A José Aguilera Pleguezuelo, in memoriam

NOTA: Se recomienda abrir esta entrada en Chrome o Mozilla Firefox para su correcta visualización.


Juan Pablo Arias Torres es profesor titular del área de Traducción e Interpretación de la Universidad de Málaga. Entre sus líneas de investigación están la lingüística árabe, los estudios descriptivos y la historia de la traducción y la codicología islámica. Perfil en uma.academia.edu/JuanPabloAriasTorres


Hace unos meses fallecía en Madrid José Aguilera Pleguezuelo (Granada, 1925- Madrid, 2018), uno de esos mal llamados en ocasiones “arabistas marginales” o de segundo orden. Miembro del extinto Cuerpo de Interpretación de Árabe y Bereber (cfr. Arias Torres, J.P. Y M.C. Feria García: Los traductores de árabe del Estado español. Del Protectorado a nuestros días. Barcelona: Bellatera, 2012), compaginó esta actividad profesional con una reseñable carrera docente e investigadora, lo que hace de él un raro espécimen en riesgo de extinción (cfr. Feria García, M.C. y J.P. Arias Torres: “Entre la universidad y la trujamanería. Entrevista a José Aguilera Pleguezuelo”, Sendebar 16, 2005, 255-270). En figuras como la de José Aguilera cristalizó el sueño de una parte del arabismo español de mediados del siglo pasado: incorporar nuevos candidatos arabistas con el señuelo de un trabajo como traductores al servicio a la empresa colonial española en Marruecos.

Aguilera en su labor de intérprete entre el presidente Suárez y el príncipe heredero saudí Fahd. Madrid 1-6-1977 EFE
Aguilera, de pie, junto a Franco en las negociaciones para la independencia de Marruecos. El Pardo, 5-4-1956- Col. particular José Aguilera

Tras finalizar el bachillerato en el Instituto Padre Suárez comenzó sus estudios de árabe y materias afines en la Escuela de Estudios Árabes de Granada, convertida por empeño personal de Luis Seco de Lucena en improvisado centro de formación de traductores e intérpretes (cfr. Arias Torres, J.P.: “La formación de intérpretes en la Escuela de Estudios Árabes de Granada”, Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos 68, 2019, 27-52). De allí pasó como becario al Centro de Estudios Marroquíes de Tetuán donde obtuvo el Certificado de Estudios Superiores de Interpretación que le permitiría participar en las oposiciones a la escala técnica del citado Cuerpo de Interpretación y superarlas con brillantez en 1951. Una vez incorporado a la Delegación de Cultura de la Alta Comisaría de España en Marruecos, muestra desde temprano su interés por la investigación, colaborando en la catalogación del legado del líder nacionalista Mohamed Torres depositado en el Archivo Histórico de Tetuán y que dio lugar a su artículo “Varios documentos referentes a la embajada marroquí al Papa León XIII”, Tamuda 1 (1953), 265-271.

Después de un breve paso por la Dirección General de Plazas y Provincias Africanas entre 1956 y 1958, donde tuvo oportunidad de participar como intérprete en las negociaciones para la independencia de Marruecos, fue destinado a la Embajada española en Rabat. Son años de intenso trabajo en la legación diplomática que, no obstante, compagina con la docencia de la traducción árabe-español en la Universidades de Fez y Rabat. Pero será a su regreso a Madrid en la década de los 70, cuando trabaja en el CESID, el momento en que intensifica su actividad investigadora y docente.

Defendida su tesis doctoral Las obligaciones y contratos en la escuela jurídica de Mālik b. ʿAnas (1977), inicia una fructífera colaboración con el departamento de Historia del Derecho de la Universidad Complutense sobre derecho islámico, especialmente andalusí, un campo poco explorado hasta entonces como él mismo advierte en uno de sus trabajos (“El derecho islámico en al-Ándalus, una materia poco estudiada de nuestra investigación histórico-jurídica”, Anuario jurídico y económico escurialense 5, 1993, 287-302). Su nómina de publicaciones en este campo es amplia:

Su preocupación por la enseñanza de la lengua árabe viva le llevó también a participar en la creación de un departamento interfacultativo de idiomas modernos en la Autónoma de Madrid en la década de los ochenta, iniciativa de la que nacieron sus Cuadernos del intérprete y traductor: léxico básico instrumental (junto a Mahmoud El Sayed, 1982) y Sobre interpretación simultánea y toma de notas para la traducción consecutiva árabe-español y español-árabe (1985), felizmente rescatados del olvido en 2011 por la Escuela de Traductores de Toledo (Cuaderno del Intérprete y léxico básico de congresos). A esta misma línea se adscribe su Diccionario español-árabe hasanía (2006), único en esta combinación lingüística. Los últimos años de su vida profesional los dedicó a la difusión de la cultura árabe como jefe de las emisiones en lengua árabe de Radio Exterior y, ya jubilado, continuó esta labor mediante la publicación de obras divulgativas como:

Sirva esta nota en su recuerdo como reivindicación del legado dejado por estos arabistas de campo que, con todas sus limitaciones, llenaron huecos que el arabismo universitario dejó durante décadas sin atender.



ENTRADAS RELACIONADAS:  

Sergio Castellano Teixeira (1922-1949), el primer arabista canario

Emilio García Gómez y Granada

Congreso en Doha y entrega de los premios Sheikh Hamad de Traducción y Entendimiento


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. ANTONIO FERNÁNDEZ AGUILERA dice:

    Mi agradecimiento personal a D. Juan Pablo Arias Torres, como sobrino de D. José Aguilera Pleguezuelo, por reseñar la figura de mi tío Pepe, como así lo llamaba yo cada vez que hablábamos por teléfono, y lo hacíamos muchas veces al año porque aún viviendo en distintas ciudades, manteníamos contacto casi permanente y eso me permitía enriquecer mis escasos conocimientos y disfrutar de su maravillosa conversación, que ahora echo mucho de menos. Gracias de nuevo, D. Juan Pablo, por esas lineas de recuerdo a mi inolvidable tío Pepe.

  2. Fernando de Ágreda dice:

    Me ha gustado mucho la noticia de Juan Pablo y tengo que volver a leerla, con esas fotos impresionantes de su labor de traductor oficial entre políticos relevantes. Es un trabajo muy meritorio haber reunido a los traductores del Protectorado y valorar sus esfuerzos Juan Pablo-
    De Aguilera conservo el recuerdo de su buen humor y de las charlas tan amenas. Teníamos amigos comunes como Emilio Náñez y Ramón Lourido. Quizá los lectores de «La Asociación la Medina» le recuerden también.
    Creo recordar que Aguilera participó en las oposiciones que convocó el antiguo Instituto de Cooperación con el Mundo Árabe (ICMA) con éxito, a su regreso de Rabat, y pidió la excedencia al poco tiempo. Todo esto me ha traído recuerdos de un tiempo feliz. Ya sabéis que entre los antiguos «marroquistas» existía muy buena relación.
    Guardo una foto preciosa en su compañía cerca del templete de la plaza del antiguo consulado español

    Fernando de Ágreda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search