“Momentos mágicos de la Literatura”, de Andrés Amorós: la manifestación adulta de la emoción

por Araceli García Martín, directora de la Biblioteca AECIDe

Hay libros clásicos que cuando caen en tus manos te hacen experimentar el sentimiento confuso de agradecimiento porque hayan llegado por fin y de malestar personal por no haberlos disfrutado en el mismo momento de su edición. Esto es lo que yo he sentido al leer Momentos mágicos de la Literatura, de Andrés Amorós, publicado en 1999 por la editorial Castalia, en su colección Literatura y sociedad.

El autor hace una labor muy personal de crítica literaria de un puñado de obras fundamentales de la literatura universal. Hasta ahí todo es –o lo parece- bastante normal. Pero lo que no lo es tanto es que clasifique estas obras en unos apartados tan literarios, como:

El amor; El tiempo; La muerte; Realidad y sueño; El arte; La vida.

A su vez, crea para cada comentario de cada obra un título propio. Por poner un ejemplo de cada uno de los apartados, mencionaré (a pesar de las resistencias que experimento al dejar fuera a tantos otros) los que me han interesado de un modo especial, por ocuparse de obras que son una grata compañía en mi vida:

TU MEJOR TÚ (Pedro Salinas: La voz a ti debida)

LA MEMORIA-SENSACIÓN (Marcel Proust: En busca del tiempo perdido

“LOS HIJOS DE LA MAR” (Antonio Machado: Campos de Castilla)

LA CUEVA DE MONTESINOS (Miguel de Cervantes: Don Quijote de la Mancha)

ELOGIO DE LA DISONANCIA (Ramón del Valle-Inclán: Luces de bohemia)

EL VINO FRESCO, JUNTO AL RÍO (Ernesto Hemingway: Fiesta)

Con un toque de misterio, sembraba yo la duda de que la selección de obras que se comentan en el libro fuera del todo normal. Pues bien: no lo es. Andrés Amorós incluye entre los momentos mágicos de la literatura películas como Manhattan, de Woody Allen; canciones como Knockin’on Heaven’s Door, de Bob Dylan o Ne me quitte pas, de Jacques Brel o piezas musicales, como La canción de la tierra, de Gustav Mahler. Su concepto de literatura es muy amplio, tanto que abarca todas las sensaciones que una obra de arte imprime en el alma de quien la disfruta. Lo de menos es que se sirva para ello de palabras, fotogramas o notas musicales. Al final todo es lo mismo: la expresión del sentimiento humano utilizando códigos preestablecidos.

En el prólogo, el autor dice que nuestra vida, al igual que la literatura, está hecha de fragmentos. Los fragmentos de “literatura” que nos invita a recrear no siguen un orden cronológico ni buscan una coherencia estructural, pues el destinatario del libro no es el académico formal, sino el lector que se emociona y encuentra respuestas para sus dramas personales en lo que otros -a los que le une una sensibilidad común-, han escrito.

El planteamiento de la obra es marcadamente visual. Al comentar algunos textos se habla de “diferentes perspectivas”, “movimiento de cámara”, “actuación” …  La influencia del cine es incuestionable, pero me atrevería a decir que el autor ha llegado a dominar la técnica formal cinematográfica tras el conocimiento teórico-práctico  riguroso de la expresión teatral. Cada uno de los comentarios de obras de que se compone el libro no es sino una escena, algo que se va desarrollando para nosotros en un escenario, correctamente interpretado por nosotros, los lectores-espectadores, gracias a las acotaciones del director. Esas escenas forman parte, cada una de ellas, de un acto:

El amor; El tiempo; La muerte; Realidad y sueño; El arte; La vida.

Un hermoso retablo de vida por el que transitamos todos.

Es éste, por todo lo que se ha dicho, un libro original, con una ideología y una concepción del arte moderna, personal y audaz. El estilo es ligero, propio de quien ha disfrutado escribiéndolo y espera que se disfrute leyéndolo. Se basa-qué duda cabe- en un conocimiento técnico de la Literatura bien asentado, personalizado y vivido, pero que no resta protagonismo a lo que realmente lo tiene: la huella emocional que una gran obra deja en el alma del lector.

Formalmente está muy bien presentado: el continente se adecúa al contenido, tanto, que nos lo anticipa. En una cubierta de fondo blanco atrapa nuestra atención un fragmento de La Primavera, de Botticelli: una sugerente mujer nos invita al acercamiento con su mirada directa. Nos predispone a la fantasía, el ensueño, el gozo, la belleza…: lo imprescindible en la vida. Sólo después leemos el título: Momentos mágicos de la Literatura y se confirma nuestra intuición: lo que hay dentro supera la barrera racional del hombre.

Ahora que cumple 18 años, me complace enormemente proponer la lectura de Momentos mágicos de la Literatura, de Andrés Amorós.


ENTRADAS RELACIONADAS:

“La Escuela Universalista Española del siglo XVIII: una introducción”, de Pedro Aullón de Haro

  “Los dioses de la sombra juegan pelota”

  El Instituto Hispano-Árabe de Cultura: Orígenes y evolución de la diplomacia pública española hacia el mundo árabe (publicación digital de la AECID)


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.