“La edad de la armonía: música y cultura de la Edad Media al Barroco” de Vicente Carreres: reseña

La edad de la armonía de Vicente Carreres

La obra se compone de una introducción que presenta de un modo global los contenidos, su estructura y el estilo de comunicación que se desea establecer con el lector. El estilo opta por una redacción lineal que aloja los aspectos aclaratorios más técnicos en las notas a pie de página. Tras la introducción se van sucediendo los tres apartados de la exposición. No llevan denominación de capítulo, sección, etc., con lo que ya desde el comienzo se percibe la idea de sucesión o evolución de la materia tratada, sin fragmentaciones que le son ajenas.

El primer apartado se dedica a “La Escuela de Notre Dame o La Idea del Ritmo”. En la búsqueda de un inicio del hecho musical, el autor se remonta a la cultura y el conocimiento de la Antigüedad clásica de Grecia. Los conceptos musicales se van fundiendo con las otras manifestaciones del intelecto y el espíritu humanos, con lo que asistimos a una evolución cultural que tiene en cuenta el arte pictórico, la arquitectura, las matemáticas, la filosofía, etc.

Detalle de la partitura manuscrita Salve radix, s. XVI.

El segundo apartado se centra en la “Armonía y Mímesis: la Estética Musical del Humanismo”. La evolución de la música se expone en su desarrollo histórico lineal, pero a la vez se crea en el lector la imagen de una evolución envolvente, que tiene en su núcleo al ser humano y se van expandiendo en círculo todas las manifestaciones de su genio. Al igual que al arrojar una piedra en un estanque se crean unas ondas que al final se diluyen en la propia masa ya lejana, así el ser humano va comunicando su esencia a todas sus artes y sus ciencias.

El tercer apartado afronta lo que ya percibimos como terreno más próximo y conocido: “Música y Lenguaje en la Estética Barroca”.  Al sentimiento humanístico, que no deja de estar presente, le sucede un periodo musical y artístico lleno de dramatismo y fuerza expresiva. El conocimiento científico de la música ya está maduro y los creadores e intérpretes pueden experimentar. Corrientes artísticas racionalistas conviven con otras que se ocupan más del espíritu o de la percepción sensorial del hombre. La música ya no sólo acompaña a la vida en sus entornos laicos o religiosos habituales, sino que se crea la idea de concierto y se diseña un espacio ex profeso para la audición.

Finaliza la obra con la bibliografía citada, donde queda patente la escasez de nombres españoles. No hay músicos españoles y son escasos los estudiosos de esta nacionalidad. Sí aparece citado, dada la importancia de su pensamiento y su idea de “expresión”, el miembro de la Escuela Universalista Española del Siglo XVIII, Antonio Eximeno, con su obra Del origen y las reglas de la música, con la historia de su progreso, decadencia y restauración. También aparece ampliamente citado, sobre todo en sus contribuciones científicas sobre el Humanismo y sobre el Barroco, el director del Instituto Juan Andrés de Comparatística y Globalización, que es la entidad que edita el libro, Pedro Aullón de Haro.

Por último se presenta el índice de términos musicales utilizados. A cada término le acompaña la página y el número de nota que da la definición del mismo. Para el lector no especialista, es una gran ayuda, pues puede obtener la información que necesita cuando lo desea y para el autor es una fórmula inteligente de resultar didáctico sin refrenar en exceso la narración con explicaciones que pueden aparecer de un modo más autónomo.

En su expresión formal el libro es sobrio y cuidado. Más que imagen decorativa, se estampa en la cubierta una ilustración que nos introduce en una atmósfera muy evocadora: en el centro de un cuadrado gris, la rosa Tudor roja con su tallo y hojas verdes, y girando a su alrededor, ondas concéntricas con la notación musical de la Salve en color negro. Se contiene en una página manuscrita de “Salve radix”, en Magister Sampson, Benedictus de Opitiis y otros, Motetes”. Países Bajos, 1516.

El tema del libro es la música, que aparece imbricada con el resto de la producción cultural del hombre. Es un tema hermoso y se desarrolla con un estilo narrativo igualmente hermoso y sensible. Para que se aprecie esta afirmación, incluyo un fragmento de la propia obra:

Si en la historia de la música medieval puede hablarse de una revolución, ésta tuvo lugar en París, entre fines del siglo XII y principios del XIII.

Tras un lento proceso de generaciones y de siglos, se produce un salto. Surge entonces un nuevo concepto de sonido: frente a la línea pura del gregoriano, la textura musical se convierte ahora en un laberinto de voces y de pulsaciones, entrecruzándose y superponiéndose, como en un caleidoscopio. Mientras las formas góticas de la catedral de Notre Dame transformaban los perfiles de parís, la música se estaba reinventando.” (Pág. 35).

En el libro queda claro que su autor, Vicente Carreres, ha convertido su devoción en su obligación, y los lectores, agradecidos, proponemos la lectura de esta obra que aúna rigor y emoción.


La edad de la armonía de Vicente Carreres (enlace al catálogo)

Sumario de la obra

Fondo sonoro en la Biblioteca Digital AECID

Consulta bibliografía musical en el catálogo de la biblioteca (WMS)


ENTRADAS RELACIONADAS:

“La Escuela Universalista española del s. XVIII: una introducción”, de Pedro Aullón de Haro

La música de la biblioteca AECID en Radio Clásica (RNE)

Grabaciones sonoras del Instituto de Cultura Hispánica

Colección de registros sonoros de la biblioteca: un pedacito de historia

 


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.