La ilustración gráfica en la revista “Mundo Hispánico” desde 1960 (2ª parte)

por María Blanco Conde , Conservadora Colección AECID.

El presente artículo completa el estudio publicado en mayo y tiene como objetivo analizar la ilustración gráfica llevada a cabo por los dibujantes que colaboraron artísticamente en la revista Mundo Hispánico (1948-1977), cuyo Archivo se encuentra en la Biblioteca Hispánica de la AECID.

Dicha revista se convirtió durante 30 años en un instrumento de difusión de la política cultural en Latinoamérica pues llevaba como subtítulo: ‘La revista de veintitrés países’.


Los años del cambio, la década de los 60

Molina Sánchez. Lectora. Dibujo inédito a tinta y acuarela de la década de los 60 que no llegó a publicarse en Mundo Hispánico (Nº 4073 CA/M.H.)

En el mes de enero de 1960, Mundo Hispánico destacaba entre sus páginas un reportaje sobre la visita de Estado que había tenido lugar en Madrid del presidente de Estados Unidos, Eisenhower. Este hecho, unido a que España en 1956 había conseguido entrar en la ONU, admitida por el voto de 55 países, suponía el fin del aislamiento político al que había estado sometida tras la II Guerra Mundial por el apoyo a Alemania y también a causa de una serie de medidas impulsadas en la Conferencia Tripartita de Londres en 1946.

Por consiguiente, las rápidas transformaciones que tuvieron lugar durante los primeros años 60 y el nacimiento del llamado ‘milagro’ económico hicieron que, de alguna manera, se siguieran difundiendo las ‘virtudes’ del régimen franquista a través de la prensa. La revista, continuó prácticamente con las mismas secciones y abordando mensualmente temas de actualidad, reportajes con asuntos muy diversos, geopolíticos, económicos, sociales,  ilustrados como es habitual con infografías[1] realizadas a tinta china sobre papel cebolla. Artículos, ensayos  y textos a tres columnas entre espacios de publicidad muy diversa con el toque del diseño gráfico de la época,  firmados por  escritores e intelectuales hispanoamericanos como el cubano exiliado en Madrid, Gastón Baquero,  el chileno Nivio López Pellón y entre los españoles destacó sobre todo, José María Pemán[2]  que se convirtió en un habitual colaborador con el artículo principal  de cada número. Otros colaboradores fueron respectivamente los críticos de arte, música y teatro M. A García Viñolas, Antonio Fernández Cid y Alfredo Marquerie. También Francisco Casares y Paco Umbral eran fijos en la redacción, que estaba situada en el ala izquierda de la tercera planta del edificio del Instituto de Cultura Hispánica. En la cafetería, Umbral redactaba frecuentemente sus artículos y conversaba con José Hierro y Claudio Rodríguez, escritores como él, entre otros y que también escribían para la revista.

De la diagramación, es decir de la maquetación, se siguió encargando hasta su cierre, Daniel del Solar. La fotografía se fue imponiendo frente a la ilustración, sobre todo en blanco y negro y el número de colaboradores artísticos disminuyó considerablemente. A partir de este cambio de década ya no estarán Gabriel Escudero o Zaragüeta que habían sido tan versátiles, aunque continuó Molina Sánchez[3], Yraola, Helia Escuder, Goñi y comenzaron otros como Julián Santamaría, Fernando Giles, Elsa Ruiz, Luis Pérez Vicente y Oscar Estruga. No eran ilustradores a tiempo completo, sino que compaginaban esta actividad con su verdadera vocación, la pintura y la escultura.

Esporádicamente encontramos otros artistas ilustrando diversos temas: Iglesias del Marquet, Alfredo Opisso, Manzano, Aurelio Suárez, Gómez Perales, González Collado, Luis Gordillo y Fernández.

Por supuesto, en las últimas páginas además de la heráldica, filatelia, estafeta… se continuaron publicando viñetas humorísticas de Puig Rosado, Cebrián, Mingote, Herreros, Ballesta…

Enrique Herreros. Acuarela fechada en 1963, Mundo Hispánico, nº 190, enero 1964, publicada como ilustración del texto “Los profetas del lápiz”, p. 28.

Tuvieron en común, esta nueva generación de artistas, que esquematizaron las formas, brujulearon hacia la abstracción e incluso, a veces, y sobre todo en el caso de Santamaría utilizaron el collage y el papel cebolla para crear texturas y un nuevo lenguaje visual que, impreso en offset, dotaba a la revista de cierto aire de modernidad. Resulta obvio que la abstracción había irrumpido antes en la pintura que en la ilustración de revistas o de libros quizá porque el público, al cual iba dirigida la revista, no iba a entender ni apreciar ese decorativismo abstractizante que había comenzado a extenderse como la pólvora por las galerías de arte españolas a partir de 1954. Aunque grupos tan importantes como El Paso se disolvieron en 1960, otros movimientos como el Informalismo o el arte Pop británico y americano fueron fundamentales a partir de entonces en el desarrollo de la cultura plástica de los artistas españoles.

En cuanto a la impresión también hubo cambios, dirigida en ese momento por Joaquín Campillo y a partir de julio de 1961 por Francisco Leal Insúa. Se comenzó a imprimir en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre y se siguió encargando de las páginas en huecograbado la Fábrica de Heraclio Fournier en Vitoria que, a finales de esta década, había conseguido modernizar sus instalaciones incluyendo la composición fotomecánica que revolucionó el sistema de impresión al suprimir los moldes de plomo y sustituirlos por películas fotográficas.

Otra de las novedades de esta década, desde 1960, fue la aparición de monográficos dedicados a grandes pintores españoles: Velázquez (nº 155), Goya (nº 164), El Greco (nº 173), Zurbarán (nº 197) por ser los representantes pictóricos de lo español.  Estos monográficos ilustrados con fotografías en color y blanco y negro contaron con textos de Sánchez Cantón, Eugenio Montes, Camón Aznar, Marqués de Lozoya, Lafuente Ferrari, Gaya Nuño, Ramón Faraldo… todos ellos primeras figuras de la historia del arte con abundantes publicaciones a sus espaldas.

En el caso del monográfico dedicado a Goya para la ilustración de las capitulares se utilizaron unas decorativas siluetas de personajes de la corte de Carlos IV.

Pervivió la política de la hispanidad y por ello se siguieron publicando textos y ensayos como el de Luis Trabazo (nº 175, octubre 1962) en el que se continuaba insistiendo en la importancia del acercamiento y fusión con los países americanos a través de la cultura, y, por lo tanto, continuaron con la publicación de reportajes de temática americanista conforme a los patrones del catolicismo. Asimismo, y, a pesar del franquismo, se siguió invitando a algunos intelectuales hispanoamericanos de ideología de izquierda a colaborar en la revista.

Por el Instituto de Cultura Hispánica pasaron a lo largo de la década de los 60 importantes intelectuales y escritores. Ejemplo de ello es la visita del erudito escritor y poeta argentino, Jorge Luis Borges (1899-1986) en marzo de 1963 al que se le ofreció una recepción en la que estuvieron presentes algunos poetas de la generación del 27 y del 36- Luis Rosales[4], Gerardo Diego y Vicente Aleixandre-.

También es un año importante en cuanto a actividades culturales se refiere pues se celebró una exposición similar a las Bienales Hispanoamericanas de la década anterior. Llevó por título: Arte en España y América con la participación de 195 artistas en tres secciones: pintura, escultura y grabado. Fue patrocinada durante varios números de la revista a lo largo de 1963. Esta exposición supuso la aparición de una opción figurativa como fue el arte Pop. Paralelamente en la sala de exposiciones se celebraron muestras individuales y monográficas de cariz precolombino.

A lo largo de los años 60, siguieron destacando en la revista, las exposiciones de la Agrupación Vanguardista Hispana de Caricaturas con obras de Lasa, Paco Martínez, Perelló, Beuster, Flores… con fotografías de Basabé, uno de los fotógrafos que más colaboró con la revista, además de Campúa, Contreras, Lozano o Fernando Nuño.

Los ilustradores de los 60

Julián Santamaría (Reinosa, 1930), es un destacado creador de numerosos carteles publicitarios tanto para eventos del ICH como para otros organismos oficiales importantes. Llegó a ser una de las figuras más destacadas en nuestro país en este género y su reconocimiento le llegó en 1971 cuando el antiguo MEAC[5] le dedicó una exposición. En 1961 creó su propio estudio. Formó parte del “Grupo 13″ junto con otros diseñadores gráficos, como Pepe Cruz Novillo, Fernando Olmos y Juan Poza, ilustradores y artistas plásticos.

Santamaría. Introducción a las literaturas aborígenes de América. Mundo Hispánico, nº 247, número extraordinario, octubre, 1968, p. 79 (Nº 4128 CA/ MH).

Santamaría. Tinta y collage. Mundo Hispánico, nº 262, enero 1972 p. 72.

Su estilo es muy reconocible en la revista en la que empleó recursos figurativos de gran calidad expresiva, utilizó un limitado repertorio de las formas geométricas y tipográficas propias del “grafismo puro” helvético de los años 60.  También se sirvió con frecuencia del collage.

Luis Pérez Vicente (Madrid, 1933-1989)

Su estilo ha sido definido como ‘abstracción barroca’, con motivos geológicos o biológicos. Comenzó a colaborar a finales de esta década.

Ignacio Yraola (Barcelona, 1928-Madrid, 1987) trabajó en la revista durante los años 60 contratado como “confeccionador.” Conectó enseguida con Paco Umbral que ocupaba una mesa enfrente de él y se convirtió en el principal ilustrador de la publicación. Los escasos ejemplos que nos podemos encontrar, a lo largo de cada número en esta década, van firmados por él con la inicial de su apellido “Y” seguido del año. Yraola, como ya hemos dicho en la primera parte de este artículo, comenzó a colaborar con MH en 1957,[6] además de ser el autor de viñetas humorísticas que se publicaron a finales de esta década.  Al igual que otros artistas, enviaba dibujos a otras revistas como Índice y Poesía española.

 Oscar Estruga (Vilanova i la Geltrú, Barcelona, 1933)

Es otro artista que fue contratado por Mundo Hispánico para encargarse de la maquetación tras la marcha de Yraola.  Sus ilustraciones, que a veces rayan la abstracción, suelen situarse en la parte inferior o lateral de las últimas páginas.

La revista apenas utiliza ya ilustraciones para sus reportajes o artículos que siguen siendo de índole muy variada, y nunca abandonaron su énfasis en la idea de hispanidad, tras publicarse mensualmente durante 30 años.

Luis Pérez Vicente. Los derechos del hombre en América bajo el dominio español. Mundo Hispánico, nº 250, enero 1969, p.70 (Nº de Inv. 4253 CA/MH).

1. Yraola. Nuevas apostillas a la Ley de de Prensa. Libertad de Opinión y Ejercicio. Mundo Hispánico, nº 217, abril 1966, p. 8 — 2. Estruga. Mundo Hispánico, nº 232, p. 66.

El sevillano Luis Gordillo (1934) colaboró por primera vez en el último número del año 1966, ilustrando una historia de ciencia ficción de Francisco Alemán Sainz (El viaje a la tierra) cuyos originales se conservan en el Archivo Fotográfico de Mundo Hispánico. En los 7 dibujos a tinta china que diseña para acompañar al texto, combinó el papel de celulosa con el de cebolla superpuesto, presentando varios conjuntos de círculos que forman un entramado, una especie de malla o celosía sobre el dibujo figurativo geométrico.  Fantasear y entretener son dos constantes en su pintura aplicables a este trabajo y que le permiten un juego visual.

En cada número de la década de los 60, la ilustración se limita prácticamente a un único dibujante, cuyos dibujos van acompañando cuentos, ensayos u otros géneros literarios situados al final de cada ejemplar. Se reproducen pequeñas obras de teatro a las que se añaden ilustraciones, por ejemplo, en 1967 el humorista gráfico Máximo ilustró la obra “El Seductor” de Miguel Mihura pues según Mundo Hispánico “a él se debe el renacimiento del humor moderno que fue denominado “codorcinesco” por la revista en la que nació, La Codorniz”, de la que algunas de sus viñetas humorísticas fueron reutilizadas en la revista.

Los años 70 y el final de la revista

El poeta y escritor Jose García Nieto fue el director de la revista en la década de 1966 a 1976. Sobre todo, se emplearon como ilustraciones reproducciones de grabados y estampas del siglo XIX que irán sustituyendo a los dibujos originales de los ilustradores, que compaginan sus colaboraciones en la prensa escrita con sus aspiraciones artísticas.

Estruga y Santamaría son los más innovadores. Éste último siguió diseñando un gran número de portadas de los libros editados por Cultura Hispánica.

El artículo de Jose Mª Pemán suele ir siempre acompañado de una ilustración de cariz expresionista, y Estruga, salvo excepciones, se convierte en el único ilustrador que colabora con dibujos neofigurativos ubicados en las páginas de cada final de número.

1. Luis Gordillo. El viaje a la tierra. Mundo Hispánico, nº 225, diciembre 1966, p. 67. — 2. Estruga. El poeta y la creación. Tinta. Mundo Hispánico, nº 304, 1973, p. 10 — 3. Máximo. El solo y la gente. Mundo Hispánico, 1976.

Siguen muy presentes los temas hispanoamericanos ilustrados habitualmente con fotografías, pero en algunas ocasiones cuentan con colaboraciones esporádicas de artistas como Adolfo Barnatán, Fernández, Goñi… quien durante 1972 y 1973 regresó para realizar dibujos en la sección firmada por Miguel Pérez Ferrero dedicada a las tertulias y grupos literarios.

A partir de 1974 la ilustración gráfica prácticamente desaparece de las páginas de la revista salvo los escudos en la sección de Heráldica o las reproducciones de grabados antiguos. Se continuó, sobre todo, empleando la fotografía en blanco y negro y en color.

El nuevo rumbo político iniciado en 1975, con la llegada de la democracia y el fin del régimen franquista, produjo cambios en Mundo Hispánico que le afectaron de manera inmediata, desde un nuevo relevo en la dirección hasta nuevas incorporaciones intelectuales hispanoamericanas.

Desde enero de 1976 cambia el formato y su objetivo cultural afectará sin duda al contenido de la revista cuya trasformación pasó por un nuevo director al frente en 1976, José Luis Castillo Puche y contó con la dirección artística del pintor César Olmos.

El sumario continuó ofreciendo secciones dedicadas a Entrevistas, Artículos, Arte, Literatura y Reportajes y regresó por un breve espacio de tiempo el Humor con Máximo, que consistía una única viñeta a toda página acompañada de un texto.

El Instituto de Cultura Hispánica desapareció en 1977 y pasó a llamarse por un breve periodo, Centro de Cooperación Iberoamericana y, desde 1978, Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI). Durante 1977 el Arte[7] de la revista se concentró sobre todo en fotografías en blanco y negro y color proporcionadas por Agencias.

Hasta el final, Mundo Hispánico mantuvo su proyección hacia la comunidad hispanoamericana, la promoción de la lengua y la cultura que fueron siempre su objetivo y la ilustración gráfica fue un excelente medio de expresión artística.

1. Ignacio Berriobeña. Arte y Tecnología para una Bienal. São Paulo. Mundo Hispánico, nº 334, enero, 1976, p. 18. — 2. César Olmos. Arte Gráfica. Arte y Tecnología para una Bienal. São Paulo. Mundo Hispánico, nº 334, enero, 1976, p. 18. — 3. Rafael Leoz de la Fuente. Estudio sobre la división y dirección del espacio. Arte y Tecnología para una Bienal. São Paulo. Mundo Hispánico, nº 334, enero, 1976, p. 18.


NOTAS

[1] Mapas, gráficos estadísticos secuenciales y esquemas visuales normalmente destacados en medio de la masa, entre columnas, son muy utilizados en entrevistas.

[2] A partir de 1963 hasta el final. Dramaturgo, poeta, ensayista, columnista independiente entre la generación del 98 y la del 27.

[3]“Yo he malvivido, y ahora vivo, de la pintura (…) Yo, por ejemplo, he tenido que hacer, por necesidad, ilustraciones para revistas, retratos, etc (…)” Declaraciones del artista en una entrevista realizada con motivo de una exposición en una galería madrileña.  Mundo Hispánico, nº 349, abril, 1977, p. 53.

[4] Luis Rosales, director de la revista Cuadernos Hispanoamericanos (1951-1966).

[5] Museo Español de Arte Contemporáneo.

[6] Le sustituirá en esta labor Oscar Estruga, según José Mª Iglesias que trabajó como confeccionador-puente entre él y Estruga en 1969. Ver artículo “Yraola en el recuerdo”. Revista Cuadernos Hispanoamericanos nº 463, enero 1899, p. 179.

[7] Imágenes producidas para ilustrar o complementar visualmente la información de un texto.


En breve todos los dibujos estarán disponibles en la Biblioteca Digital AECID


ENTRADAS RELACIONADAS:

La ilustración gráfica en la revista Mundo Hispánico: desde su origen hasta 1960 (1ª parte)

Proyectos en torno a la revista Mundo Hispánico (1948-1977)

Archivo de la revista Mundo Hispánico, un nuevo proyecto de digitalización y cooperación universitaria

 


biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.