Una mirada poética sobre el rey andalusí Almotacín

por Ana María López Expósito

Maestra, poeta y novelista que trabaja en el Servicio de Apoyo y Asesoramiento a Inmigración en Madrid (S.A.I., Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), que ha obtenido el Sello Europeo 2010 a iniciativas innovadoras en la enseñanza y aprendizaje de lenguas. Ha participado como ponente en cursos de formación sobre bibliotecas escolares, animación a la lectura, temas de interculturalidad e inmigración, enseñanza del español como segunda lengua, educación compensatoria y aulas de enlace para profesorado de Educación Primaria y Secundaria. En diciembre del 2002 publicó el primero de sus seis libros: “Poemas para inventar un mundo. Propuestas para una lectura y escritura creativas”. Y continúa escribiendo.

Aquí se ha inspirado literariamente en una figura histórica de al-Andalus,  Muhammad B. Ma’n B. Muhammad ibn Sumadih al-Tugibi Al-Mutasim, segundo rey de la dinastía de los Tugibíes del Reino de Almería.


La Celosía

Tras la celosía pasan las estaciones, pasa Galiana como flor,  el cautivo no pestañea, canta versos y canciones de plata desde la noche al alba. Presa de amor le busca en la sombra de la noche, besos de escarcha gris prometen amor eterno. Bajo la celosía cayó su cuerpo yerto.


El microrrelato La Celosía, de la escritora Ana María López Expósito, ha sido seleccionado para una publicación de la editorial Círculo Rojo, junto a los de otros autores.

‘MicroAlmería’ es la primera publicación de la editorial Círculo Rojo a través de su asociación para el fomento de la lectura en Almería. Un proyecto que nació en el año 2016 con el fin de acercar las letras a todas las personas. Los diferentes autores muestran su visión de Almería e invitan a viajar a través de sus recuerdos, sensaciones e historias peculiares. El director de la editorial, Alberto Cerezuela, lo presentó en la Plaza de la Catedral de Almería, el 27 de abril de 2017.

Los relatos han sido seleccionados por el jurado formado por el poeta Aníbal García; el profesor, poeta y dramaturgo Diego Reche; el escritor y gestor cultural Antonio García y con la colaboración del restaurante Bella Ciao! de la calle Trajano, en la capital.

Se ha de señalar que el microrrelato de La Celosía está inspirado en el segundo gobernante de la taifa de Almería, al-Muʿtaṣim (Abū Yaḥya Muḥammad b. Maʿn b. Muḥammad Ibn Ṣumādiḥ al-Tuǧībī) (The encyclopaedia of Islam, nueva edición), en español Almotacín  (Almería, 1037-Almería, 15 de mayo de 1091), rey andalusí de la taifa de Almería, perteneciente a la dinastía de los sumadihitas. Fue en 1051 cuando, a la muerte de su padre, Almotacín con tan sólo catorce años, se convirtió en rey de Almería, bajo la regencia de Abu ‘Utba su tío, que se mantuvo hasta 1055.

© “La Alcazaba, fragmentos para una historia de Almería”, Sevilla, 2005 (Sig. 4-51078)

 

Los cuarenta años de su reinado serían la época de mayor esplendor de Almería en el siglo XI. Fue un Rey benévolo según dicen a coro los historiadores, tanto cristianos como árabes, el señor de más bondad, más generoso y justiciero que en su tiempo hubo en la Península Ibérica. Apasionado por las letras y las artes, siendo él muy culto y también buen poeta, favorecedor como pocos de la industria y del comercio; amante de la paz. La prosperidad de la ciudad durante su reinado se basó en el comercio de la seda, llegando a contar con más de diez mil telares cuyas producciones servirían de inspiración para las de Pisa y Florencia. La actividad económica fue muy variada: astilleros, fábricas de mosaicos, fundiciones y metalurgias donde se fabricaban objetos de cobre, alfarerías, factorías de sal y una industria de conservas de frutas cuyos productos llegarían a Túnez y Egipto. Se puede afirmar que durante su mandato, la ciudad de Almería se convirtió en uno de los núcleos económicos y culturales más importantes de Al-Ándalus.

Esa gran actividad económica estuvo acompañada de un gran florecimiento literario y cultural. Almotacín, de cuyo palacio se conservan restos en el segundo recinto de la alcazaba almeriense, se rodeó de intelectuales musulmanes y judíos, literatos, poetas, maestros, médicos e historiadores como: Aben Abilfayad, Aben Modair, al-Zafadí, ,al-Udri o al-Bekrí, Berja Aben Charáf, Aben Chafadasche, Aben Alhadad, Aben Abilfayad, Aben Alaci, Aben Azacar, Aben Ragia, El Zafadí, El Becrí, Aben Alarcán, Aben Omar de Dalías, Abulcasim Said ben Ahmed, El Chodsamí, Abu Mohamed Abdala el Roxetí. Incluso el propio rey destacó como poeta.

Del blog de Oscar Pardo (http://blogdeoscarpardodelasalud.blogspot.com.es/)

¿Cómo era Almotacín?

Era un rey bien nacido, generoso, lleno de gloria, según Aben Billita en su célebre “Loa al Rey Almotacín”:

Vierten las nubes abundante lluvia / de Almotacín para imitar la gracia. /Del árbol gentilicio de este príncipe, /(que ornó la antigüedad de perlas raras y a las edades primitivas llega), /su espléndido collar hizo la fama./ Bajo sus tiendas reposó la gloria,/ que siempre sus banderas acompaña. / ¿Oh príncipe! Tú enciendes por las noches /un fuego, con que indicas tu morada, / y guías al perdido caminante, / y le albergas después, y le regalas. / Yo digo, si pregunta en el desierto / por ti, señor, la errante caravana: / nadie cual él; ¿qué antorcha brillar puede, / donde brilla del sol la lumbre clara?

Almotacín se rodeó de poetas famosos:

Poeta era Almotacín; poetas sus hijos; Moizodaula, Rafiodaula, Obaidalá Izodaula, y Abu Chafar; poetisa su hija Omalquirán; poeta su nieto Mohamed Rachiodaula. Hasta su misma esclava Gayalmana era poetisa.

En su palacio de la Somadihía compuso entre otros versos los siguientes:

Contemplad la beldad de esta corriente: / De su fuente al fluir,/ Parece una polícroma serpiente/ Que la piel se dejase para huir.

La princesa Omalquirán hija de Almotacín, se distinguió también por sus poesías. Amaba, nos dice Al-Maqqarī, tomándolo de «Al-Muġrib» de Ibn Saʿīd, a un apuesto joven de Denia llamado Asamar, y le dedicó algunas «moaxahas»:

Sí. Se extrañan justamente del ímpetu de mi amor; pero es que mi hermoso amado para mí es igual al sol, sol que por morar conmigo dejase aquella región. Él es mi bien: si él se fuera, mi alma huyera de él en pos.

El poeta árabe Annahelí protegido por Almotacín sintetizaba el esplendor de la ciudad en su tiempo en estos breves versos:

La ciudad de Almería es paraíso/ donde hallarse podrán/ una por una todas cuantas cosas/ puso en el suyo Adán.

El humorístico historiador Ibn Ḫāqān nos dirá:

Esta provincia (Almería) es bien pequeña… y se la abarca de una ojeada; las nubes derraman allí sus gotas bienhechoras inútilmente, pues no produce ni trigos ni otros cereales; sus campos casi todos son estériles y sólo brota allí la hierba.

El arabista D. Pascual Gayangos puntualizaba:

El territorio junto a Almería es famoso por sus canteras de mármoles de todas cualidades y matices. Hállanse principalmente en las montañas vecinas llamadas Sierra de Gádor y Sierra de Filabres.

© “Alcazaba de Almería : guía oficial del conjunto monumental” (Sevilla, 2016) (Sig. 4-64062)

 

El poeta Ibn Hāniʾ, Muḥammad b. Ibrāhīm, cantaba de Almería:

Es una tierra,/en que, si tú paseas, /perlas las piedras son, /almizcle el polvo, /y paraíso cuantos huertos veas.

En relación al paisaje almeriense y las entrañas de la tierra Gayangos comentaba:

Las ágatas abundan hasta el punto de haber dado un nuevo nombre al Promontorio de Caridemo, llamado ahora «Cabo de Gata», corrupción de «Cabo de Agatas».

El arabista holandés Reinhart Dozy dice de la ciudad:

En la Edad Media era el puerto más importante de España.

Una anécdota sobre Almotacin:

El rey Almotacín entró una vez (nos cuenta el Barón de Schack en su “Poesía y arte de los árabes en España y Sicilia”) en la morada de un súbdito suyo. Y este tenía un hijo pequeño denominado Alfat. Y el rey le dijo: – ¿Qué casa es más hermosa? ¿la del príncipe de los Creyente o la de tu padre? Y contestó el muchacho: – La casa de mi padre es más hermosa, ya que el Príncipe de los Creyentes está ahora en ella. Maravillado Almotacín de la presencia de espíritu del niño, quiso ponerla otra vez a prueba y le preguntó: -Dime, Alfat ¿hay algo más hermoso que este anillo? –Y le mostraba uno magnífico que llevaba puesto en el dedo. «Sí, replicó el pequeño; la mano que le lleva.»

En la última etapa de su vida, presintiendo Almotacin que la muerte le iba a librar del dolor de ser testigo de la caída de su trono, llamó junto a su lecho a su hijo mayor Ahmed Moizodaula para darle sus últimos consejos:

Imposible, hijo mío, librar a esta ciudad y a esta comarca de enemigos tan fuertes, que a un mismo tiempo están haciendo la guerra a todos los reyes de España. Cuando tú veas (yo no llegaré allá, pues la luz de mi vida ya se apaga), cuando tú sepas que el más poderoso de los emires de España, nuestro aliado Almotamid de Sevilla, se ha tenido que rendir y ha entregado su ciudad; no resistas por más tiempo. Vuela a Bugía, a la corte protectora y amiga de Anasir ben Almanzor, sultán de los Beni Hammud, y procúrate un refugio al lado suyo. Si Sevilla sucumbe, es que Aláh (loado sea) favorece al almorávid.

La muerte puso fin a los dolores del infortunado monarca, y el jueves doce de junio de 1091 exhaló el último suspiro a los cincuenta y cuatro años de edad, y tras cuarenta y dos de reinado.


BIBLIOGRAFÍA:

Arnold , Felix; mit Beiträgen von Lorenzo Carra Barrionuevo, Patrice Cressier und Natascha Kubisch. Der islamische Palast auf der Alcazaba von Almería. Wiesbaden : Reichert Verlag, 2008.

Castro Guisasola, Florentino. El esplendor de Almería en el s. XI.-[Almería]: Instituto de Estudios Almerienses, 2003.

Schack, Adolf Friedrich von. Poesía y arte de los árabes en España y Sicilia. Madrid, 1930-1935

Suárez Márquez, Ángela. Alcazaba de Almería : guía oficial del conjunto monumental. [Sevilla] : Junta de Andalucía, Consejería de Cultura y Deporte,
2016.

Suárez Márquez, Ángela, coord. La Alcazaba, fragmentos para una historia de Almería. [Sevilla] : Junta de Andalucía, Consejería de Cultura, D.L. 2005.

Suárez Márquez, Ángela, coord. Almería, “puerta del Mediterráneo” (ss. X-XII). [Sevilla] : Junta de Andalucía, Consejería de Cultura, D.L. 2007.



biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

More Posts - Website

biblioaecidmadrid

Blog de la Biblioteca AECID creado en 2012 como canal de difusión de sus fondos y actividades.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Vicky dice:

    La escritora demuestra una gran cultura y sensibilidad y es una oportunidad para los españoles de conocer a este personaje histórico que tanto ha aportado a la tierra de Almería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *