaron refugio en una bahía a la que llamaron «puerto de San Julián» para pasar el invierno. Las provisiones se agotaban, los días se hacían más cortos y los hombres tenían frío. Magallanes decidió entonces reducir las raciones de comida. Varios capitanes y oficiales acordaron exigirle la vuelta a España.​

Los capitanes Gaspar de Quesada y Luis de Mendoza, junto con Antonio de Coca y Juan de Cartagena, se amotinaron contra el almirante por desacuerdo con el mando, pretendiendo regresar a España por considerar que la expedición había fracasado, al no haber encontrado hasta entonces el paso al mar del Sur. Entre los amotinados estaba Juan Sebastián Elcano, que en el levantamiento tomó el mando de la nao San Antonio después de que los sublevados prendieran a su capitán, Álvaro de Mezquita. ​

La insurrección fue reprimida con la muerte de Mendoza, capitán de la Victoria. Magallanes condenó a muerte a Quesada, que fue ejecutado, y desterró a Juan de Cartagena y al clérigo Pedro Sánchez de la Reina, que fueron abandonados en aquellas tierras cuando partieron. Perdonó a más de cuarenta hombres por ser necesarios para la expedición. ​

Durante aquella invernada, Pigafetta dará cuenta en su diario del encuentro de los navegantes con los indígenas a los que describe como hombres de una altura gigantesca. Son indios tehuelches, raza que hoy en día se encuentra extinguida. A uno de ellos lo llevaron consigo para darlo a conocer en España, aunque nunca llegó porque moriría en el trayecto. Lo llamaron patagones por el gran tamaño de sus pies. Desde entonces a esa zona se le llama Patagonia.

El 3 de mayo se perdió la nave Santiago, que se hizo añicos contra las rocas en la desembocadura del río Santa Cruz (costa argentina). Magallanes distribuyó a los supervivientes de la Santiago entre las restantes naos y nombró capitán de la Concepción a Juan Serrano y a Duarte Barbosa capitán de la Victoria.

El mapa de Teixeira del estrecho de Magallanes, publicado en 1621

Continuó la expedición hasta el extremo meridional del continente y, entre el 21 de octubre y el 27 de noviembre de 1520, pasó el estrecho que une los dos océanos. Cruzarlo fue muy difícil, dado lo complicado de la costa. Para ello una nave se adelantaba en exploración buscando el mejor camino y volviendo sobre sus propios pasos para hacerse seguir por el resto hasta la zona explorada. Una vez terminadas estas minuciosas etapas consiguieron salir del «laberinto» hacia el océano Pacífico. Magallanes lo bautizó como «estrecho de Todos los Santos», aunque actualmente se conoce como estrecho de Magallanes, por haber sido su expedición la primera europea en avistarlo.

Magallanes sigue adentrándose en el estrecho. Aquí pudieron ver en la noche las hogueras de los indígenas. Desde entonces se le llama a esta zona Tierra del Fuego.

El 21 de noviembre de 1520 surcaba la armada, por primera vez, aquel mar del Sur que, por lo serena y tranquila que estaba su superficie, recibió el nombre de «Pacífico». Con solo tres naves, ya que la tripulación de la San Antonio se había sublevado antes de cruzar el estrecho y se la había hecho regresar a España, en cuyo camino de vuelta, descubrió Las Malvinas.

Continuará…


ENTRADAS RELACIONADAS

500 años de la primera circunnavegación del mundo Magallanes/Elcano (2ª parte)

Presentación de la exposición: «Pigafetta, cronista de la primera vuelta al mundo Magallanes/Elcano»

La Ilustración hispánica: mestiza y universal (reseña de la exposición)

España y la aventura del Mar del Sur

500 años del descubrimiento del Mar del Sur


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. «Son indios tehuelches, raza que hoy en día se encuentra extinguida. A uno de ellos lo llevaron consigo para darlo a conocer en España, aunque nunca llegó porque moriría en el trayecto. Lo llamaron patagones por el gran tamaño de sus pies. Desde entonces a esa zona se le llama Patagonia.» Escriben ustedes. Adjunto el link a una nota que termino de publicar en diarios:
    http://www.gato-osses.com/la-patagonia-es-tierra-manuscrita/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search